11 nov. 2011

última gota de sangre.

Luna, de tantos amores; calma mí alma quebrada.

Luna, cuéntame cómo ella llegó a está ventana.



Luna no te ocultes; ten compasión de quién ama en secreto a tan hermosa dama. Dile que no dejo de pensarla. No me dejes morir añorándola, sin conocer sus pensamientos. Toma una estrofa pura, agráciala brillando cómo nunca antes brillaste, para ella; ella cada vez más distante.














Luna, dime; ¿porqué han de sobrarnos las noches enfriando pasiones que nos muerden cada fibra, reclamándonos completos?, ella no me necesita, pero soy su felicidad, suyo a diestra y siniestra. Herré en la vida yo era un regalo, no comprendí a tiempo. Noche profunda ahoga mi tristeza acicalando estrellas radiantes para agasajarla.

Luna dibuja nuestro sentimiento en los mares, desbordando todas las maravillas que se unieron enlazando versos. Soy un desterrado tratando de regresar a casa.

Necesitándola.

















¡Hay Luna que estuviste tantas vidas alumbrando caminos inseparables, señálame el camino a sus labios!, tenemos tan bonita historia en la punta de la lengua quemando palabras.


















Amar; ser rosa y principito.

Vivir; detener el universo por un indicio.

Sonreír; abrir hemisferios a piel viva; encontrarte, retenerte para compartir está vida.





Desear; cerrar los ojos, pernoctar 28 vacíos contemplando estrellas, esperándote.

Amarte; divide ilusión prescindiendo del sufrimiento, temiendo no merecerte.


Divididos; éramos una melodía, unida en todo el sentido del sentimiento que forjamos, vida tras vida; llamando nirvana al beso que nuestros labios unen / en noche, sol, mar y cielo.

Sonreír; intoxicarnos, a quema ropa, quitándonos la ropa. Contemplar atardeceres endulzando estrofas culminando está ausencia. Ausencia de ti, en cada instante.


















Abrazarte, plenamente, fundirme en tu piel, ser viento / ser el viento acariciando tus cabellos/ agita la cabeza en el viento/ danzar con el viento reclamando tus piernas / arrojarnos al viento, flotando de nube en tierna llovizna/ agita la cabeza en el viento, rockea conmigo, bailemos pegaditos / ventisca apasionada devolviéndote tardes acarameladas. Te debo Enero, flores, el beso de los buenos días, elogios, peleas, reconciliaciones, borracheras con tequila dulcete, tardes acarameladas, colgarnos viéndonos a los ojos, bromas, regalos de cumpleaños, sorpresas, ¡mí vida!, el beso de las buenas noches, desayunos en la cama, consentirte a toda hora, orgasmos, miradas infatigables, pasear empanadeando, el último café del fin de semana, diestras obscenidades, palabras curativas, trozos de pastel, ocurrencias, escucharte reír, escucharte gemir, escuchar los latidos de tu corazón, contemplarte, decirte lo importante que eres, comerte, lamer crema en tu vientre, piropos, enredarme en tus sábanas, aliviar tus tristezas, aniversarios, recorrer tu espalda, sorprenderte , improvisar versos, bailar cuenca /zarzuela/ salsa /vals /merengue (contigo, siempre contigo [incluso regueton – ¡para que veas cuánto te amo! –])… contigo amor eterno, no quiero nada si no es contigo, contigo en las buenas y en las malas, cada día. Contigo. Solamente contigo. Si a la otra la quería por las ideas que inspiraba, contigo tengo una mina de oro, tranquilamente podríamos tener un jardín y mantenernos relativamente cómodos con todas las historias que se me vienen conjugando tu nombre.

Ahora sabes ya dónde, cómo y cuándo fueron creados estos amores; de modo que están extinguidos tres ardores de tu deseo.

Canto XXIX – El paraíso.

La divina Comedia.

Dante Alighieri




Cruzo los dedos, eres el milagro que pedí.

Tengo las venas iluminadas; soñarte es la mayor felicidad, con el cariño de tus pestañas me conformo. Cada día quiero dedicártelo. Debí empezar a caminar a principio de año. Me conoces. Soy tu piel.

Con mí última gota de sangre sólo puedo escribir algo indispensable, sin más dudas, ni temores:









Te amo.


















La Paz 11/11/2011