8 abr. 2013

mar dulcete (metàstasis 6)



provocando otra vez una sinopsis desatinada.¡Maldita sea!, ya olvidé que la había olvidado.
¡¡¡Artera tortura la tuya; amada invencible!!!





Nuevamente permaneció en silencio por un rato, tras lo cual dijo que veía una luz encenderse en la ventana del edificio opuesto. Le dije que aun así seguíamos siendo las únicas dos personas despiertas en la ciudad, las únicas dos que habían pasado la noche el uno en brazos del otro.
Una nave espacial de ternura hacia la lunaLayla Balbaki





2. Una lagrima puede convertirSe en un mar dulcete.



Hoja en blanco sepultando urgencia desatinada, aplacando el vejamen del olvido, excluyéndola del relato, al menos momentáneamente. La necedad de la bestia consumió mi necesidad de ella. Sin utilidad alguna, votando  válvulas, escapando por frases intrusas. Justo castigo, por ir viviendo por ahí delatando cada te amo esperando adquiera sentido pintando sustancias validas escapando latidos de un corazón a otro, asegurando estar por fin en nuestro hogar.

¡A espantar tristezas!, vamos cojudito, puedes desarticular martirios y COMENZAR un relato medianamente digno. No, medianamente; no,¡desafiante!, impulsando nuevamente el estilo. Ok radio apagada, reproductor clausurado hasta que entienda la gravedad de sus conjugaciones aleatorias;¿podrías desactivar la función?,ne, sería menos divertido. Ventanas cerradas,varios dulces coloridos en fila india, venditas listas por si me quiebro las manos.¿Veamos?; un velorio. Un salón velatorio. Sugestivo, contiene  vivencias propias del tiempo que viví en los altos de uno. 

No hay comentarios.: