8 abr. 2013

Metástasis 4




Metástasis de entrelíneas




Ante todo, la pintura era la imagen de alguien, de alguien como yo. Era un infiel, por supuesto, no uno de los nuestros. Pero según la miraba iba sintiendo que me parecía a él. Y lo curioso es que no nos parecíamos en nada.
Me llamo RojoOrhanPamuk




El destino intentará
hacer justicia.

Con un giro transversal
me querré acercar.

Más cerca que no exista la distancia.
Que no puedas respirar.

Más cerca que ahí
me quedaré.
LadistanciaLucybell





Hubo instantes en los que se sintió a dos pasos de la muerte, y estuvo dispuesto a recibirla como a un huésped grato. Pero al despertar, su pasión alcanzaba nuevamente tal altura, y su entusiasmo le invadía el alma de tal forma, que su vida tan pronto se elevaba muy alto, como amenazaba despeñarse y perecer para siempre.

Lapatrona-Fedor Dostoievski



1. Huelga  de teclas inertes.



Otro despertar figurado. Besos vacantes entumeciendo sabanas destripadas. Antes que el despertador agreda, mirotean las persianas un día estrangulado zampándose refacciones áuricas del sádico señalador de realidad enlatada (posiblemente vencida antes de ser embazada); arañando indicios y caer en la refacción no redentora de esperanzarse. No más musarañas, destellos, ni piezas coloridas, claves sueltas y sobre todo sus dedos infringiendo dulzuras en mis clavículas. En serio; ¿al final qué gana uno intentando sacarle un HOLA a una idea intermitente? Tratando de encontrarle sombras, creerlas, alejarse; viene la mínima luz de su parte, para dar el fragante giro inverosímil desangrando escenas, ataviando palabrería bien recibida. Cómo es tan bien querida la idea de encontrarla. No más pensar en la única lectora. Finalmente la hora marcada deja precedente; esos buenos días sin secundaria diplomacia haciendo un intento por creérsela en propio beneficio. Café dulcete; ¡sí!, con cuarenta cucharillas de azúcar, preferible la trampa al insomnio maravillado de creer en otra elegante musaraña. Mentiras infringidas; barridas. Es tan estúpido haberse pensado querido. Enciendo el computador, apago cada ventilador relajante de la fantasía soberbia de un lugar dónde podrían desatarse pasiones. No más romanticismo, no más. Intrigante madurez literaria, derramando palabras claras a mejor efecto comercial; salpicando historias sin damas vitales, nocivas para quién las describe saboreando sus labios siguiendo el trayecto de la luna.

Relatos sardónicos. Personajes vacunados contra el afecto. Situaciones profundas sin la tediosa melosidad recalcando 920 aclamaciones explosivas; ¡amante terrorista, lograste abrirte paso un día cargado de simbolismo!... lo lograste… pero; ¡ése no es el punto!, aquí lo importante es reglamentar alucinaciones arteras.¿Una acción inicial convincente?, ok, vamos no es difícil, es un golpe, una idea tras otra;¡no más bandolera,me quedo con mi insignificante imaginación!; una calle, no, las calles tienen esquinas; en todas ellas espero verla. Música. Reproductor cabrón;¿es muy difícil de entender?, a ella la quiero la quiero¡carajo!, la quiero en mí vida/ pero no es bueno quedármela claudicando infiernos a cambiode cráneos falsificando idioteces en nombre de un barbado interesado únicamente en sacrificar ciudadanos del tercer planeta.

No hay comentarios.: