28 jul. 2006

poema de 50 euros


A ver; o no ver
sabiendo, a rienda suelta; maravillas ajenas.
Contemplo, y soplo lo que veo
abriendo mañas en todo el resto.
Pero percibo anteriormente, que no se nada al respecto.

Pero si sé, que veo.
¿No debería confiar en ello? abriendo lo profano, como adorno de este vago pensamiento, posiblemente inspirado por verso de sueño.

Luego, nada me suena tan insolente;
como -partir- métodos al enojo recluido,
¿Dónde?
Si de Saber se trata, nada me suena tan intransigente;
otorgando cansancio paternal reservando el paradero.

Veo, veo, pero veo de nuevo,
ajeno al precipicio indulgente.
Penas mías, como si tratasen de un todo, avanzo persiguiendo a cusa letal;
¡sonrisas!, pero en este caso; propias.

- Veo tus huesos – susurró advirtiendo
- Más aún yo los detesto.
- ¿Cómo puedes hacerlo? – una y otra ves su intriga de musa
- Tomo el pasatiempo como cercanía al infierno.
Al morir sabré si he escrito una obra parapléjica.

¡Tú no sabes nada de estrías!
Son la nueva vena poética, atrasando lo divino con piel destruida
para asquear a quien quiera posar sus labios.
de verlas, sabría su respuesta.

Ya qué nada sé me visto imaginando; no besos; no caricias.
Una envoltura preciada, acordando esconder el verbo
insolente en cada aberración de talento
sobras cuentos, como axiomas; en piel propia.

No necesitas, morir para ver tú obra,
dando respiro al sitio condena,
abras lo que hagas,
derramaras sangre pura…
Cuya utilidad, debió ser; donarla.

A, mundo, nudo abreviado
atraganta sueños pausados con delirios -eternos delirios-, fatigados
de serlo
de ser solo eso; delicia en versos.

Renombro el espejo contenedor de huesos, músculos, carne, nervios;
en, masa grasienta, esclerótica ordenada,
cuyo hábito de muerte es nadar el presente,
saber empobrecer espacios divinos.
Estúpidamente nombrados, deseos muertos cayendo necesariamente.

Dejo esté feo hábito sorprender lentejas
adornando con colesterol aferrado al abecedario
embarazado de nuestro adverbio progenitor;
soprano moribundo, trazando lo que no ve,
esperando sentirlo, y así, sentirse menos triste.

Veo lo negado, nunca antes redoblando detalles,
mas aún – nunca arderá santidad merecida
sea nuestra o grandiosa persistencia
doy cuenta a mi ego, que veo cuando nunca debí hacerlo

¡Perfecto, me ofendiste!
de saberlo antes de conocerte
me daría a misma el soporte
adecuado para negar gentilmente
ser musa, prosa, deseo, delirio, complaciente.

Seá, entonces el ultimo grito inspirado
musa o gracia ajena
al verla, no toqué nada mío, solo trazos
tramitados hace tiempo memorables
pero veo… lo que debo, aun así no me sorprende.

peyo





21 jul. 2006

sobre amor y otras macanas

Escuche una canción en una bodega de vinos pasado de estilo moderado, escribiendo su epitafio con sangre de un romance mal teñido; pasan las travesías atrapadas en el fondo de una botellas sutil y melancólica, esperando, siempre esperando un paso nuevo, un vaso quebrado por pasiones reales y ataviadas, una espera nueva, una callejo de paseos de media noche estrellado con la noche: esa noche. Esa noche era singular, no habían paseos que den una dualidad amorosa, una angustia sutil, una pregunta estéril, rebaja de seguida y de enseguida; nos encontramos esa noche...¿lo olvidaste?, por supuesto ... olvidas, esperas, olvido y espero vienen a ser lo mismo, nada queda entre nuestras manos, cuando olvidas ese momento crucial; debo recordarte como fue nuestro encuentro esa noche, debo decirte que las estrellas pálidas eran de carmesí natural, recordarte los limites del espacio y de la luna brillando en tu cabellera de melancolía ajena. Ya se de donde es esa canción: ¡la cantan un gato pardo reposado en el regazo de una linda mujer!. También la escuche en el velorio de un “buen momento”, fue algo trágico, sabes, no fue esas cosas que se piensan como sucesos gracioso que todos recordarán, ¡fue trágico!; la música sonó de forma fantasmal, como si el cadáver se levantara y pusiera esa canción para decirnos algo desde el mas allá, todos los presentes gritaban histéricos “No se olviden de recoger los tickets de la rifa”, vaya sin duda fue el velorio mas extraño al cual fui, en colegio fui a muchos velorios -pero a muy pocos matrimonios- con tal de salir de clases y caminar por ahí. Bueno el colegio, o esa etapa del colegio, es la que pretendo olvidar, sabes lo patético que fue, era una vaina que espero y trato de olvidar.

Todo empezó antes de entrar cuando me aplace en el kinder, por inmaduro, fui a dar un examen para entrar al colegio, pero no me recibieron por ser inmaduro, vale perdí un año por la novata idea de ser inmaduro; ¡como si el colegio fuera un asunto de madurez!, cuando llegue a la universidad seguía siendo inmaduro. Lo sigo siendo debería estar en este momento diseñando un “par” de cosas, pero estoy evocando el pasado para narrar de ante mano lo logrado en un fin de semana variado.

Acto primero
El reloj.
El marca paso.
O entender; el reloj marca el paso del tiempo.

Tan profundo es el mar, los ojos de la playa son la vereda trágica que examina la sutileza de las refacciones emocionales; hoy no puede ser un día tan malo, solo, considerando el hecho de que en Bolivia no tenemos mar.
Cada paseo de memoria colectiva, de olas marinas, de azul eléctrico, de entraña marginada al ocaso sempiterno, mueren en la luz de la tragedia, nacer cerca de la mar, ir jugar con las, subir por las conjeturas diplomáticas, ver atardecer y luego desfallecer; viajar por tierras milenarias de a sorpresa coloquial, desaparecer en la noche eterna. Vives de cuando en vez, ahora sobornas la oscura faceta de la luna atesorada como mensajera. Duermes al tacto, despiertas, de facto.

Una voz familiar.- ¡LEVANTATE VAGO!; ponte el uniforme de buen pariente, de sobrino arrepentido de usar drogas cuando no era debido, usa una corbata, no trates de esconderte, lleva contigo los anuncios de la piel mas cercana al sismo para repetir el canto de un paraíso para ti negado, recuerda -sin tratar de olvidarlo que eres la oveja negra de la familia-.

II

Antes de partir rumbo al lago.
Reparto mi cabeza de alegría ya que ella acepto.
Lamento tanto no tener mar, una tarde sábado, una plantilla de argumento acondicionados, tuve ese ensueño de renacer otra vez, de ser al revés; ganar de vez en pez, y no ser el fracasado de siempre a verse, como el que no es. Dilema diagramado antes de haber nacido, la chica del recinto electoral, Geral, la orquídea, la sombra del luna, el lado oscuro de tu alcoba, migajas de sueño eterno, Yara, Maria José como la doble de Mary Jane; pero yo nos soy Spiderman, no soy nada, solo el que ubica la tragedia antes de estrellarse en la vereda, luego de ver a Paola esperando que ella responda la carta que mando como meditando este acto de hacerlo, por eso creo que escribo, para esperar una respuesta de una amada en tierras lejanas convertida en la parte superior de la juerga literaria, ayer solo esperaba frente al correo que llegara, solo esperaba que la carta fuera un acto sincero, como lo fueron los buenos deseos de las chicas del curso que pensaban que era divertido lastimarme en los recreos, pero no era bueno tenerme de novio. Ahora quien soy. Solo soy un adicto a este juego de escribir proezas mayúsculas como tu simples me decías, cuando solías decirme que eras una sombra real, no te escondas en esa esquina, ya que nos conocemos al verbo correcto, ella sabia como tú sabes los adentros de la piel humareda, que no era tan sincero como maduro, era en parte el juego a se parte de la novela, dividida entres partes: y verla, y sentirla, y pensar que el sueño podría ser real. Pase muchas tardes esperando una respuesta, haciendo el papel de idiota en la llamadas telefónicas jure como siempre se jura en vano; ¡no fijarme en otra cochambina!.
Tal vez si tendríamos mar, la cosa seria distinta; lo malo seria que necesitaría tener físico para conversar con alguien. Ojos para ver, el universo, como me gusta tanto estar soñando despierto con todos estos momentos, pero el mar es una cosa que no me hace falta, cada 23 de marzo veo como desfilan tantos y tantas niñas y niños jugando a patriotas como lo hacen el 23 de marzo de vuestras festividades alienígenas de las plazas post 15 años de quien sabe quien, así en los desfiles todos creemos que recuperamos el mar, que ganamos al fútbol, viviendo la única parte de nuestra convencida ficción no esclarecida por la historia, como las muelas del juicio que no con altruistas ni viajan a ninguna parte para enamorarse, partiendo la coraza de gente ciega; paseo por el recuerdo. Otra vez.

III

Pero ella acepto.
Salir, tomar un café.
Conversar.
No me siento un ganador, no creo ser un conquistador, solo me agrada pasar con alguien el fin sábado.

¿¡Por qué!?, madre esto es injusto. No me importa un rábano la familia, ya que yo nunca les importe, una ves en algún tiempo, en el pasado ya sabes, ahí donde al parecer me estanco todo el tiempo; tu sabes donde guardaba los secretos; para hacer de ellos proezas en mentiras. Pero lejos del fuego, eterno no puedo escapar de este argumento. Familia, que soy yo para ellos, el tonto que no sabe manejar quichicientos programas de computadora. Por favor, a estas horas, es decir el mismo día de los hechos, no puedo llamarla y decirle “hey quieres ir a la boda de mi primo, no se donde diablos es, ya que ni siquiera me dieron una invitación”, la santa coquetería respondería: “perdona pero me llevarais mas de tres horas prepararme, es muy descortés de tu parte invitarme a medias horas menguantes, ya que deberías haberlo hecho con anticipación. ¡Que pensarían mis padres!; ¿pensaste en ellos?; deberías haberlo hecho antes de lanzar invitaciones apresuradas, no me vengas con este asunto de la colgadera. Imagina que lleguemos a un punto más fuerte de toda relación, toda la confianza familiar estaría quebrantada con los sitios no verídicos expuestos por decisiones apresuradas de ojos vendados. En todo caso mis padres son personas muy serias, no me parece correcto jugar así con sus vetaos permisos, crees que por que te conozco no menos de un tiempo crees que puedes saltarte las reglas de mi casa; imaginemos que nuestra relación seria culmina con la idea formalizar una familia.... si tú eres tan irresponsable, no puedo imaginar como serian nuestros hijos de cretinos, llegarían a casa simulando bodas de antemano... claro por que el señor notaria que este hecho vendría ser una hazaña. No Peyo, no puedo romper las tradiciones así no mas por que lo quieras, lamento mucho decírtelo, pero creo que todos nuestros planes se tendran que quedar en eso, solo planes”. Madre, hoy puede ser un día significativo para nuestras relaciones familiares, imagina que esta chica, de la cual no tengo la menor idea de cómo se llama.... bueno regresando a nuestro motivo, debo añadir que las relaciones familiares son tensas, en cuanto se refiere a mi persona mas allá, de los ácidos. Bueno tampoco soy un consumado drogadicto; de serlo que lío con eso, igual voy a pasar de pariente pobre en la gala de una familia que a mi me vale madres. Si madre, no pongas esa cara de: “estoy perdiendo la paciencia contigo, cretino; la sangre es como las juntas escolares que defienden el derecho de...”.
Cuando era el inmaduro, que por tú soberana culpa, ¡si tú culpa perdí todo una escolar!. No importa como fueron aquellos intentos para destruir mi preciada psiquis; reconstruyendo las quejas formales; cuando era pequeño adoraba a mis primos, y me agradaba verlos todos los fines de semana, de hecho aun conservo como la mejor navidad de toda mi vida, aquella que pasamos todos juntos. Pero como dejamos el bonito departamento, ya no los vi, solo en momentos esporádicos, cuando regresamos al bonito departamento situado en aquellas sombras que me atormentan por ser tan bonitas sombras. ¿en estos 10 años recuerdo un gesto agradable?; en la época de vagabundo, que tenía que caminar por las calles buscando algo que hacer, no podían haber sido tan gentiles de invitarme a intoxicarme con algo de televisión, todos estos años yo al lado, pasándola mal, ellos al trato pasándola lo bien. Pero claro uno debe ser un buen cristiano y no amargarse por la felicidad ajena, que importa ver como se realizan con el esfuerzo adecuado guiados por el paternal apoyo y uno ahí: el adicto. Sabes que es lo mas desagradable que toda esta clarividencia de ovinos oscuros es el castigo por el único ácido que tome en vida. Bueno esta bien dejemos de hablar de drogas, hablemos entonces del hecho que claro: perdona, si sigo tan majadero en esto de estar resentido; faltan un par de cojudos a la boda, y recuerdan a los parientes no relacionados con la corona inglesa la mañana de la boda, que acontecimiento tan bien programado. No señora, yo no voy tengo planes, lo lamento pero mi vida amorosa por este asunto de no tener auto y un bonito departamento me tuvo deprimido mucho tiempo, ya que no era un prospecto de fresa, además de tener algo de inteligencia. No habrá poder humano que me haga cambia r de padecer, ni siquiera la comida. ¡Sea esta mi voluntad!

IV

Ella: Peyo, puedo saber donde estabas te estado esperando todo el santo día, como es posible que seas tan despistado y olvidaras nuestra cita. Eso no es agradable hombre, piensa un momento en todas las cosas agradables que pudieron pasar mientras tu no llegabas, o las cosas importantes que pude haber hecho en lugar de esperarte además del susto de pensar que te hubiera pasado algo. No me sentiría bien si tu mueres tratando de llegar a verme, pero aun así, pese a mis temores no dejo de estar enojada, seguramente como es una de tus costumbres recordaste hace 15 minutos que tenias que verme. Estoy molesta contigo.

Un sujeto adicional: Sabes hermano no se de caballeros dejar plantada a tan bella dama...

Al fin el Peyo: Vamos por partes, perdona, no fue mi intención solo que tuve que ir a una boda de ultimo momento... Segundo... como decirlo sin ser grosero o mal entendido... Alguien podría explicarme quien este miserable pendejo que trata de darme lecciones de buenas conductas para seducir; no señor no estoy tratando de seducir a nadie, pase un día bastante malo, en el cual hubiera deseado que estuvieras ahí....

El sujeto adicional: Me alegra que hubieras querido que este ahí, pero eres un grosero....

El Peyo: no tú tarado, ¡ella!. Mira toda mi vida he sido un mentiroso, solo por que mi mundo era un desperdicio, eso no viene al caso; no quiero mentirte, no por que este tratando de conquistare, en verdad me gustas mucho, pero no recuerdo tu nombre.

Lila caramelo: Lila caramelo; bueno dejemos las disculpas aun lado. ¿Qué paso?.

El molesto sujeto adicional: Creo que todos merecemos una explicación sincera

El Peyo: ¿hum?.

Lila caramelo: no pongas esa cara, la lerda yo tampoco se bien quien es apareció hace varias horas, es un sujeto agradable pero un poco mete calda... Pensándolo bien, nunca te presentaste, solo me invitabas a ir a tu departamento.

El sujeto: soy asesor de terapias garantizadas con soluciones viables y no tejer caos precolonial; de todo lo que pueda ser y no es, además de que soy un represéntate directo a la asamblea constituyente...

El Peyo: ¡no digas mas!, ya se que clase de ser intrigante eres, solo pretendes ser y no dejar ser a nadie mas, eres representante, lo que significa que no eres un apersona plenamente, en realidad eres una mala imitación de un cerdo, creyendo tener la razón justificada sus buenos sentimientos, señor retírese, no intoxique nuestros problemas con sus mala actuaciones ante la vida

V

Todo fue tan rápido que no supe en que momento empezó, realmente en esta historia seria bueno considerar tres actos moderados: la primera vez que note que mis argumentos no valían mucho para mi madre fue cuando asintió que mi inmadurez era un problema para aprender a leer y estar en colegio, nunca madure. Segundo al momento que legamos al punto de encuentro una sonrisa sorteo mi rostro pensando que las movilidades destinadas a llevarnos ya estaba por llegar al punto destinado, nasti, me equivoque, de haber sabido que la espera duraría un año simulacro de frescas vistas, hubiera ido para tu casa y te hubiera invitado, pero entre en una crisis socio económica, ya que no se donde vives, y además que no tenia los recursos para llevar a cabo tan empeñada empresa. Tercero, comprende; que esta metáfora era parte de una encíclica para mi yo interior - se que suena un tanto egoísta, pero fue el motivo por el cual (además de las amenazas de mi madre) me llevaron a seguir con este asunto de la boda a orillas del lado sagradamente contaminado.
Cuándo recupere conciencia de los hechos antes de la partida, previa meditación de diversos ciclos, vi llegar adversos invitados, fue cuando me di cuenta de que dos buses estaban parados en la plaza de ahí por ahisitos, al notarlos me apresure en abordar el que me aprecio mas gentil, esperando que una grata persona sea mi acompañante de viaje. Busque una ventana para contar las imágenes que podría usar en un futuro cada vez menos alentador. Al entra mi elegante tía, uso como siempre al peón de la ventana para ceder mi sito a un pareja de sapos, que resultaron ser los padres de la novia Me acomodo cerca de un pariente de mis parientes ¡en bendita hora!. Para demostrar que mis intenciones de diversión estaban limitas a las comidas, lleve con migo una libro, busque el menos contraindicado a los egos prusianos, pero mala estrategia ya que él mentado pariente utilizo este punto par entablar conversa, y vaya conversa: Jesucristo, leones cachondos existencialismo lúdico y de mas cretinadas fueron el resultado de una letal avería en mi pobre hígado, aun así después de haber recurrido a los documentales sobre el arca perdida, el camino no parecía acabar.
La llegada fue un cruento despertar, un momento antes pensé en ser un durmiente para puntualizar el aspecto de la charla aburrida, pero dormí no tan placenteramente tu ve una pesadilla extraña: estaba llegando al borde del algo y salieron unas truchas mutantes adolescentes vegetarianas; una comunidad de tomates arrebatados de libertades, tenían la maligna intención de dominar el mundo luego de comerse a los pobres tomates. Como buen cobarde, no sabia que hacer, ya que pretendo ser director de cine no estrella de las aventuras violentas de Marconario una mula que domina todas las artes marciales y debe salvar al mundo de cuanto terrorista perverso quiere destruirlo. Me costaría mucho convencerlo de la maldad de las truchas adolescentes vegetarianas. Lo único que pensé que daría resultado para acabar con todo este atolladero era la buena diplomacia. Conforme un grupo de negociación con alguno de los invitados, fue un tanto difícil llegar aun acuerdo practico para elabora las mesas de diálogos, estaba aburrido enciende una especia de televisor que tenia una señora en lugar de sombrero, que resulto ser la madre suplente de la novia; pude ver al vicepresidente de la republica en un fenómeno discurso: “ Todos estamos concientes de que la autonomía no le ara ningún bien al país, y el auge de programas serios económicos puede causar una crisis a todos los usuarios de vibradores en la región, por lo tanto no cederemos ante el imperio, por que acabaron los tiempos de extender la mano y ceder nuestra dignidad y soberanía por tanto rogare de rodillas a quien sea para que alargue las preferencias alancearías” “Señor me encantaría ayudarlo pero yo solamente guió las visitas de la casa blanca”. Motivado por alguna bronca sobre democrática, salí a confrontar a las truchas adolescentes vegetarianas;

- No por que sean unos malditos engendros sociales pueden comerse a los tomates, son verduras, con amigas; no son comida, pueden comerse a una confederación de maestros o cualquier cretino que aparezca por ahí. Pero una verdura es noble...

- O... vaya, vaya el defensor de las verduras.com, perdoné señor si no le hacemos un reverencia; pero no tenemos la menor intención de tomarlo en cuenta ya que usted, además de ser un fracasado (no solo con las mujeres) es un hipócrita, usted quiere salvar a estos tomates; pero cuando era un inmaduro que tenia que esperar un año para entra al colegio, no entro a hamburguesería... lo sabemos todo Peyo... -todas las truchas reían- si señor, le izo daño la carne pero le hecho la culpa a los tomates...

Quede boquiabierto, en duda con mis creencias mezcladas con tales artilugios infantiles, pero bueno, desperté; al entrar al bote, lancha como se llame, no tengo mar, por tanto no se anda de botes y cosas, así ay que cada vez que voy a Copacabana los gastos de viaje son limitados, contratamos una lancha sin motor, con remero, es el paseo mas aburrido por excelencia. La ceremonia fue como toda vida un acto suicida, los brindis y demás discursos fueron acompañados de la lejanía de tierra segura, esto no podía significar nada bueno. Llego la hora de la comida, paso la hora de la comida. Empezó la farra, yo busque un sitio para hacer merito a mi papel de buen antisocial, pensando en mil cosas interesantes que pudieron haber pasado si te hubiera invitado Lila Caramelo, tampoco podía congeniar con nadie, ya que era el parte de los parientes pobres no cool , que por supuesto no aparecemos en las revistas sociales. Lejos de la fiesta, adema cada vez que buscaba un refresco mi tío me preguntaba “ tu no fumas, solo fumas de la verde”; a los primeros cien chistes uno se pone de mal humor luego se ríe. Por que finjo no querer a mis parientes que no me quieren, en el fondo los quiero mucho, pero no es ese el asunto. Estaba aburrido y la hora de cita se acercaba. Pensé en que podría acercarme con una botella de trago a un sujeto con lancita y me leve a tierra, en tierra podría convencer a los del bus que el barco se hundió, que todos están por morir así que es vital llegar a san miguel (ya que es el único lugar donde nos podrán dar ayuda) y bueno volverían para cuando la fiesta terminara. No logre que el sujeto me escuche, pensé entonces en nadar hasta la orilla, recordé un minuto antes de lanzarme que no se andar bien, menos nadar. Mientras planeaba un escape útil, aprecio el misterio monstruo del lago “hola ¿quieres ser mi amigo” lo mire con poco de asco pero anote: “puedes llevarme a la orilla”. “hola quieres ser mi amigo, soy un mostró yojo, yojo, uso gel”. Me aburrí y fui a buscar acento en un camarote cuyo baño habilitado para los invitados, me tome la molestia en tenerlo “ocupado”. Llegamos a tierra busqué mi chaqueta y trate de salir rumbo a la ciudad, pero no lo logre, pase por varios lados del camino y una nave extraterreno aterrizo, no entendía ni jota de lo que yo decía y ellos tampoco entendieron lo que yo decía, cosas de no estar bien globalizados. Una sesión de dibujos en la arena que nunca lograron una moderada comunicación ellos se aburrieron y bueno... Para entonces busque el bus pero partió, por supuesto nadie se acordaría del idiota aburrido. Camine en la profundidad de la noche y enconare a un sujeto que por la pinta de niño bien fresa, me pareció haberlo visto en la boda, me contó que lo votaron del bus por vomitar, me dio asco y me aleje de el rápidamente para cuado alcé la vista y el bus retrocedía, paro, subí. “eres tu el que vomito”, mi dulzura respondió que no “viste a alguien que este ebrio y vomitado”. “pues la verdad vi un grupo de truchas comerse un sujeto así”. Al regresar a la ciudad luego de que dieron con el recibe un fuerte reprimenda. Bueno por eso tarde tanto en llegar.

Lila Caramelo: bueno perdona, tengo que irme, ahora que lo recuerdo, tengo novio hace un par de horas, te cuidas.

peyo

19 jul. 2006

-sin delirios-


Crisis nerviosa cerebral abreviada, creatividad limitada a causa no causal lujuriosa, perfeccionista indignado con moretones varios, apuntar en la lista de sobredosis pasajeras, rescates artísticos contemporáneos; francamente escribir sobre debe ser un acto constante y no menguante. punto
peyo

6 jul. 2006

labios de ayer



Otra manera de decir “te amo” es reprobar el examen ego-trancado, pero al final si no apruebas; tendrás que saber lo que no sabias, por ende, te solicitaran como médium para traer de nuevo a la Pachamama, un trabajo bastante tedioso ya que cuando ella parezca lo primero que dirá es;

- ¡Por Favor Matéenme!; no soporto MAS, soy alcohólica desde la colonia, nunca fue mi intención, y saben, ustedes son testigos acá nadie conocía el alcohol, pero llegaron ellos, y a todos mis hijos les encanto la cerveza, se mestizaron y bailan adelante; no porto... oporto... oportunista... analista... me cago en las farras, vamos son libres carajo, 1952, recuerdan 1952, mierda, por que demonios no dejan ese feo habito de brindar “para la Pachamama”; no tengo suficientes problemas con la contaminación, comprobar mi existencia ante la santa sede, buscar un sitio en el panteón griego, que no traten de ofrecerme el sitial de sirvienta...¡CRETINOS POR FAVOR!.

Luego te repartirán un par de prospectos para encontrar un trabajo ideal, cuyas ideas institucionales dejen de hacerte sentir especial. Aceptes la guerra contra el imperio, cualquiera que sea, compres basura antes de acostarte, compartas tu cuerpo con media humanidad, te llenes de hijos... perdón. Consumistas, aficionados al nuevo modelo destructivos emocional, la ligereza de palabras y las medias en red para pescar altruistas convencionales.

Finjo estar de acuerdo con el mundo, el amor es bonito, lo sé; aun no soy tan cretino, camino distraído por las arrugas urbanas medio acomplejadas ante la idea de baños instalados con espejos soplando arte, mala intención contra la multitud, sobran las lunas, medias troncales con el aparato estatal; tengo ganas de tener amigos, sonrió a un grupo de emigrantes orientales de mente abierta, son tan autónomos, que mis chistes no les son agradables, pero finjo que estoy colgado repitiendo los mismos desde hace tanto tiempo, pienso, ojo, si. Lo se. Cuesta creerlo. En sus labios, no puedo olvidarlos, tal vez pueda retroceder en el tiempo, ya saben unos días antes del suicidio demócrata, tragarme una bocanada de nada, es decir... tengo la leve impresión de que cada vez que me fijo en una chica, ella termina arreglándose con alguien que moderadamente no soy yo, pero no se si interesa el hecho; es un talento que no todos tienen, eso de poder mirar chicas que no están solas en el mundo. A todo esto. Redoblando las paranoias de ayer, sueño un momento contagiando al varita, el sueña con estar vivo, doblegar sus miedos pormenorizar un disco con ritmos afro-industriales-venezolanos, omitir cada recuerdo, ser un mago del baile moderno logrando con eso seducir a la niña del noticiero que lo tiene tan cachando. Como espectador, al verme, sonrojado espera que muera-porno-star, que la tierra lo trague; sonrió, también estoy emocionado con la niña del noticiero.

Paso de largo por los años que no trajo un orgasmo adecuado, pero en esta farsa con el mundo letal, inundo de sentimientos una flor, agradezco la muerte temprana, olvido que no se escribir poemas; los versos son de otros tiempos, pienso en ella, no puedo sacarla de mis miedos, ojala pudiera verla, planeo una tratado agro-conceptual para no parecer un idiota, quizás debí esperarla afuera del recinto, pero pensé que ella pensaría que soy un psicópata que quiere violarla o averiguar si gano el Sí.

Eso de ser un cobarde, tímido y arrogante, sobre adivino, agridulce patán, no saber que decir el momento justo, tener relaciones sexuales a la muerte de un obispo, perder el sentido con cada palabra agradable... Al demonio, son sus labios, fue su risa, pero me alegra que solo sea un fantasía, pero que podría haber dicho;

- Hey sabes que todo esto terminara con una guerra civil, pienso, si aunque no lo creas, pero volviendo a la guerra civil; sabes en carnavales podrían todos salir a jugar con agua, en lugar de matarse por tantas pajas mentales, bueno así somos los bolivianos unos comodones que esperamos que venga Dios sea candidato de una fuerza política conveniente a los intereses de todos, que haga una campaña decente; ya sabes nade de publicidad barata, de antojos burócratas, de asesores baratos, de propuestas vacías de sentido 5 puntos. El día de la elección toquen nuestra puerta, nos pidan de rodillas que depositemos nuestros votos y nos regalen una bonita camisa de rayas multipartidarias. Tengo una maquina volador aguardada en mi casa si quieres podemos escapar de este lugar en ella, robamos un poco de comida de tu casa, despojamos un buen vino, tragamos sueños y nos alejamos de todos los aguerridos candidatos a lo que sea; sabes eres muy hermosa, sin duda tus labios son la letra de la ultima gracia adornada en el amanecer de lo hermoso.

Me duele la cabeza, prefiero ir a buscarla, es decir vivimos en la misma circunscripción, pero a lo mejor cuando la encuentre me invité a pasar, ojala tenga buen gusto con las patas, y no las considere comida de almuerzo o cena. Luego pondrá un argumento fatal, respecto al hecho trágico: “hace media hora que tengo novio lo lamento, tiene auto”, saldré tan triste del hecho que buscare a algún amigo, esos que escasean hoy en día, tomaremos tanto, que estaremos ebrios gritando en la plaza principal; “hey cretino, si tú cretino; sabes en lugar de masturbarte con las autonomías por que no haces un referemdun para que todos encontremos nuestras almas gemelas sin necesidad de sufrir tantas decepciones”, por supuesto me arrestaran y como no soy terrorista o vándalo demócrata, derechos humanos no hará nada por mis huesos, pasaré 20 años encerrado en una celda escribiendo poesía anti gay, quizás solo para darle rienda suelta a la morbosidad estudie derecho. Saldré con el culo intacto, con un titulo en provisión nacional; me presentare en la tele diciendo que todo esta sumergido en una profunda crisis luego diré que tengo 7487545900000000000000 libros y en cada entrevista aumentare un millón, si alguien me contradice usare mi tono birlocha averiada; y para joder, solo para joder el hígado de los buenos ciudadanos concientes, si de eso pocos que quedan; seré un cochino candidato. Mandare este país al carajo si al carajo. Y todos podrán echarle la culpa a ese tío que llego media hora antes con su estúpido auto, así es, esos tipos son los culpables de todo; te gusta alguien la llamas por teléfono, no solo te gusta, estás enamorado, sientes su palabras en la medula de los huesos “si, como estas, hey, si acá todo bien, bueno varada ya que mi chico no quiere pedir ayuda para reparar su auto”. Estas entre la vida de la sombra, el espejo, la caja china de recuerdos, ves como quedas varado en los bailes esperando que ella aparezca, total ella me invitó a ir,; la ves feliz en los brazos de un tipo con un auto.

Otra vez una de esas lagañas organizadas alrededor del ojo, no se bien si se llaman lagañas, me parece que su nombre esta tratando de ser un remedo de lasaña; las cosas no deben acercarse a lo que es divino, creo que estuve soñando despierto, pienso en los labios de la chica del recinto...

Hey, cabron hijo de puta, por que mierda arrojaste una piedra al para brisas de mi auto...

Hum.... Por que debes haberle fastidiado la vida a alguien, pro supuesto, que mas esperabas; ¿no se conforman contaminando nuestro preciado y escaso oxigeno?, además de ser el pretexto de tantas guerras en medio oriente, hermano consíguete una bicicleta, y déjanos amar en paz.

El sujeto busca un policía, no pienso esperarlo junto a él, tengo cosas mas importantes que hacer. Sin embargo, por una breve fracción de segundos me gustaron tanto sus labios, me parecían tan hermosos, una seducción indirecta al beso eterno; me pregunto, que lugares frecuentara. En realidad, nada a cambiado en todos estos años, sigo usando el gorro como pretexto para retener ideas en el centro del universo, paseo por el puente tratando de eludir el mundo, pero es mas alto de lo que pensaba, por tanto al no subir, no vendrá en un helicóptero. No importa, no se jugar ping – pong, esta bueno colgarse un rato, pero desvarió una media hora, el amor, pasa, se retrasa en darme una salida adecuada, cuando debo escapar al olvido ya me encuentro escribiendo delirios de realidad, deseando encontrármela en todo lado. Se que no estará en la puerta de mi casa, aunque sea muy probable, ya que vivo frente a una tienda de lencería femenina, seria incomodo; no habría nada de malo, solo que al llegar no esta. Entro a un Internet imaginado que ella estaría allí con una amiga, viendo que se yo ( mi imaginación no llega a tanto), fingiría no haberla visto, pondría tono de serio, le diría; “hola como estas, me alegra tanto volver a verte” ella se sorprendería de verme, tratando de recordar quien soy ya que solo le dije una broma sobre su mesa, un par de cosa que no recuerdo, solo me importaba su risa; pase dos o tres veces por sus mesa para poder verla pero no sabia que decir. “hey como estas”. Conversaríamos hasta que su amiga envidiosa muestre señales de querer irse. Pero no, no esta allí. Escribo algo para sacarla de la mente, como son las cosas en los vicios de escribir, así ella podrá ser parte de una colección de letras sin sentido. Termino el escrito, lo publico, que bien. La olvide estoy tranquilo con mi soledad, puedo caminar sin esperar ver a nadie. Voy a buscar comida, una cadena de perro y alguien que quiera un gatito de un mes.




4 jul. 2006

ojo ajeno




Muerte
En todo esto.
Contrario al respeto.
Muero, presumo de estarlo, luego averiguo el hecho de estar vivo, suplo al margen del abismo al deteriorado pasajero mundano escondido en la cofradía del santo reproche del amor intoxicado de malas palabras: “te quiero”, “te amaré por toda la eternidad”, “eres lo mejor que pasó en mi vida”.


Pero mi queja de amor, de buen ciudadano, de votante aficionado, de convenido demagogo de las ropas cool de las posturas retro angustiadas; al concreto, repito los confundidos arquetipos para ligar pero me encuentro charlando con la mesera de la amorgue que trata de alejarme con un brazo, repitiendo la pregunta del referéndum; ¡ella está asustada!, me regala una muestra de orina, por si acaso, ya saben los exámenes de marihuana en competencia laboral.


Me desafina eso de tener novia, el amor como en todo devora la paciencia de la fatiga infrahumana dolencia estomacal, me miro, exacto al último encuentro con el espejo, somos ambos de materia agridulce me mudo al espacio que ocupa el demonio salido del constante miroteo, luego; voy despacio por la calle, pregunto; si alguien desea amor, me sale al paso un marciano gay, repito la respuesta a la autonomía ilegal, finjo parentesco con algún cretino de la “unión de bastardos cruceñistas”; asustado me regala un examen libre de consumo de drogas, arrojo la orina sobre la patria averiada.


Como siempre es lunes, como siempre es una semana demás, con algo de materia gris un policía conduce a un grupo de electores a la vereda intranquila, veo entre ellos; una hermosa muchacha de nombre asegurado en ferviente sorpresa, es hermosa, supongo como siempre, en esto de repetir los amores desbordados un momento trágico, estaré colgado con ella unos cuantos años, pasando de nada en flor –una flor, otra flor- , participando en comunidades románticas post-averías constitucionales; puedo recordar sus labios de ayer, soportando el frió, endulzando todo con su risa. Busco un milagro para entablar una conversación mientras la notario electoral aporrea al vecino intranquilo. La multitud apasionada deriva su parte esperando cambios estructurales, estoy postrado en una mesa, secretario del acto suicida, derramo tinta en las listas, regalo dulces a los votantes puntuales.


Pero me duele la muela izquierda, creo que iré al dentista pero me asegura una medida neoliberal para las caries cada vez que lo veo; él no soporta nada fuera de lo normal.

Solo una sombra.

Despierto. Sigo vivo, que extraño el espejo está roto.