27 mar. 2007

sin nombre


Hay veces ilustres,
Presentimientos evocadores, sobre nombres aterradores; coros prohibidos y cercos vacíos. Proporcionales naturales del redondeo mundanos de los aparatos estrafalarios, construidos para fastidiarnos interpretando cada segundo cazador al, ajeno despertar embalsamado dentro, cada perfección, afectada con suplicios estupidos; repitiendo cortesías polémicas; “Por favor señor no preste oído a todos loe necios incondicionales que buscan apoderarse del sabatino retrato suyo” – No haga caso alguno.

Otra vez lloverán gatos y perros; ya puedo ver a la sociedad protectora de artistas pop, confiscando paraguas metálicos con puntas desalmadas afiladas; ¿Por qué no pueden llover prostitutas y ejecutivas católicas?: sí, lo sé. Todos los pervertidos que llegaron a tiempo al parlamento, improvisarían leyes, testiculares. Por tonto que parezca, me doy cuenta de algo, extraño la lluvia acida - ¡Era tan aterradora!; era la época en la que me para en frente del ministerio de reclamos del día después, aquella época no estaba tan imperfecta, tenia una cinta combinada entre Thelonious Monk, Ramones, Stravinsky, Rage Against the Machine, Savia Andina e himnos musulmanes, contaba cuatas veces los semáforos cambiaban sus colores- del rojo/ al amarillo/ al verde simulando ese patriotismo rastrero, convocando cada estimulación heroica, producida imprudente en una denuncia periodística; total, mañana la olvidáremos. Leía una historieta de Calvin & Hobbes, contaba cambios lucidos sobre los pleitos entregados, encorvados sobre quien sabe que souvenir extraterrestre, y todos los seres restantes estaban apuntando sus números de lotería, al aparecer las disposiciones legales de aquel entonces, permitían su uso como registro sanitario. Incómodamente ordenados en su fila; no faltaba los testigos de Jehová convencidos de su inocencia: “Hey esas historias sobre Egipcios son puras calumnias, es una difamación católica apostólica romana; Jesús vive (con el che Guevara, nada gay, es de sobre entender), las gentes de Sodoma y Gomorra retiraron pólizas bancarias, prestando servicios dentales con tal de afianzarse dentro y fuera del reglamento FIFA 2000”.

Entonces aparecieron muchos hombres de nieve; danzando confrontaciones sociales, intrigantes, como fuera que fuese, era divertido ver una colección de membranas del séptimo día, embarazarse involuntariamente; con la llegada de los cultivos de trastornos producidos por la TV nostra. ¡Tiempos perdidos!; pese a las auditorias nadie puede encontrarlos. Bastaba con probar la memoria urbana para izar una bandera tonta, remedando la psicodélica inversa, lograron retroceder un paseo dominical a principios de siglo; cuando todos usaban visiones con pensamientos conservadores, y anticonceptivos procedentes de Marte. Pierdes contratos multilaterales, cajas francesas para la tortura, cuentas de banco perteneciente a todos los judíos que sobrevivieron al holocausto, fraudes científicos, observaciones culturales ¡y no pueden dejar de pasar tan retorcidas publicidades de toallas higiénicas! Estoy seguro, prefiero estar sentado fuera de la oficina; esperando un objetivo causado con mis propias posiciones del kama sutra, que trafica hígados influyentes, a, estar esperando otro berrinche de las cucarachas que esperan permanecer otra eternidad sin realizar trabajos manuales a escala micro empresarial. Es cuestión de tener el arma cargada a tiempo, el inodoro democrático cagado, un ama de casa con hipotermia codificada. La vista atenta, ignorar cuanta falda escocesa perteneciente a una linda atropellada pelirroja sensual, acercándose, trate insulsamente de distraerme con posturas simbióticas;

- Dime Nemrod Malkian; espero intuyas traficar orgasmos reduciendo crimines de la cámara secreta del senado partido en siete malas conversaciones; o piensas suicidarte con anfetaminas, anteriormente todos estábamos colgados tratando de ver, como trataban de reponer la Luna, cuando todos sabíamos diestramente que fue apedreada por vándalos que exigían una invasión de extraterrestres reales y no afiliados al FMI. No hay como, comino importado, dopajes subscritos con malas infecciones, emblemas tira buzón. Llevare sobre una comedia metida al sitio inventado, únicamente para rodear pesadillas y pesadez anti natura. Conviene apartarse de las salamancas.

- No estoy seguro. Ahí, donde las cosas que suenen, empobrecen el alma, un mal beneficio de macabros incidentes apostólicos, permíteme comentarte como las líneas de la fortuna llegaron este destierro.



la razón de dos segmentos es independiente de la unidad que se adopte para medirlos, con tal deque se use la misma unidad para ambos
Geometría plana y del espacio y trigonometría Baldor.

Entre a mi oficina sobre la rue mayo 68 vs. invierno letal 69; traspasaba nuevas obsesiones, para incluir una feliz obediencia al centro astronómico del octavo mandamiento (cualquiera que fuese), esperaba tener sexo interplanetario. Pero aun tenia ese malestar contaminando mis buenas disposiciones farsantes. Mire el teléfono, era lo único bueno que estaba pasándome; ya perdió esa maldita costumbre de esconderse, apareciendo únicamente cuando, llamaban, tú sabes a que me refiero, tú debes saber; nada perfecto esas llamadas de media noche que tratan de recordarte que existe un infierno debajo de nosotros, y no son precisamente asiáticos ex combatientes de al segunda guerra mundial;

- Perfecto.

- ¿no se dice; hola, primero?

- Perfecto.

- ¿Perfecto?

- Sí, en todo caso es muy posible que nunca nos comuniquemos con usted; comprenderá el asunto fácilmente necesitamos un detective prensado para anunciar a los malos postulantes, que los mandaremos a freír espárragos; no te asustes ¿puedo tutearlo Nemrod Malkian? Perfecto. Tú perfil es sobresaliente lo supe desde la primera vez que nos vimos.

- Pero yo a usted no lo conozco, como sabe mi nombre sin recurrir al listado telefónico abreviado; necesito una cerveza fría, antes de seguir conversando con usted.

- Perfecto; la rubia modeladora de redes piratas se llama a si misma, no trates nada sexual con ella, tiene una creencia erótica vanguardista que es un fastidio. En cambio, la morena contadora central, ni siquiera pone resistencia. Para el día del padre los chicos de recursos humanos organizaron una violación sin restricciones –la encerramos en un baño todo ese día, sexo colectivo para todos nosotros, une los lazos laborales y genera trabajo entre terapeutas ¿por cierto cuales son tus inclinaciones?

-Me gusta las mujeres inteligentes, socialista medio, terrateniente frustrado, nazista moderado, gentil del medio tiempo, subscrición cancelada con MTV, mensualmente compro un boletín paranoico del OPUS-DEI.

- Encajarás perfectamente; las secretarias del 4to piso no son encajables, están reservadas para los miembros del rito zoolander franc-masón ¿puedes detectar hongos veneros a partir de hoy?; no pagaste tus multas por no tener pensamientos morbosos.

Perfecto encontré el teléfono en su lugar, la contestadota en su tono peculiar, mi ropa en un ritual pasado sin designios aparentes, no estaba listo para afrontar los hechos sucedidos siete siglos al lado oscuro de los corazones y sus reinas retraídas. Una zanahoria me contrato para ubicar a su gemelo imperfecto; al parecer todavía existe creencias vegetarianas; estos imbéciles cuado aprenderán que las verduras son amigas no son comida. Que la col tiene derecho a producir colesterol. Caminamos insistentemente por pastizales buscando cualquier información entre las vacas del retiro Light republicano; un terrorista homosexual que fue vicepresidente por comprar ponchos rosados en una rebaja, estaba indignado por la falta de literatura que especule sobre una relación homosexual entre Poción Pilatos y Judas: difundió un decreto asegurando que la zanahorias eran buena para la vista. Seguimos un camión africano que nos condujo a un hospicio de celebridades post-pop-británico. Entramos cautelosamente, no bien perseguimos todos los contra bajos del sudor redentor, lo prometo, no fue intencional; estuvo en mis planes todo el tiempo, preguntar: ¿Todos los culpables pueden arrojarse voluntariamente a las balas?”. Cuando desgraciadamente descubrí al encender las luces no bélicas que asesine a Bugs Bunny ¡Nunca podré perdonármelo!, levanté su cadáver en una bolsa de valores fuera de servicio.
El Punk es música de tres notas; lo bueno que nadie dijo cuales tenían que ser. Pensaba desatinado corduras impersonales, esperaba señales interplanetarias, obedeciendo un instinto obrero por emancipaciones didácticas sobrevolando cacerolas oxidadas; ¡Odio las Chifas!; no sobran tenciones cuando dos meseras discuten acudiendo a largas varas homicidas, saltinbanquin feroz-arroz domino, llueven gordos guerrilleros agridulces e inadaptadas al contorsionista significado de la democracia vidente; evidentemente deje el servicio prometido cuando limpiaba la sangre del conejo.

Los lacayos del general Pimienta entraron para recoger órdenes, pagadas por todos los estados que enfrentan un súper habit, colapsado constantemente entre gritos delirantes, reclamaban buenas dosis de opio con rebaja al 6x1 de prostitutas niponas que llegan orgasmo adecuado. El conejo apestaba. Los emigrantes llegados descuartizados previamente no entraron completos en la caja; enviaron todas las partes sobrantes con armas nucleares colecciónables. La mano del conejo salio de la bolsa arrastrándose.- yo esperaba una bebida originaria, pero la confusión producida, no garantizaba nada-. Madame Bocanada afrontaba como podía un aburrido matrimonio; la mano del conejo sorprendió disparatado trasero: todos saltaron asombrados, la banda de seguridad que los acompañaba, disparaba a ciegas a cualquier cosa que parezca la mano de un conejo muerto sujetando un trasero. Quizás era mi turno para morir, tal vez la suerte me dio la revancha, cuadró las balas impactaron en alguien que estaba por cenar, ahí entre el pequeño chino dominante.

- Su comida señol, apresurar en acabar e irse; nosotros espelal el año nuevo, yo estar contento podré azotar meseras, mientras plades pelean a muerte por la custodia del mono sagrado que hará del neoliberalismo una moda asiática rentable.

- Gracias. Sal por favor.- cuando Demonios, aprenderé a quedarme callado. El niño se alejo gritando cosas incomprensibles.

[Injerto de traducción]

- Debo convocar a los sagrados ancestros de mi familia, cuya custodia a iluminado a mi familia por cientos de generaciones unidas en la tradición milenaria de la comida rápida, he sido insultado, por un extraño, me ha expulsado de su patria. Mellando mi honor… ¡Oshin otra vez confundiste la pimienta con las cenizas de mi abuelo, el gran estadista Mao-Tae!; tú y el extraño serán castigados cuando invoque las maldiciones necesarias... ¡No puede ser!; los repartidores de Coca-Cola evitan su trabajo por temor a las represalias de su gobierno, que quiere cambiar el nombre de la gaseosa a Evo-Cola.

Empezaba asentirme enfermo, las luces estaban ordenando los sueños que no debían estar presentes en los estados colectivos; m i vida, en imágenes a technicolor desfilaban delante, sin atrás retraído mientras el sueño de la sombra me desviaba las entrañas, cuando un fantasma despedazaba los cuentos que no terminaban en los credos del seguro indecoroso. Veía un segundo, laberinto que endulzaba las jugarretas propias, cuando llegaba a llenarse con agua. Estaba atrapado sin saber a donde ir, solo seguir con el final del túnel sin retroceder al punto equivocado; era esa muerte alucinógena alérgica a cenizas de pimienta estadista, al gobierno que dejo que los hogareños de los planos lados se ahogaran; por no detener el Carnaval. Por proponerlo idealmente, bailarinas brasileras ondulaban las boberías del Fausto contento; lanzaban sus uñas de repetición instantánea: el agua, las uñas, las chifas, las bajadas, el bajón, el conejo, la tonta conciencia, estaban confabulando en mi contra. El agua cubrió todo… e iba a ahogarme en un vaso medio lleno, medio enterado del vació universal, sin quererlo seguí por el túnel, preguntando cualquier epifanía que tenga valor moral: ¿Hay veces ilustres, en que la vida tiene sentido? No hubo respuesta, pase a una sala de anticuario moderno, percatando una caja de dobles fondos rectangulares, de bombones apetitosos; uno de ell@s me hablo. Su nombre era Minerva Anjou… Estaba atrapada en esa llega de malos sueños;

- Soy Nemrod Malkian, a tus pies, dibujando la belleza del cielo con un astro de tu sonrisa, evocando cualquier gracia para agradarte.

- Los hombres con galleta de la fortuna entran, por todos los lados de los recuerdos que quiero olvidar entre besos que doblaron los años; fui enfermera, metía feromonas en los fusiles para militares de la revolución de los submarinos amarillos. Nuestras faldas cortas bajaban los credos. Pero, todos llegaron al poder, incluyendo el General Pimienta cuya ambición de ministerios se extendió por 5 continentes a la redonda. Regrese de los campos de manifestaciones, sin las medallas ofrecidas, el tostador y el refrigerador no me respetan: por tanto, empecé mi vigilia en las filas del Ministerio requejas del día después, pero no tuve remedios; el general Pimienta se dio cuenta de mis piernas… Bailamos abrazados con toqueteos medios, pero los años llegaron y fui atrapada como un objeto, esperando que un funcionario correcto en las previsiones universitarias del escalafón de mando firme mi petición. Ese formulario es mi pasaje al sitio perfecto. Te ofrezco buen galán heroico, tan solo el lego lejos de mi cuerpo; te regalaré tu doble estero fuera de este asunto; el Nimrod de Green day. Recupera mis medallas prometidas.

Baje por las oficinas escondido dentro un basurero, y ahí en las ecos del pasadizo vi. al correcto funcionarios, una suerte de tiroteo los despojo de balas, alas, lagrimas, cayo muerto; pero sin saberlo entre los frutos prohibidos percatándome de mi error, tu ve que ir en busca de una maña para viajar en el tiempo. Logre encontrar a su madre y embarazarla nuevamente. Ahora espero que el tenga la edad correcta para formar el formulario. Mientras tanto elimino a cualquiera que quiera ese cargo. Solo fue un día como otro. Como cualquiera.

5 mar. 2007

terapia perdida...

Gira un silencio
padece insomnio aterrador
anda descalzo, persiguiendo nubes agrias;
prueba síntomas infelices, pierde entre seda
, una vestimenta humana,

luto estricto al ruido psicodélico
arranca venas muertas;

- ¿perdonad; si puedo entender quien mató tus poemas?

Sangre envolvente, persiste,
Alimentar ritmos aletargados destruyendo todo…
-Mi organismo-

Gira nuevamente el silencio.
Apoderándose del enredo flexible;

¡Al demonio todo apacible concuerdo!

- Fueron nuestras venas asesinas predilectas.

Convertiste aparear en trabajo
Mercantil reptante obsesionado
Atajo malsano, inventando tóxicos predecibles
indudables y maltratando nuestro acuerdo:
Morir de a poco – mucho – nada.

Paralítico acto
I
Entra mitad y vanidad representando a susodicha
y habla sin ser o estar…
Desvestida;

Entonces dentro mordidas renacentistas
remueve controles afincados
permitiendo todos los internos velatorios expresarse
Al mal tiempo,
A canalla persecución,
Delirio cómico
y

Pesimista lujurioso estancado
dentro su penosa vanidad
aislándolo fuera del observatorio,
revelando espigas sin luminarias imprevistas.

- Morder es tan solo sorprender.

¡Gira para otra mañana
nuestro graffiti contaminado de mañas!

Reventando angustia enclenque
– Frió sin colapso –
De repente todo parece suavizarse,
– Artificial y resentido –

Metálico paraíso impregnado, desvanece, desaparece
&
Aparece mencionando suicidarse sin tiempo purificado
oxidando todos los sucios estornudos
que imitan a torrenciales fugitivos
¡De todos tus malditos silencios!










Yo no quise seguir esa forma épica, el síndrome de guerrero eterno o el corredor, el que sufre parra llegara ala meta Salto mortal Nayra Corzón



LETARGO...






La época termino; amor para subrayar entre berrinches la majadería predemitada al ocaso pestilente que deriva entre supocisiones constantes; omitiendo un grutal saludo consolador apareciendo entre ascensores y asciende exponiendo dolor a la verdad imposible de soportarlo sin restringir una conclusión Terminal; ¿Todo dentro otro modo de ver las cosas tiene sentido?; esperó brevemente para continuar la lectura de su poema intranquilo, tiempos atrás sus silencios eran procedimiento teatral para obsesionar al espectador.

Levemente adquiría esa pose, cuyo interrogatorio presendia del cuerpo, camuflando con las manos objetos desde un vació meditado al espasmo presente… Aquellos vestigios que conservaba de sus caminatas por la ciudad en invierno, de madrugada, en mangas de camisa, de insomnio perpetuo creaban en él un talismán:”Solo percibo lo que digo si entiendo donde vivo/ Subes y bajas cada segundo/ Inventando un torbellino llamado ciudad, pobremente entonado/ Enfriando pastizales para ahuyentar a las vacas de esta manera astral vamos a atraer un moderado futuro/ Debidamente civilizado/ ¡Pobres campesinos!/ Van corren y dicen sin pedir anda a cambio naturalmente todo estaba demasiado costoso para encararlo/ Omosapiens descarado desvolucionado dentro un supermercado escuchando música tropical en un país andino/ Ahora mendigas para descolonizarte/ Descolócate todo fomento gubernamental/ compra colonia con fragancia a coca elemental/ inhala sucaritas y fuma bosta rencorosa de la historia patria y escupe toda venerable verdad”

Continuo su número de circo literario, reasentando los colores del espanto moderno apresurándose a detenerse según el instinto permitía concederse esa alegoría de mal trajeada a punto y coma; derivados del personaje que era cuando se representaba así mismo metido dentro su traje cortesano de la ilustración revolucionaría que conquistó los estrados burgueses, negro de tela rayada, solo usaba el chaleco y nunca el saco; entre la corbata – piel/ cuello situaba la corbata de moño, elegancia refinada que ahora los cretinos del suburbio colectivo utilizaba como símbolo del fracasado recurrente; usaba los zapatos del grunge pasado para envolverse su vejez recurrente; chaqueta militar y una medalla al merito: “vivir en la modernidad es una verdadero merito; digno de ser condecorado”. Ese aspecto de vampiro recluido despertaba comentarios por donde iba, su mala infamia de actor consecuente con el tiempo y espacio inadecuado lo consagraban aun mas que sus rimas desprovistas de temple y magnitud proverbial; amaba enterrase delante de todos los ciudadanos sin que ellos lo advirtieran. Espero que la idea surja en él…

Paz.-
Permítanme pensar: eso es silenciar.
-¡Esta Prohibido aplaudir!-

Era rubia y no tenia nombre, caminaba cada madrugada esperando encontrarse inspirada para extasiarse escribiendo epitafios sin dedicatoria precedente al mundo donde ella había dejado de vivir. Confrontándose al error, recurrió con malabares gestantes al simulacro compartido ambiguamente con los aforismos del ídolo. Retomo su pasado antes del incidente.- Advirtió todo rasgo adolescente escabulléndose frente al desacierto TV; nuca debió ver lo que vio, tan imprudente. Alguien pasaría y la violaría por verla tan exisitamente excitada débilmente con lo que… repetidamente, nunca antes debió haber visto: ¿Quién podría bajar?
Papa Noel, no esta a la venta.
El recurso del espíritu santo produce comas intestinales.
Extraterrestres adictos; maldicen estar en terapia literaria.
Inspiración aprendida – Nunca debiste ver a la condesa de hielo masturbarse leyendo:

- ¿Explícame otra vez como va todo?

- Espera un momento; debemos retapizar todo el set, parece que lago húmedo esta preparándose. No hay libreto posible con esta mujer, quiere parecer menos puta, o quizás más admirable. Solo sé que no entiendo nada; quiere leer un poema de Zakeo.

Nuestro próximo programa:
Deseo desvelado.

Entra finalmente en escena.
Bella delicada concordia.
Adora los silencios, por que conoce los designios del beso.
Del verbo seductor.


He muerto
nuevamente
enderezándome
derechos habitables
al escalofrió preciso

del segundo reverenciado

aparentando recibirme entre malvaviscos
–mordía suavemente-
espera y divisa
muerde viceversa
si vivo
reverenciando pasadizos

Entre piel escarlata

si vivo
postrado tan cansado
al borde de tu impresionismo
altivo seudónimo abismo
sombras ligeras

¡Préstame besos infectados!

Deseo indulgente vital y humano
de inventos cítricos
aprecia reunir orgasmos
nuevamente afrontando
esplendidas situaciones
en verdades de ruletas
así parecerá todo: vida.
He muerto aceptando el juego; te puse nombre y parecido
ella… revelándome sobre dosis románticas.

Pereció frotando sus manos al ritmo inventando con ella (sin saber quien era la dueña real de la rima; el poema no es de quien escribe, es de quien lo inspire), enfrentaba ese ritual silencio junto a lo que nunca debió haber visto, hacia suyas las palabras, juntamente; hipnotizaba sus piel con gemidos emitidos por la Condesa -> Amaba suponer que era la amada del verso recreo. Condesaba esa breve lujuria insatisfecha trataba de morderse los pezones y sus dedos desesperados trataban de arrancar el clítoris; para ella, para ellas – las palabras estaban grabadas sobre fuego, estremeciendo su cordura. Retomando la lectura arquearon la espalda al mismo tiempo. Conexión peligrosa.

Retuvo entre sus labios golosos, sabores ajenos para sentirse segura, del momento cuyo ser dividía un proceso amparado por la imagen del hombre que tenia en frente –vitalizando con las manos esos objetos ejemplares; lo deseaba, sus manos aclaraban clavando las uñas lo impropio de masturbase en publico. Y así encontró un nombre para despejar sus escritos propios emprendidos desde el encuentro pornográfico: Gira.
-…y tal ves fue por eso, el nombre, por tener uno de renombre poético con licencia creativa e inspirada; que aplaudió con todas sus fuerzas-

Zakeo: Me aburrí leyendo todas las combinaciones imprecisas que tu revista llama critica; ensucian la nobleza del pecado.

Sombras chinas sin tinta: No hay precisión entre medidas de poeta y obra embestida.

Zakeo.- Punto, sobre todo apunta esto: el lenguaje no puede criticar al propio lenguaje, sin entronizar la acción. ¡Ella persuade!; conoces la historia del director de cine, sobrino del magistral pintor que perdió la oreja; fue asesinado por el contenido de una de sus películas; ¡El asesino si s un buen critico!; ese placer a manifestado mi odio a tan relativo director.

Si ahora la rubia tenia nombre.
Lo perdió cuando recibió una bofetada.
Todo el auditorio se quedo perplejo, salieron del ambiente creado encendiendo la luz, observando a un hombre libido por el odio profundo.

Cerraba los ojos esperando desaparecer, arguyendo tesis medievales para el almuerzo que no ostento en todos esos días por esperar una prueba de romance vitalicio. Trataba deliberadamente de despejar las imágenes que evoco mientras sufría, leyendo todos los precipicios que ahorcaban sus entrañas; insólito y atrevido, reprendía a las lagrimas que trataban de esparcir su veneno por todo el rostro delante de todos los infieles que no entendía ese sublime amor al silencio cautivo; se dejaban envolver, si lograban fugar todo juicio al respecto “esto si es poesía; la hipocresía del auditorio que comparte la gloria del arrebato” recobrando lo entregado al sigiloso ambiente de literatos poseeros y farsantes disputándose los restos de los verdaderos esclavos de sus arte. Dispuesto a levantarse junto con el ánimo reclutando su ego, todo cayó… Como el granizo que rompe los vidrios de una catedral; ese eco devoraba la risa que aun no surgía. Abrió los ojos y vio a un a estúpida rubia rumiando algún tipo de placebo innecesario, aplaudiendo a reñida sepultara; no pudo soportarlo, levantándose de manera cruda extendió su mano y la aventó a su rostro, luego con un lego conciliador: No-aplausos.

Molesto salio rápidamente a paso desconcertado, omitiendo los buenos modales de saludar o defender con presbicias frutales el acto abofeteado; no importo que pasara ahora necesitaba omitir su vida tardía en tan tranquila noche ajena de estrellas gustando esparcir las contiendas del universo paralelo que empinaba todas las malas ganas invertebradas de afrodisíacos; eso era retener los placeres por instintos animales, obstruyendo los gestos que no derivaban nunca en anteriores sinfines conocidos del atuendo ciudadano modelo. Necesitaba caminar y ver rostros provistos de Judas personales, emprender las testarudas contiendas con los aguerridos estruendos del metálico invento motorizado, reprender a un estudiante por llevar esa coraza de tortuga ninja, aprender los normes de las calles, orientar turistas perdidos, recibir lastima de las señoras que lo reprendía cuando bailaba detrás de ellas simulando ser un animal cualquiera –que fuese recuperaba una disculpa exprimiendo algún modo seguro de seducción.

Disfrutaba de la ciudad, pero ella lo miraba con malos ojos.
Aparecía siempre hoy en día un rapero rabioso acompañado de otro agridulce reguetonero, tratando de adueñarse de algo que sirva para su postura hip-hop; odiaba tanto la violencia sin justificación creadora de belleza que hurgo los malos pretextos con locura reciente espantando a sus agresores. Adrenalina pura surcaba sus manos, necesitaba papel o algo que se le parezca otro bocado poético nacía buscando los estallidos del corazón…
Encontró un café internet.
Era tarde… Una melodía gótica trajo de su tumba a la Condesa;

- ¿Aun escribes?- Desgraciadamente.- Nunca entendí por que lo haces.- Necedad vs. Necesidad.- Imprimiste alguno que pueda servirme para olvidarte.- ¿Fue tan mala la jugada en esta cama?- Tal vez. Ponme un nombre, uno que ames,.. Yo te pondré otro, el de un hombre que no eres tú, mientras me besas me enseñaras como besas ella, así sea, incluso tus sueños o en tu espalada. Marcaremos sitios traviesos, perderemos el tiempo sanamente. Despertaremos contentos por que no fuimos nosotros.- Entonces será un teatro desalmado.

La obra devoraba, engordaba las jugarretas felinas, emprendía los estirados gustos que no sorprendía nada ni a nadie entre los vestigios del encanto, sorteando sentimientos contra reloj. Cadena de recuerdos abusados por su uso indiscriminado oprimían veranos pasados de estallidos ficticios: remembranza malvada. Era un atardecer situado entre varios años atrás para él suponía una felicidad, por que lograba asesinar un pasado como perdido buscando lograr enderezarse del estado cajoneado del espantoso encuentro con el reflejo de su espejo, cuando pudo quitarse la mascara y asumir quien del otro lado era nuevamente asustado; aparento servir los testamentos del logrado objeto del deseo. Era un atardecer situado entre las melancolías fregadas de la rutina
-anima injustificable reparando kilómetros de cómoda aceptación que la muerte aparenta bajo el signo equivocado para ella suponer era un delito pendiente, extrajo los tesoros del segundo pasadizo corporal y salio buscando grietas entre constelaciones falsificadas.

Todo pasó en la crecida del rió vencido.
Con atuendo de piel fresca, supo que era sus destino dejarse llevar por la furia de la lluvia y la ciudad de la angustia paralizada; cuando una mano dibujo un barco de velas tristes devolvió la esperaza al salir del agua; quizás, no para todos, Zakeo re medo este encuentro variadas veces creyendo soportar las caretas del logro infectado de moroso romanticismo los ojos desprovistos del soporte telúrico aprendieron los ritos masculinos, emprendiendo la conquista seducida por una condesa escarlata.

Duro ciento cuarenta y cuatro noches sin sus días.
-Olvido; remedio practico-

Corrió desesperadamente por las vías del tren del nunca después de ayer, expresando los tartamudos celos que le proporcionaba su propia sombra que parecía más ágil en la cama. Opero un diestro segundero de fría calumnia enturbiada por los “entre tanto…” mitigados entre las condiciones sobrias, acondicionadas del aposento amante, retribuyendo gérmenes vivos entre calles ebrias de carnaval, niños improvisando una guerra. Nada importa, si nadie entiende, por tanto entre nada y entiende, se abren nuevas tenciones nucleares. Accidente.- giró, gira y sugirió al hueso roto, víctima de la callada caída, soportar tres cuartos de hora el dolor, usándolo para aprenderse nuevas tretas de conducta y despojarse del sabor del verano, ese, ya pasado.

Arroja diversas piedras culpables de la muerte de los dinosaurios rosados que aparentaban entender de estos asuntos, entre cafeína, nicotina, magistrales violines y seducciones prestadas. Ella salio del aposento esperando que fuera otro recuerdo muerto cantando canciones permitidas por el estado mutilador de libertades, la sorpresa arruino la sopa, ya que no servia, fue servida al segundo intento que por la puerta trasera quiera llevarse los jugos del juego sexual, sin suerte.

- Llevamos un poco de todos nosotros en los otros que no recuerdan quienes eran; Zakeo del amor se redoblo la ganancia, mientras dormías, llego otro en vez tuyo.

- ¿Entonces que papel desempeño entre los teatros jugados?

- Lo sabes, por apuesto, eres el dueño del nombre, evocarte es un sublime acontecimiento. Sírveme de algo y entona un himno al condensado vitalicio de nuestro ensueño amante fugitivo.

- A los vuelos ligeros del aspaviento estallan los cuentos desafortunados.

- Abro la ventana, entras y terminas lo que empezaste. Luego saldrás volando al ocaso de otra madrugada lejana entre los fastidiosos encuentros a media vida madura.

Encontraron fuego dentro el placer. A cada beso robado, aparecía un segundo aire… y así continuaron…
Nadie supo de ellos, alguien que quiso saberlo, entro a los aposentos de la condesa, ahora era una estatua de hielo con un resto de piel humana escrita a medias tintas: “Permítanme pensar: eso es silenciar”.



Sujetador de pelo.- no es un lápiz con forma esotérica.
Sujetador de centros propios en la escena, luego del telón abierto y aplausos vetados a bofetadas entran los actores en un simulacro intestino de vidas paralelas viviendo entre sugestiones sintéticas esperando expresarse entre los ardores, y dolores del hielo repentino destilan espacios entre espasmo relativos, en fin todos es relativo, la plaga de amores que no comprueban las insignificantes estrellas que destilas, que permiten que marcan un trapecio de señales interestelares…
Sujetador de versos remembrados: Buenas noches estimado espectral publico reunido del fatigado asombro tecnológico, irrumpiendo en lo lógico contra toda ilógica posesión sexual retro-poética; nuestros amables actores tendrán la amabilidad de retroceder entre las cuentas del hielo aparentar muchas contradicciones antes de enterrarse en los corazones puestas de sol olvidadas con manjares, licores y pesimistas asegurados o quizás aficionados al retiro envenenado… Por favor pongan cara de asombro cuando ellos se den cuenta de que los teatros deslamados asesinan la pasión con falsedades del esquizofrénico desequilibrio de sentimientos.

Acorde sujetado en re, menor y mejor no mencionarlo.
Luces fatales, entre los acordeones.
Acordamos sin presentir en resguardar la rutina propia en fe mayor.

Condesa: esta bien, quieres un nombre, quiere presentirlo, quieres dejar de escribir versos con presentimientos; no te das cuenta de que son aburridos. Flotan entre cosas que importan, las guerras sacúdete entre ellas, me desagrada que seas poeta, aficionado o patético me recuerdan tantas malas costumbres. Empecemos por el día en que nos vimos….

Zakeo: ese día me agrada, relaja las ganas de verte antes del fin del mundo prestado de la revista esotérica que me trajo mi recibo de luz, los impuestos normales lucen anormales, quizás estén condénanos a ser tan simplones entre los que no impresionan a nadie; por falta legitima de presentimientos, giran todos los travesaños del antaño reflejado sobre las casas de los aldeanos recuperados; tengo entendido se perdieron entre los restos de una invasión marciana Japonesa. Quieren recuperar los encantos… ¿puedo saber que haces?

Condesa: Me prostituyo, para que lo tuyo no me afecte y me encuentre una buena postura erótica y alguien me bese realmente y no me trate como acordeón de segunda mano….

Zakeo: quise tratarte como diosa y fatiga del emblema simétrico entre las costumbres héroe romántico….

Condesa: ¡Mientes!, ¡Mientes!; los ajenos –secándolo- me trabajan un permiso… de, estas… estas usando las corbatas de moño, que buenos eran los tiempos de los monos, cuando nosotros éramos ,monos paquidermos o tal vez nunca lo fuimos. Por que no pudimos evolucionar de una rosa…

Zakeo: Detente.

Condesa: Cierra el telón tengo frió.