21 may. 2007

un día extraño...

"¡EL COMPOSITOR DE HOY EN DÍA SE NIEGA A MORIR!"
Edgar Varese, Julio de 1921.
_____________________
12 de agosto de 1957
Querido Sr. Zappa
Siento no poder atender a su petición.


Me voy a Europa la próxima semana y estaré fuera hasta la próxima primavera. Espero en cualquier caso verle a mi vuelta.

Con mis mejores deseos.


Sinceramente,
Edgard Varèse.


__________________________

"Un día pasé por una tienda de hi-hi en La Mesa. Un pequeño cartel en el escaparate anunciaba una oferta de discos de 45 rpm. Después de repasar todos los singles y encontrar un par de discos de Joe Houston, fui hacia la caja. Por el camino, eché un vistazo por casualidad a la caja de los LP's. Justo delante, un poco doblada por las esquinas, había una portada de disco en blanco y negro de aspecto extraño. En ella había una foto de un hombre con el pelo rizado y gris. Parecía un científico loco. Pensé que era estupendo que al fin alguien hubiera hecho un disco de un científico loco. Lo cogí. Por poco (esto es cierto, damas y caballeros) me meo en los pantalones... ¡ALLI ESTABA! ¡EMS 401, The Complete Works of Edgard Varese Volume I... Integrales, Density 21.5, Ionization, Octandre... Rene Le Roy, el N.Y. Wind Ensemble, la Julliard Percussion Orchestra, dirige Frederic Waidman... notas de Sidney Finkelstein! ¡GUAU!
Volví corriendo a la caja de los singles y metí allí otra vez los discos de Joe Houston. Rebusqué en mis bolsillos para ver cuánto dinero llevaba (unos 3,80 dólares). Sabía que tenía que tener mucho dinero para poder comprar un álbum. Sólo la gente mayor tenían suficiente dinero para comprar álbumes. Yo nunca había comprado un álbum antes. Me arrastré hasta el tío de la caja registradora y le pregunté cuánto costaba EMS 401. "¿Ese gris de la caja? 5 dólares con 95. Había buscado ese disco durante un año, y ahora... el desastre. Le dije al tío que sólo tenía 3 con 80. Se rascó el cuello. "Usamos ese disco para hacer demostraciones de hi-fi, pero nadie se compra nunca ninguno cuando lo usamos... puedes llevártelo por 3,80 si tanto lo quieres."

No me podía imaginar lo que quería decir con "demostraciones de hi-fi". Yo nunca había oído hablar de hi-fi. Sólo sabía que la gente mayor los compraba. Yo tenía un genuino baja-fidelidad... era una pequeña caja de unas cuatro pulgadas de profundidad con patas de imitación de hierro forjado en cada esquina (una especie de plateado de latón) que la levantaban de la mesa ya que el altavoz iba debajo. Mi madre lo tenía cerca de la tabla de planchar. Solía escuchar un disco de 78 rpm. de El pequeño zapatero. Quité el disco de El Pequeño zapatero y, cuidadosamente, moví el mando de la velocidad a 33 1/3 (nunca antes había estado en esa posición), subí el volumen al máximo y coloqué la aguja de osmio multi-uso en la espiral concéntrica de Ionization. Tengo una encantadora madre católica a la que le gusta Roller Derby. Edgar Varese no es lo suyo, ni siquiera ahora mismo. Se me prohibió poner el disco en el salón nunca más."


Frank Zappa





Estimados señores de la conciencia limpia en el mundo:
Ausente.-

La pasada semana estuve meditando seriamente, sobre las intenciones que la pasión excluye de la vida, para sugerir en la vida; a modo riesgoso, calificando este asunto de CREATIVO.

Ante todo debo señalar que adjunto, junto a su merced, un prefacio de una novela; la cual no pienso escribir por razones monetarias, en todo caso, quisiera ustedes, por medio de su organización, estén, presentes en el suicidio colectivo de la metafísica literaria, que estamos organizando entre diversos “jóvenes” exponentes del caos profundo, y meditabundo.

Sobre, entender, es la cuestión que merecemos resaltar; a raíz de los últimos sucesos personales sucedidos en la ciudad. No veremos que las tragedias sean particulares y los soberbios serán aglutinados con reservas morales, extendidas por su organización; respecto a lo que me limito a llenar su cuestionario. No lo tomen como una falta total, y desleal de gratitud con las palabras que recurren un uso meridiano distinto, al plantón anímico contra las guerras Light. Ahora, entonando adecuadamente sugiero para su vitalicia contienda con la sobredosis lineal, de linchamientos globales, presentir/omitir las siguientes palabras:

Encuentro.- Se refiere y se acusa, esta vitalidad, no merece ser de no ser; por quien quiera creerse a si mismo dentro un auditorio lleno de otros que nos somos los prestaditos.

Juramento.- No es necesario argumentar, es fea palabra, que no implica un estado o dos de paranoia precisa; irrumpiendo constantemente en una falta de legitimidad extra sensorial.

A.- Al ser solo una letra. Es también un paraje de cosas insólitas que suceden.

Doblegando.- Cuando, participamos en el periodo jurasico, esta frase, que no retomaba la efímera estancia de los juegos sexuales, estuvo de relativo financiando torturas y cosas dictatoriales; los dinosaurios no cuentan, como desaparecidos, pro que nos los comemos, luchamos por ellos, y incluso mandamos pequeñas personas fuera del planeta con ellos – como combustible.

¿Tal vez, sea otra la materia prima de la literatura rendida ante los dogmas?

Sin otro particular, creo debidamente que los juicios orales están causando dobles sentidos en la fugitiva enmienda del consagrado, perdido entendimiento humano; curando todo peyorativo a sabiendas, siempre queriendo restregarnos en la cara: los inservibles detalles de estas evidencias geniales. O por lo menos abreviara los insultos que no muerden, sería un acto de contradicción festiva.

Del pasado evento, debo calificar de positiva la reacción en cadena de los bailarines de ahí afuera, los que bailaban; cosas folklóricas y no dejaban a los múltiples artistas reunidos entre los divanes hacer un uso irremediable de la cultura, sin utilizar vestimentas con plumas o cascabeles. ¡No crean por amor al cielo!; que soy un nigromante insatisfecho por lo sucedido; no saben cuanta es mi alegría por pasado en ese pasado no tan lejano. Lo que paso en este evento denominado:

Evento: Primera Larga Noche de los Museos.

Día: Sábado 19 de Mayo.

Hora: 20:45 Lectura de poesía.

Lugar: Museo del Litoral (Sala Mar Azul). Este lugar es en la misma entrada del museo costumbrista Juan de Vargas que queda en el Parque Riosinho. Zona Norte, Circunscripción 11, provincia Murillo, Ciudad Nuestra Señora de La Paz, Departamento de La Paz, país Bolivia, Sudamérica, Tercer planeta.

Debe ser señalado, con galardones espaciales, por la vena de buen augurio; un palazo rotundo para los organizadores… aplausos múltiples, perdón por los palazos a siniestra arrogancia. Solo que lo que paso, no fue del todo memorable, derrame vino en la chaqueta de una chica, con la que trataba inútilmente de ligar, llegue muy temprano y estaba muy asustado, por ende no supe cuantas veces dije la palabras “entre”; debajo del celoso disfraz resguardé mis neuronas, con malas artimañas, por que el resultado fue un desagradable cotilleo poético, cobrando fuerza del instinto seguro de los quiroprácticos arrebatos llenos, casualmente entre, golosas justificaciones para agregar listos sin jugar en medio. En todo caso, nada paso, yo no fui el culpable, para ser el telonero, a eso quería referirme, pero sin suerte logre no hacerlo, por que no estuve pendiente del suceso catatónico envestido. No dejo de estar contento por haber participado del evento leyendo remedos de rimas, solo que no quería ser el telonero; talvez mienta, y niegue que no fuera por ego, los nervios estuvieran derramados sin juicio al relativo instante. Pese a lo que diga mi horóscopo: “Aunque no tienes deseos de conocer gente nueva tienes que rodearte de amistades hoy, mantente activo, invita gente, ve al cine, etc. Cuando enfrentes un reto pero asegúrate que no te harás más difícil el trago. Lo puedes aceptar sin empeorar la situación”.

Bueno, pretendo despedirme elegantemente, pero carezco de ese truhán sentimiento.
Un saludo indiscutible;

Pedro J. Ramos Terrazas.

-efecto y pausa-

Aglutinador de sentimientos:

Estamos presenciando otro sueño sin respuestas correctas del testaferro inconciente; grave jarabe. Posiblemente estaremos pendientes, los unos de los otros cuando aparezca la raya de tentativas indiscretas que concretan las justificaciones innecesarias; comencemos con el estado alfa, que no espera ser una mentira necesaria entre los cuentos; un adolescente hace algo indecente, suena la banda, que sueña la vida; ¡suena la banda!; entre los años se desviste una plegaria que ronda, un creído sentido alternativo…Suena la música, sueña la verdad, mienta el trapecista_______cayendo mil años antes de haber sentido esa tónica, indiferente sobre volando las conducciones que no presumen las paralices cerebrales. ¡Sueña nuestra música!:

Cada latido,
cable a tierra
seguro esperando agua de sangre
en veneno repartiendo;
dosis medicinal,
curando toda herida en esos años,
entre tantos años
que merecen un poco de paz,
para sentirse lejos de este mundo…
Dentro nuestra nube, cualquier color le hace un verdadero bien.

- Un momento por favor…

- No hay momentos sin respiración de estar, conectando, no hay momentos que duren para una eternidad segura, no hay momento sin valor. Todo momento entrega vida dejando un sueño, al peligro de estar siguiendo, sueños restregados dentro otro juego. Momentos que duren para siempre, sedando alguno, que no muerde la conciencia con insolencia, seguimos instruyendo cada línea del otro pasadizo olvidado; un momento. Solo puedo concederle uno, simplemente uno, nada de extensiones; por que los momentos que siguen deben ser aterradores…

- Nadie, en un sueño quiere momentos aterradores. Es sumamente injusto que debamos, creer en tales sufrimientos…

- Un día lejano en la modernidad, sabrá despertar, e incluso quedar salir sin remediar, pero antes; debe despertar…

Quizás, alguna vez, inservible; pero vez al fin. ¿Olvidaste el nombre de tu canción favorita?; llamaste a la emisora, alistaste la cinta, esperabas poder grabarla, y desvariar con ella – para aliviar las pesadillas que se juntaron todo un día, extraño, por ser tan malo. Extrañabas saber, que era reír, sentir ganas de saltar, por las calles, flotando en una esfera de colores tan tuyos, tan extraordinarios… Por que era mirando al sol, que supiste que apareció. O estabas en la sala de un amigo, o fue en MTV: cuando tenían música decente, el video que lo viste en un café. Pasabas sin saber, que cambiar tu vida, por la tienda de discos; ¡Y todo cambio!

___________pasando______________________

Primero.
Los que entraron tarde al sueño; deben pretender no saber despertar.
Segundo.
Quien sabe de donde salen tantas orgías, destructivas, pasarán por alto; este asunto correlativo.

___________regresando_____________________

Algo extraño se da, entre los vientos, del mundo inventado por tantos de nosotros que en otros sombreros de gala. Estando, en el punto correcto del universo, esa emisora radial que nunca sabe donde esta la emisora de latidos, muchos mas humanos en lo cercano, desvistiéndose de telas mundanas aproximadas a las carnes auto compasivas; dominando un quejido que no llega… Clamando atención. ¿Calmando reacciones?; clavando estacas en los corazones de los demonios escondidos debajo de la cama. Salen y danzan sobre…

Crudos, despertares.

Peyo: ¡Alerta roja!; estoy seguro que esta vez, podremos vencerlos con solo un poco de juramentos, juntos dentro el segundo, cavando dentro nosotros un foso, lleno de espantos apropiados; de la mirada angelical de la niña de la iglesia, la recuerdan, yo la recuerdo, estaba sentado detrás de ella, iba a misa solo por ella. Cuando saltemos de la cama, no olviden, nuestras conversaciones secretas, nadie debe saber que se pretende vivir. O reír serna la misma ironía. Necesitamos herir nuestro ego. ¡Maldición: Olvide el nombre de mi canción favorita!

Otros cercanos.

Teddy: Otra vez el Peyo tiene una pesadilla, esta hablando incoherencias.

Sebbas: Eso es normal, cada quien con sus tormentos; yo por mi parte estoy muy preocupado, que dentro los próximos años, se desaté una guerra nuclear. Entiendes la gravedad del problema. No podré terminar los prototipos de una bacteria destructiva a tiempo.

Teddy: Yo no puedo dormir, por que tengo miedo que la dama vampiro, se meta sin decir nada y quiera comerme.

… los dos cartuchos de tinta, solo quedan dos cartuchos de tinta; el cuaderno está lleno de garabatos absurdos ofrecidos como obra literaria de un ignorante. En la mesa crujen los libros olvidados, los atractivos poéticos recrean las ganas de estar presente, ausente sin suerte, recurrente, plasmando, lo invertebrado de estar lejos del ser, creado, aun antes de aparecer en escena las juntas frescas de cuentos llenos, de yo, yo – yo. Alarma, no es la alarma, el teléfono suena.

- Aja. Si: aja, por supuesto, por supuesto, no hay problema. ¡Aja!

Ahora, en todo caso; ¿tuve una pesadilla?; No soy muy cauto con los sentidos de la lectura, me atrevo a señalar, en todo caso las confusiones llegan a lo irónico por mera simpleza. Dado que ironizar es un asunto de tacto, malsano, lúdico o tramposo. En todo caso considero eso despertando, en mi afán de saber pretender llegando; en esta desnudez a modo de borrador, alternando con otros mundos y mudos, credos de ver las cosas a distancia precisa. Siguiendo esta ruta, me encuentro absorto cuando algo que no gusta, no es señalado claramente. Me interesa saber si gusta, por que eso provoca una reacción en la conexión.
Fabulosa sentencia.

Lo bueno de tener tu cama, en el suelo, es que la contradicción no se representa; instalando procesos, supercherías y brujerías estandartes deliberadas, como suena y sueña. Un sueño cualquiera te deja sabores de amargura, por que aún muchas ranas te rasguen la conducta bubónica, despojándote de vox populi, y popurrí tranzado con atajos envenenados de recuerdos.


Hey. Estas echado, te incorporas y debes levantarte saliendo del refugio, nada queda a manera cercana. Hey. Los cuenta gotas de lagrimas aturden la mirada, estando, descansando en camas convencionales; despertarse es sentir pisar tierra; en el mundo de los simbolismos… Todo afán puede resultar avaro.

Ahí estaba yo el Peyo, un chico más en el mundo con un blog, un gato negro que nació el 666, unos cuantos libros, un afiche de Frank Zappa, tres poemas inconclusos, una cuantas fotografías de tiempos que no recuerdo, si bien debí recordarlos, nadie me explico que hacer con ellos; un gorro azul de lana, hecho gris, como el sentimiento que me llevo a regalarlo y reclamarlo, para entonar un recuerdo de tiempos muy gratos: no obstante paso, mucho mas tiempo en la cabeza del hermano de la dama amada, que de la dama en cuestión amatoria. No estaba muy seguro si había tenido una pesadilla, o era, un accidente real, de esa cosa, cosa, pues es, esa cosa mal nombrada realidad.

Tenía un sueño, con banda sonora; la mejor vanidad restregada era un aparato sonoro, articulando mi canción favorita con, otro de mis bandas favoritas. En cierta ocasión soñé: que los red hot chilli peppers estaban ensayando en una casa al parecer de mi abuelo, quien pronto se uniría a la fiesta y estaría pogueando en la tocada improvisada. De este sueño en plural, cuando desperté sentí que solo mi abuelo podrí hacer algo por el estilo.

___________________¡Ese insulto de la modernidad mordió el reposo!
___________________¡Tal vez el mas cercano al alucinógeno!

Rápidamente conteste. Algo del otro lado me trajo malos recuerdos. Esa voz, no era un modelo desarmador de entrañas, cuando supe que era responder. No debí continuar con la conversación, mentir era una necesidad abundante: “Lo lamento mucho, no puedo trabajar con usted, nuevamente con algunos retrasos mentales, comprenderá. Ruego entienda, soy un aficionado del consagrado instinto poético invertebrado… La semana pasada una misión extraterrestre, es verdad, aunque el gobierno trate innegablemente de esconderlo, pero off the record: No solo se llevaron a Elvis. Ordenaron la matanza de vestales inocentes, inventando el vegetarianismo y participan abiertamente en las ventas de pornografía en Internet. Ahora pretende consolidar un dominio absoluto sobre las hamburguesas callejeras urbanas, tercer mundistas. ¡Es un atropello! ¿Sabe cuantos agentes suburbanos se verán afectados?; es una misión peligrosa, puedo salir clonado o, no sé, quizás muera, si muero dejaría mi trabajo inconcluso. Por otro lado la paga no esta mala, solo un par de horas, pero los nervios y las terapias posteriores de donde las financiare. Tal vez sea buena terapia escribir un libro. Pero no estoy seguro de cómo establecer un patrón, de comportamiento sin confundir todo este asunto con un análisis político.” No lo hice.

- ¡Como estas Pedro! Te cuento, (además de encontrarte tonto) que un esclavo mió murió de una enfermedad nerviosa Terminal, tango una vacante para el puesto de observador sincronizado, sincronizando mis malestares del hígado, con los nervios centrados entre los kilos refaccionados sin previsiones indolentes. ¡Puedes trabajar empezando, por esta tarde!

- Aja. Si: aja, por supuesto, por supuesto, no hay problema. ¡Aja!

¡Estaba aterrado!
¡Sólo estaba aterrado!

Mil años antes de que las cucarachas encuentren los restos de carene, que hicieron los humanos para servirse a sus compatriotas; llevándolos a una muerte en guerra insegura. Repropusieron los estatutos laborales; ¡Secreto total!; nadie conoce sus motivos reales, pero es seguro que cuando llegas la grado jefe, un merito innecesario (más las llaves del baño ejecutivo, tarjeta vip para bares sin escrúpulos legales y toxinas probetas para estimular los aportes para el seguro de vejez); mastican las agallas del seguro internacional de la retaguardia laboral de los condenados a trabajar diariamente, con un sueño jubilarse o ser jefe, fornicar con alguien que llegue representando el papel de nuev@, omitir los escándalos del seguro de impuestos. Recibir un soborno por averiar la autoestima de alguien, mientras duerme tranquiló, una siesta para recuperar los dientes que perdió durante las exentas revisiones médicas.

Todas las mañanas, las calles se llenan de trabajadores, que salen, entran; alternan. Mueren en su labor, consiguen un bono de gratificación, y cuando llegan alguna felicitación oficial a modo de “memo”; son despedidos inmediatamente; todo es cuánto, se refiera a la venganza, los superiores que fueron inferiores, por haber estado ahí sentados. Los que fueron educados para ordeñar, por los maestros que no reconocieron su genialidad. Me desvanecí al levantarme asustado, sabia que no podía fingir mi muerte en tan solo pocos segundos.

_____________¿por qué?_____________

Tiempo atrás, delante de las cucarachas; un día cualquiera, estuve en un trabajo, regresando y andando por las calles, buscando el que dirán; para hacerlo carne de cañon. Soporte un escalonado paso por el asenso, empezando por cero a la izquierda, moviéndome cada vez mas a la derecha, pase por las calles arrastrando mi normalidad.

Voz del hígado resentido:
Buenas noches queridos espectadores de lo sobrante, entre las sombras de la carga emocional fregada entre parlantes sublunar. Comencemos narrando como nuestro corresponsal, lográ salvar a un grupo de espárragos (además de conseguir la primicia espectacular); que iban a ser aniquilados para ser sopa. Opas vegetariano deténgase, las verduras son nobles seres vivientes. ¡Las vacas son comida!; ¡Tenemos el contacto con los pensamientos enredados…

Ahora.
Déjenme narrar todo lo sucedido.
No habrán entre vistas, no por que no sean necesarias, no por que tengamos que robarlas; para ustedes, antes de todo cualquier cercanía con “realidades” esta vetada por criterios de un jubiloso concepto esperanzador. Quiero un aumento de sueldo…

Todos, a quienes no les importa –aplauden –

También ¡exijo!, un tratamiento particular e individual, quiero llevarme el artefacto destripador, para convertirlo en un universo ilusorio; están prohibidas la noticias del odio. Las cosas que no merecen salvarse del quema ropa novelístico, premio para todos los que trabajamos con flojera y quien quiera un beso; solo señale el deseo rotundo son un puro letargo de obtenerlo. Risas, para todos los que necesitan una, para limpiar la brisa de los malos recuerdos.

Todos, a quienes no les importa –aplauden y gritan a verdad inconclusa: ¡Queremos escuchar tu historia Peyo – Entre todos, hay una conexión con todas las señales colgadas. En un punto del planeta a otro, las reacciones de asombró son múltiples: la dama elfica sale del auto de su novio… busca un teléfono para conversar, para decir, que algún momento sintió algo, que era bueno saber de sus huesos. La dama vampiro deja de la casería de un elfo para buscar una rosa blanca y teñirla con sangre de un nervio, un nervioso instante de sorpresa. La chica de la tienda al frente de la vieja casa, comunica todos: “entro a mi trabajo con una rosa”. Todos los familiares que lo miran con malos ojos, abren bien las lagrimas, y piden disculpas a todas las fotos rotas, que sacaron de los basureros: “perdón, perdón, no debimos tratarte mal”. Y los compañeros de cursos, no cursados: “¡Ese es el perdedor, que dejo de serlo!. En un contacto satelital, Angelina Jolie: “Bueno, Peyo, pudimos resucitar a Frank Zappa para que toque tu canción favorita”…

El Peyo: no recuerdo el titulo…

Todos dejan de estar asombrados…

El Peyo: Pero, aun, no saben, como, va la historia…

Estamos entre los hechos de los apóstoles y carnicería evangélica, un sagrado elemento ronda las crudezas del estruendo que no empata ni pierde la jugada entre alcaloides y prestamistas de segundos estratégicos. De un momento a otro mientras nuestro, no-héroe; se da cuenta que una pandilla de vegetarianos secuestran a un familia inocente de espárragos, gritan, pero todos los estados neoliberales dejan que la policía, deja que no hagan nada al respecto. O, en estos momentos es necesario, hacer la “Peter Parker”. Cubriendo cada elemento de confusión con, señales del gusto plenipotenciario, los espárragos son… liberados… Me, pareció una buena noticia.

Voz del hígado resentido: ¡Y por eso no trajiste noticias con olor a rancio, estado patrio!; ¡Por favor, otro esclavo azote mil veces a este cretino! ¡Despierta Peyo!
Ahora, justamente cuado todo estaba saliendo bien, entramos a esa conducta de la fresca arrogancia de la telepatía, interacciona cuanto espíritu perturbado busca, refugio en un baño. Se perdieron, unos duendes, que feo suena, pero así es como me sonaran las cascadas infernales, cuando entre la bruja; vea dentro su caldero y no encuentre, estas sombras moviéndose, por los cables, me mando por los interestelares condenados pasadizos sin estirar la creativa lujuria del segundo sobre expuesto. Lentamente busco ayuda, en otros esclavos, pero solo atinan a repartirse mis restos de carcajadas con cuadrantes en primer plano. En el baño, ahí estamos concentrados con la muerte, que se siente, un arranqué de inmortalidad, la moneda, es bueno dejarse llevar por as caras sin alma.

Era necesario escapar, la maldición del fracaso me perseguía, por donde iba, señales las en tratativas, entrando; en casa, abandonada, sacar un libro, el nuevo cuaderno, la pluma, los cartuchos de tinta, escapar lejos a... donde siempre podría contar con malas caras por verme aparecer, Terminalmente no me alcanzó para comparar un pasaje, de ida al infinito, sin fin seguro a costa cercana, trato de vender mi novela favorita; con eso buitres asquerosos, postrados en la irreal plaza de los héroes. Nada de nada, la muerte me debe, señalar que las muerte no es una fracción despreciada, las puertas se cierran y en todo corredor, una señal al más allá, sin transitar mostraba, que los ojos del mundo se estaban cerrando dentro mío; ¿Era demasiado tarde para regresar?; quizás si conseguía ser la noticia, convirtiéndome en centro de atención TODOS noten que vivo, aun, pese a los intentos divinos todavía estoy.

- Buenas tardes, soy un metido a terrorista; comprenderá se de estas cosas, mi amigo Sebbas, es amigo de Osama, trabajaron juntos en una instalación denominada el 11/09. ¡Fue algo brutal!; comprender es tan útil, esta muy ocupado con sus asuntos varios, que no puede ayudarme, el tema: como sabrá yo no tengo ánimos de matar a nadie, para ser vicepresidente, o bloquear el país para ser mandatario, mi amigo Teddy siempre dice: ¡El bloqueo es un acto de fé; no de arrogancia!; al grano. Necesito ser la noticia para las ocho, para que mi tía no vera que en su caldero, faltan almas capturadas con la noble ilusión, de tenerla en este momento, en mi poder, bajo mis manos, sabría, que no seria bueno robarla, pero podría filmar una película llena de emociones cajoneadas por los nervios. ¡Solo un par de horas, necesito secuestrar algún ministro!; tragedia dudosa.

- No puedo ayudarlo por que n pasa a departamento de quejas, in salubres; denuncia a quien sea, que quiera denunciar. Luego añada metida de fragancias, ondulares, ondulares, sin lunares; por que en espaldas lunarejas, los amores sobran, y abren nuevamente, las conductas retorcidas, que llevan mil años siguiendo los cuentos que no se reparan con juegos, roles, partituras, roturas (onduladas); seguras, quebradas, levitaciones, animas en vida junta, juntando vidas al borde del abismo, tome un camino seguro, muera y no distraiga a nadie.

- ¿Tampoco a AMiNOMENADiES?

Departamento de quejas.-
Latente.

Buenas noches sin, querer menos preciar al día, con llevaderas del aposento mas seguro, creciendo dentro el jodido, parlamento; con ello, lo matado, él matadero de nuevos cuentos, absorbe los pleitos arropados. No debo sugerir nada, sin otro articular, pido permiso, para suicidarme.

Atentamente.
Luego de rellenar formulas químicas, para sugerir que las feromonas, con la cafeína se dan sedando las misteriosas caídas de sentimientos, no muere, no espera, no quiere, ni apetece, solo espera; otorgando jeringas con dosis elementales, prevaleciendo, las jugadas, ruletas, dardos, elementos del juego por computadoras, con no videntes, atareados en perseguirse con armas, juntando los kilos de espera, esparciendo esperma por los hurgados abismos. Huyendo con la sombra del sol, en un colectivo oyendo a los rosales, toda esa caída de simbolismos dará entre vampirizas y elfas “un amor que no muere, un amor que n o vive, un amor que olvidamos” lo mejor seria escapar entre los entierros del cerro, aparecer muchos milenios después, enseñando al mundo nuevo, como los antiguos destrozamos nuestros corazones para surgir, mintiendo levemente…
Las estrellas sin lunas, las lunas sin soles, lo humanos sin corazones esperando derretir la capa interestelar, doquier junto al ruego señorial, sin premios limpios, lejanos.

La noches pasa, traspasando los cuentos que no me dan, un poema arrancado con las frías horas esperando morir; “¿Alguien ira mi entierro?; Maria José sabrá que yo esperaba fuera de su balcón, noches y noches, que regale una palabra con marcadores de pasos alejados: AMOR. Cursilería de poemas internos. Estará presente, sabrá que morí, alguien comentara que la ame demasiado en los trece primeros tormentos. ¿Michelle, alguna ves pensara en el anillo que le regale?; alguien se acordara de mi cuando pase a misa de ocho días. No importa a nadie le hago falta, o mundo cretino estarás mejor sin mi. Subo a un árbol, ato mi chompa verde, ato mi cuello al destino deliberado, salto lentamente…








… Caigo.
CAIGO.
¡Aun estoy vivo!
Despierto.
Ahora que tengo un trabajo nuevamente, necesito encontrar heroína, o una heroína. Salgo de mi cama que era un lugar tan confortable, espero que no este nada entre las lunas dan Marte y los llanos del sorteado apoderado condimento mágico. Hoy no es hoy, quiero decir hoy según yo hace un año, estaba asustado por las cosas de la vida, esos mensajes de la brujería osadía que la tristeza, representando desafiando todo el tiempo. Nos encontramos, ella dice, algo. Yo imito un coro de soñado. Hablamos y de un rato, alzó del suelo una mezcla alquimia: Un papel: 4 de Enero. “Irónico, es el día de mi cumpleaños”. No pasa nada sonreímos, brevemente, entrando en otro suerte de quejas, abriendo heridas parecidas, la mezcla da la vuelta; es su cumpleaños, los números están invertidos yo tengo 23 ella cumple 32.

- Hola. Antes de nada un saludo.

- Que bueno que llamas, necesito poetas jóvenes para sacrificarlos en una tertulia, por supuesto y efecto, no serán literatos experimentando un placebo innecesario; dame tu alma en esta avenida vida.

- Feliz cumpleaños

- Tu muerte, en verdad, no será corporal, será rimada; si anhelas raleada. Cuento contigo.

Los corazones, en la calle se encuentran sin par, el lazo esta roto, cuando los 24 inviernos están a flor de piel. Camino por que no tengo otra manera, para detenerme, espero que la jornada laboral, busco un diccionario con malos chinos, sabios o fumados; entre tanto las calles me persiguen. Aparece la reja del infierno al cual debo, alabar, por oportunidad laboral. ¡Saludo a la bandera!; al parecer los fantasmas atrapados no esperaban verme nuevamente. Entro sin cuartela, la catacumba ruge mis presagios lentos, entro sin ver para atrás, pero decido esperar, afuera, donde existen muchas parte de uno mismo, uno mismo, otro mismo, creo, mismo.
Aparece una amiga maga luminaria, la veo, rió como idiota, no se, como reaccionar; por que cuando ella enredo esta historia; cabalmente desperté, un rastro de vida, con su voz recordando, de quién sabe donde saco el recuerdo, y no lo creo; finjo que alguien me felicita por mi si-cumpleaños. Estaba pasando clases sobre que si lo sueños son diabéticos o primordiales. Consigo un trayecto, converso, con mi falsa felicitación… De repente, en todo hiriente tímpano, me queja el aparatejo la mentira; los otros pasajeros en trance, giran sus cuerpos entre los asientos buscando la voz del intranquilo cumpleañero sin amigos. Contesto, y a tres voces un saludo me saca mi línea solitaria, cariño puro, elemental… La maga luminaria amiga, cuenta milenarios sedantes, creando con su risa – un modelo para desarmar, penurias, mediante estés tiempo compartido, con cientos de corazones abiertos, esperando sentir, un impulso en alma, liberando al cuerpo. Aparece la maga luminaria miaga, nuevamente, cuando el circulo esta cerrando, las señales se vuelven; quizás ya no al “suicídate”; tal vez a un “es tiempo, de crecer”. Fue tan elocuente, caer, dejarse caer, el rió de un atrás sonaba, antes cuando esos árboles eran una catedral, envolviendo pasiones; ellas pasaron, ellas se alejaron, ellas y ella, no estaban, como sea, y sienta, lo único era trepar otra vez. Puede que existan muchas explicaciones, ¿la chompa esta atada? ¿Hubiera sido mejor un cable?; una cuerda, una cuerda cableada entre los cerros…

Cada latido,
cable a tierra
seguro esperando agua de sangre
en veneno repartiendo;
dosis medicinal,
curando toda herida en esos años,
entre tantos años
que merecen un poco de paz,
–llenando el vació con un pensamiento elemental –
para sentirse lejos de este mundo…
Dentro nuestra nube, cualquier color le hace un verdadero bien.

Un misterio me dice que mi canción favorita, cuando la escuche, es decir, cuando estuve en un segundo aire, entre el infierno pasado; tenia mucho que ver con esto, centrando cada poción mal calibrada en infecto recurrente, desviando atención, modulando rencor, acomodando miedos sueltos. No es seguro, quizás nunca sepa los significados de los mensajes, cuando quiera entenderlos realmente, medique los inviernos del creído presente, tan rápido que seria impuro vivir plenamente en él. ¿Por eso escribo, realmente?; estoy atrapado en los asuntos que pasaron, regresando a ellos, un rato meditando, otro falsamente arreglando y casi siempre negando.

- Hola, ¡vean todas!, es el chico de la maquina voladora; ¿Estas volando sin tu maquina voladora, que pasó chico de la tierra, que pasó?

Cuando pienso en la chompa verde; me viene de la camisa un afecto peculiar: ella me acompaño tantos años sin pedir remiendos a cambio, se merece un sitio honorífico, junto al gorro azul de lana, que de puro amar se hizo gris. ¿Alguna vez pensaste que el mundo trata decirnos algo?; eso creo, muchas veces, algo esta queriendo decir, entre roturas de recipientes, gustos aletargados, vientos desbocados, partes machistas reconstituyéndose en plegarias obscenas para sentirse menos culpables, con probar la memoria urbana para izar una bandera tonta, remedando la psicodélica inversa. Otra vez caminas, un viaje anterior, era tierra, áspera, pero hermosa, y siempre amada, uno de mis tesoros; un beso inocente. Solo un beso inocente, un yo inconciente. Iluminando su vida con una broma para iluminar la mía con su risa. Ahora veo ese lugar años arrevesados, y con una lágrima, tan bella para alterar la mirada, resaltando la belleza de la luz, veo un jardín; si bien mi gorro azul es gris, donde refugiaron mis labios un beso, ahora existe un jardín. ¿Alguna vez pensaste que el mundo trata decirnos algo?

Camino vivo, peor, tratando de estar muerto, pero no veo, muchas cosas, geniales; estaba pensando entre cosas que colorean, un grupo de gentes agentes, practican algo oriental. Moda ligera. En la zona sur, en la ronca letanía, solo puedo pensar en la necesidad de comentar con alguien; soy un chico con un blog, tal vez sea lo mas adecuado, no sé si lo hice, por que esa parte de mi escritura dilatada fue borrada con mi primer espacio; era u n juguete y lo perdí, para tener un mundo, donde puedo desnudarme. Sin pretensiones de ser un blogstar. Solo la maga luminaria esta despierta, para atender un grito de vida, nueva confusión hurgando un principio, o parte de un todo; por eso creo que vivimos todos los tempos al mismo tiempo, con atención al presente sin suerte:

suerte.de repente.ausente.letal.todo por nada.

Solo la maga luminaria esta despierta; rumbo a su casa me esperan las ganas de saber, que pasa; con algo de ayuda emprendo la caminata, cuento lo sucedido, me llevo un grato momento, con grata dedicatoria. Recuerdo quien soy, recuerdo que estoy vivo, que el presente es el tiempo mas corto, por tanto uno nunca se vive en él. Y otra vez nos encontramos, cuando estoy afuera del velatorio, esperando con miedo a la bruja, por que es una bruja; de eso no tengan duda, la mas hábil en su oficio, y es necesario admiradla por gozar de un excedente de carácter; no se supo nunca que le desmintieran una poción, por que antes preparó los respaldos, sean beneficios o maleficios… Afuera, aparece la maga luminaria, amiga milenaria. El circulo cerrado, la sorpresa de la vida, y los ojos saben lo que las palabras no dicten, un circulo no fue cerrado; ahora solo es “tiempo de crecer”.

Aglutinador de sentimientos: Estamos presenciando otro sueño sin respuestas correctas; pero la realidad se cruza, apunta con tu cámara, los secretos que no sean de maravillosos entuertos, los quejidos son pensamientos desvestidos, si deseas, así desearlo, creyendo que se puede envenenar los que es una tartamudo elemento, sin presiones, o quizás sobrando, las incorrecciones parlamentadas, o fingiendo diálogos con mundos entregados al resto, mascullando nervios. Recios, regios, rentables.

Es tarde. Sumamente tarde, tengo que leer un poema en el sacrificio de poetas, sin contactos literarios aprobados; que hacer primero, llenar la formula, eso de cumplir con los requisitos, llenarme de pose y memorizar libros por saberme leído y no buen escribidor. Terminar un poema modelo que reduzca los impuestos nucleares mínimos, invitar a todos los amigos. ¿Cuántos amigos tengo?; hacerme de amigos para invitarlos, al evento. Conseguir una musa distinta, plastificada y dejarla boquiabierta con los juegos literato medio, completamente posero de si mismo. No hay mucho tiempo solo un par, es decir; un par de tiempos, uno ajeno, otro propio. El primero resuelve entender, que bailar es seguido de actuar, si no sabes bailar, las chicas creen que no eres bueno en la cama, se que suena bobo, pero me da a pensar, las pocas veces que fui a ser un sujeto normal, osándome a interactuar con la gente bonita. Me extravié tomando la avenida del poeta, sin ánimos de suicida concentrado, luego que salgo del espanto, escribo versos sin sentido de ser poemas, o dilemas simplificados: “noches, años, pasados. No, y sí, de sin alas. Ya almeja, lentejas, y quieras, las calles”.

Maquiavelo: Un siniestro asunto, te trae con pensamientos indulgentes, que veo, aun sin poder sentirlo en mis sueños; distintos a los de un credo, aflojando síntomas de vida humana. ¡Ahora, pregúntame y yo responder!; ¡habla con cautela con el alto guardián!

Peyo: ¡AH!; guardián, refrán ¿Qué te pasa?

Maquiavelo: Nada, solo quería tener aun aire místico, para emprender uno de nuestros juegos. Pero claro, como esta apurado no tienes tiempo para fingir grandezas. Que quieres que sepa, cuando la gente esta apurada viene y va, bueno tengo sueño.

Peyo: ¡Medio momento!; tengo que leer esta noche un poema. No se cual, es decir trate de escribir uno, que me diera espantos, pero resolví; que bloguero fiel; debo sacra uno de estros lados.

Maquiavelo: Sabes que la prisa, no es apurada; la lasaña me da antojos de vino tinto; pero luego me emborracho, eso es malo, no me agrada la resaca; nada detiene la cebada, y Lugo mi radar se da un aire de “instinto arácnido”; ¿Hola, y tú quien eres?

Peyo: yo soy el peyo.

Maquiavelo: Cierto, lo olvide pensado en Batman; no me agrada ese tío. Creo que deberían hacer un héroe con pinta de funcionario público, sin poderes extraordinarios, ese es mi prototipo de héroe. La villana, no seria ni sexy ni fea, normal como una profesora de primaria cariñosa; que no robe nada, solo escriba… poesía callejera en las veredas, confundiendo a los transeúntes y estos se rían atropellados. Una historia genial. Perdón de qué estábamos hablando, vivo colgados, creo que llevo la colgadera al limite aprensible, en todo caso odio la poesía, me parece muy ñoña.

Peyo: justo a eso viene mi duda, tengo que encontrar un poema.

Maquiavelo: ¿Tú escribes poemas?

Peyo: Salen de un tiempo a otro, algo sobre natural; es decir solo salen, cuando no pienso en que salgan.

Maquiavelo: Eres un idota que escribes poemas, y recién me entero de eso. No me parece como tu editor en jefe,

Peyo: No eres mi editor.

Maquiavelo: Yo no dije nada de eso, solo estaba juntando mis ánimos para ver que dará en el cine a media noche. ¿Te dije que estoy escribiendo un musical, como homenaje a Batman?; ese si es un héroe.

Pese a los lentos parlamentos entre dos colgados, pasaron dos noches con sus lunas, pero sin estrellas; fuimos a buscarlas, con todo este emocionante asunto, olvide mi sacrificio natural, cuando solo atine a pensar en un poeta migo mió; pero Zakeo esta colgado con su condeza de hielo. Maquiavelo esta colgado con un espejo. Yo no puedo colgarme, sin solos de paranoia. Encuentro mi poema, para la noche del reproche literario; escapa ocultándose en una iglesia. Antes de entrar un ángel baja en un helicóptero me mira con asombro: “tu eres el KID-A, o el chico del gorrito que busco”; “para nada, soy el Peyo, y tengo que entrar a buscar un escrito, que leo esta noche”; “Bueno, creo que mi radar anda mal, tengo un amigo que cambia el suyo en una borrachera, por el sentido arácnido; buen sujeto. Alo tuyo, entra, confiésate y sal apurado. Faltan pocas horas de luz”.

¿La herejia literaria es un pecado, algo grave?

No, depende.

Pienso que Dios, es un villano, es decir; creo el mundo por velar por su bolsillo, es dueño de una compañía de cable en el paraíso, y todos nosotros somos programas, para entretener a las divinidades. E incluso marcianos…

Ahora entiendo, lo de salir apurado, tengo que correr, cojo al escrito, y un redundante apareador de grutas subterráneas me llevan al centro cultural. Llego con una entrada folklórica, los bailarines no me dejan pasar, por protestar con estas muestras de culturas olvidadas, que luego de su afán conservador dejan meadas las calles. Un grupejo me detiene como rehén, junto con otros artistas que participan en la primera velada de los museos, que no deben despertar a los muertos; pedimos ayuda con señales de cultura occidental promedia.

Somos rescatados. Los mimos, salieron de su silencio, buscaron como dejarnos en el escenario, por malas juegas, soy el primero en ser despojado de vista larga: ahora debo leer mi poema, en la garganta.

La. Y la. No da.
Le doy.
Voy.

Nadie aplaude.
A nadie le gusta, a mi tampoco.

Es otra vida, estaba rondando la noche anterior con agendas deliberadas. Miro en sus juntas ortográficas, creo encontrar lenguas de un sueño que no es verdad sin crecer en realidad, un tiempo, para amar, otro para crecer; es innegable, no puedo ser todo el tiempo el mismo adolescente, algún momento me tocaran las canas y otras ganas, la madurez no me da miedo; tal vez, por eso las muelas del juicio, llevan seis años tratando de salir. Camino, subo a otro cascarrabias, miro por la ventana uno ojos tristes suenan melancolías, saco el rescatador de lecturas moradas, y pese a su no tradición escribo al revés en la ventana: “Eres muy linda”. Sonríe, y soy feliz por eso. El conductor me reta… Finjo que no le escucho, deja su arrebato. Bajo, y en algo me agrada mi trabajo, incluso limpio los calderos. Mi viejo barrio, mi viejo proveedor de vicio.com; no se si todavía tengo deudas con él. Busco algo, que no era. ¡Maravilloso!; era mi canción favorita, cantada por uno de mis grupos favoritos. Soy adolescente, pero feliz, otra vez. Veo las señales, saludo a los espectadores marcianos. Compro un chupete; y dejo de esperar, para variar. Solo desvariar.

Estimado Pedro J. Ramos Terrazas
Presente.-

Nos referimos a su careta con órdenes supremas, de eliminarlo mientras usted repite una inspiración que no queja, luego aparenta ser. Creemos que la lectura del tarot, no cruza nada que no sea un mal antojo de servicios, pensemos en los últimos instintos, en verdad, y si greda anonadada convierte. Fugaces lecturas en crudas, o encuentro paranoicos con miembros de la familia que lo alejan, los amigos, y los que no son mimos.

Agradecemos sus retinas quemadas,

Atte;
La conciencia limpia en el mundo

Dedicado a Liz por la invitación, a Monica y a Cecilia R.



3 may. 2007

Camino de un héroe

Pues quien esta fuera de sí nada aborrece tanto como volver a si mismo
Muerte en Venecia – Thomas Mann.

Si alguien ama una flor de la que sólo existe una en millones y millones de estrellas, es suficiente para sentirse feliz cuando mira a las estrellas. Él se dice: Mi flor está allí, en alguna parte
El Principito – Antonie de Saint –Exupéry.


Cuando subí desde la carne al espíritu, y hube crecido en belleza y virtud, fui para él menos querida y menos agradable. Encaminó sus pasos por una vía falsa, siguiendo tras engañosas imágenes del bien, que no cumplen totalmente ninguna promesa, ni siquiera me ha valido impetrar para él inspiraciones, por medio de las cuales le llamaba en sueños o de otros modos, según el poco caso que de ellas ha hecho
Palabras de Beatriz.
Purgatorio canto XXX – La divina comedia – Dante Alighieri.


Par.

- Realmente eres impredecible.

- Quizás algún día lo crea; ya van tantas veces que me lo dicen.

- ¿Aun quieres saber quien eres?; estas rodeado de Elfas, Hadas, Mariposas, Vampirezas, Condesas, Princesas, Cazadoras, Demonios, Hechiceras, Brujas, Magas, Doncellas, Reinas, Ángeles, Sirenas. Por que tú pones esas figuras y te dejas atrapar en un sueño de versos he historias que te alejan de la realidad. Recuerdo cuando salimos, y fuimos a pasear debajo de la lluvia; pensé que eras un mago, convirtiendo un simple día en algo maravilloso, pero, luego tenias esa mirada de vampiro: oscura, fría y extraviada en tantos pensamientos… Peyo, te quiero, y espero que lo sepas, por que tengo muchos gratos recuerdos tuyos.








Resplandor.

-También malos recuerdos, ¿de eso se trata la vida: equilibrar?; en verdad no seguí contigo, por que eres un sujeto muy complicado y difícil de entender; un día eres el ser mas cariñoso del mundo y al otro eres un témpano de hielo; pero aun así eres maravilloso. Pronto aparecerá alguien y…

-“Y te sacará de este mundo”. ¡No se trata de eso!; caminó cada día pensando en algo, sin saber por que estoy colgado, un todo, relativamente ajeno a lo que creo me rodea, colgándome; colgándome en cada cambio de luz, nueva sombra. Brillo o reflejo de esta ciudad, memorizando cada posición de luz que pueda haber en esta ciudad; atrapando cientos de imágenes, esperando algún día poder reflejarlas, pero no tengo los medios, encima, tengo la peor suerte del mundo; te conté la historia del tipo, tan “amigable” que vino a mi casa a reparar cuanto desperdicio eléctrico podría haber. ¡Y zas!; el muy hijo de puta se roba la cámara fotográfica de mi tío, quien por cierto me odia; y tiene razón de hacerlo, cuando tenia catorce años me tome un acido y estaba tan ido que tuvo que ir a buscarme, ojo. Mi vida es un pagar mis errores con creces y amplificados, llego a pensar que todo lo malo que sucede alrededor es mi culpa por estar colgado con pensamientos inservibles. ¿Tengo algo bueno que ofrecer? ¿Por qué no hay algo “maravilloso” en mi vida? No tengo valor alguno, por que estoy hecho de una materia innoble producida únicamente por el herror de estar vivo; mi padre quiso que mi madre abortara por que su relación era una eventualidad del exilio. ¿Estoy pagando algún Karma maligno, acaso en mis vidas anteriores fuí tan malo?; no se trata solo si una chica me ama, o me deja colgado ¿Qué puedo ofrecer?, es tan solo, parte del problema. Estoy conciente de que los besos, las caricias y las palabras de afecto conforman una alegría mayor donde, la vida en su totalidad creando pilares para afrontarla. Y a esa felicidad por que (Dios me odia, o no soy De Acuario) me esta negada. Por ser basura.

-Peyo no puedo forzarte a pensar de otra manera, si tú no te das cuenta del hermoso ser que eres…

-¡¿Hermoso?! Por favor, mi familia esta pasando la neca y la meca, y yo… soy incapaz de conseguir un trabajo, ya sea por ayudar o para conseguir los medios para hacer lo que creo que puedo hacer, y estupidamente creo que nací para hacerlo. Por mas que quiera no puedo lidiar con gente mundana, sentarme a recibir ordenes, no puedo lidiar con los seres humanos. No tengo talento, no soy buen fotógrafo, no soy buen guionista, no soy y nunca seré cineasta, no soy escritor, no soy músico, no soy actor, no soy economista, no soy buen hijo, no soy buen hermano, no soy buen amigo, no soy buen amante, no soy buen tipo… Piensa en Paloma…

-¡Carajo deja esas pendejadas! Te dio miedo ir a Chile detrás de ella, la amabas y listo, la amaste. Pero pienso que ella es la que debería estar más agradecida contigo, vivía con un patán que era tu amigo, tu no forzaste la relación y por otro lado no veo por que tienes que sentirte mal; ella trabajaba, él la separo de su familia, un tipo enfermo que retiene sus pasaportes para amenazarla todo el tiempo y golpeaba al hijo de Paloma. Por mucho que quieras a ese niño, no era tu hijo… ¡no pongas esa cara Pedro! ¿Tú crees que ser hombre era ir a golpearlo y dejarlo muerto? Cuando me entere que te pego en el Prado y me contaste que tu suegro se burlo por que no le diste ni un golpe; yo me alegre por que pensé, y te juro que pensé: “al fin un hombre que no necesita de su pene y sus puños para ser hombre”. Estoy orgullosa de haberte visto jugar con ese niño, era ver a dos niños tratándose de igual a igual y se notaba que no te tenía miedo y eras su amigo. Yo madre de ver eso te amaría. Yo padre estaría agradecido por ayudar a mi hija a regresar a casa… Amo a C. ¡Es mi complemento!; por que aprendí de ti a buscar la magia que me haría feliz. Deja de martirizarte pensando que la lastimaste y fuiste egoísta, piensa en todo lo que diste por ella.

-Nada. La deje partir y nunca fui. Por que en mi corazón una parte quería quedarse por ver alguna vez a Diana, eso es una acto cobarde, quise mucho a Paloma y le tengo muchos hermosos recuerdos pero me sentía sofocado por toda la responsabilidad que esta en medio, adoro a L. y no sabes cuanto lo extraño… Pero esa parte de mi alma que amaba a alguien sin siquiera saberlo fue el detonante para quedarme… ¿Y a Diana?; no supe amarla y muchas veces fui tan similar a un perro; ella esta hecha de la materia mas noble de este mundo, un amor de tal magnitud se calla y se lo guarda como un tesoro; esperando ser un día tan digno de poder llevar en los labios su nombre… y no puedo dejar de nombrarla sin lagrimas en los ojos por haberme dado una alegría, con su risa… la cual se perdió, y en sus ojos no me guarda ningún buen recuerdo…esa mirada humillante que Patricia clava en mi alma cada día gris que nos encontramos; y a ella la ame, por un cruce malsano de metáforas, nunca pude encontrar una rosa negra. ¡Castigo bien merecido empañado por sus ojos sombríos!; Yo escoria, jugando a ser un héroe… Todas ellas Elfas, de luz, de oscuridad, de viento. ¿Quién soy yo?

-Eres; Jack Berger.

-¿A que te refieres?

-¿Piensas qué no leo lo que escribes? Yo también espero los sábados para ver “sexo en la ciudad”. Ese eres tú, el escritor maravilloso que aparece como en un sueño y luego se va corriendo por estar concentrado tanto en sí mismo que se pierde lo que esta a su alrededor; borrando todo sentimiento llendose a media noche.


Tiempo.

Encontré mi vieja maquina voladora, olvide como usarla, me colgué tres días pensando como usarla, tratando de entenderla, cargo sus instrucciones debajo de ella. La pateo furioso; pido disculpas por la patada, un puedo aporrear las cosas por tontas frustraciones, solo debo tener paciencia; canto una melodía para animarla.

Quiero viajar, necesito despegar de un mundo, mundano en cuanto los sentimientos son devorados por placeres de juegos y tretas del destino.
Quiero viajar, a donde me de el cuerpo, pero aun así no hay mucho por donde escoger. Desprenderme de las frustraciones que empobrecen mi cuerpo, mutar en algo más allá de la coexistencia lunar; aprendiendo de los reflejos a ser un héroe y dejar un grato toque de talento, como estallido de vida en este tiempo.

Necesito viajar y vagar – en mente y alma.
De una estrella al credo del recuerdo.

Aterrizar en un paraje desolado y extraviado entre cuentas de poemas y besos atómicos, quitándome la ropa, soñando desnudo sin importar la falta estética. Llamando a los pasajeros doctrinales que obedecen la infantil destrucción, entre cuento y paso alojado entre oscuridad vistosa.

Viajando…
Obsesionado con el más allá.
Volar por el universo está, a un paso del cuerpo prestado entre hueso doblegado sin piel de humano envenado.

Estoy tan colgado con mi maquina voladora, canto alabanzas de los tiempos que íbamos sin prestar atención al regreso de hambre y sed de nuevos tormentos, para regresar a este sueño eterno, corto flores para adornarla, luces simpatizantes organizando maquetas de vidas pasadas para conducir una molestia menos; recordando lo antipático de la vida.

Recordando esos viajes.
Saque un recuerdo, otra vez ese viaje en mi maquina voladora, recogiendo palabras adecuadas.

¡Es una majadera!
La encontré un día cargándose con un pleito; donde sus conexiones a seguridad emocional afectaban tanto al interlocutor; partes machistas reconstituyéndose en plegarias obscenas para sentirse menos culpables: nunca aprendieron a amar; las niñas malas van a todas partes. Pensaba para mis adentros, ¿Dónde conocerlas?; si tuviera una maquina voladora, que funcione entre depresiones y tiempos modernos sin sentimientos, podría pasar por Venus saludando caballerosamente: “Tengo tanto miedo de confundirte con una venusina pornográfica, hermosa venusina agitada con los latidos de un corazón autentico; me concederías el honor de venir a volar por los soles atrasados en invierno”.

Pero necesito aprender a contemplar la belleza, y no tratar de conquistar una mirada para encender mi maquina voladora. Si supiera donde van las partes concientes del efecto de una caricia con nuevos mundos abiertos; misteriosamente tengo un casillero de atrasos con sabores espirituales.

Cerca.

Agito mi cabeza contra el tiempo
pienso entrar
agito mi cabeza esperando
pensado, entrar contra el viento hurgado
Agito agresivamente mi cabeza al viento
Voy a entrar sin complicarme.

Los días son un disturbio en retroceso, alejándome de mi época,
trascribo los latidos de la epopeya,
utilizo los restos alegres de mi vida para hacerme una nueva enciclopedia.
Dejare mi vida, mi vida, mi vida que no tendrá donde girar; Pienso entrar al eterno pogueo, mutilar mi conciente yo, agitando la cabeza contra el viento.

Contra el viento, sueño despierto.
Entrelazado a este eterno dejavu; cada plaza, cada parque, saben a mil días muertos, veo el palacio de seda quemarse, corro buscando un puente para saltar y agitar así mi cabeza contra el tiempo, saltando de un puente entre deseos y enredos.

No me detengo a buscar a nadie que sí sea parte del mundo:¡:Me sorprendo:!. La ebria melodía vomita sintética pasajera mordida, un trato de la conciencia; no me importa ¡Puedo agitar mi cabeza contra el viento! Dentro mi maquina voladora esta escondida la caja de Pandora, saco de ella un encanto aterrador. Si no puedo avisarte en la lluvia sobre los nombres de la mujer astral: ¡Agita la cabeza contra el tiempo!
Nada será igual, nada se quedara en la memoria, tres tragos y un cuarto de hierba, las drogas son tan vacías, divertidas, vacías, capitalistas, vacías, simples, divertidas. ¿No son Ecos?; y ahora me doy cuenta que no necesito drogarme para encender mi maquina voladora.

Agito mi cabeza.
No me importa tanto.
¡Olvide invitarla a viajar!

Soplar.

Para siempre / Agonizo / recuerdo; nada es tan agradable.
Me aburro.
-Espacio-
Las calles crujen intimidades opcionales, nada será igual y salir a caminar lo entenderá. Saldré de mi mismo, seré parte del todo, como nada.

No puedo entenderme, busco un epitafio para presumir mi criterio. No soporto los tres primeros muertos de una conversación amorosa, bajo el argumento de encontrar una rosa. Vamos directo al bolsillo; ¿el criterio medio pretende; en lo anverso es? Perdona chica nueva economía podemos hacer al amor al revés; llegando puntual a los detalles sin detenerse en las contiendas; como es norma dentro afanes emprendedores: La filosofía solo comprende desvariando.

Estoy aburrido con el marxismo intuitivo, por que no vamos a desvariar; en tu cama refugiada en la calle de los contentos excesos interplanetarios; tengo tantas heridas para convertir esta velada morfina en suplicios de amanecer sin nubes rosadas, si no supiera suspirar me tendrías en contacto directo:¿?: no-line. Conocí un bar, en mi ego, confortable y encantador seguro de las emociones vitales contaminada con perfume de macho: “¡sabes nena el amor apesta!”.

Ni hola, ni leches, Te mandé un poema; me emocione al verte debajo de tus lentes de venusina. Desperté con esa tragedia a mi lado con el papel principal del monólogo, creo, que no te interesa, siendo mas seguro despertar con el papel al lado de la cama y cabecera de pluma fuente.

O será que al final, desnudaras unas risas, yo te arropare y despertaremos extraños, saliendo del momento tan agitado mordiendo placer intoxicante. Reconstruyendo esos toques de femenino intenso en lo que es la vida desde el inicio, inmiscuido de belleza sempiterna arrebatando mil condiciones de algún buen estropicio que derivo en sitios inventados, cerca del sueño colectivo del mundo mudo a simple vista estancada. Perdonaras de ante mano, me levantare de inmediato para seguir buscando ese resplandor de caballero. Lamento y ruego entiendas, pero ahora comprendo como encender mi maquina voladora.

Océanos.
Madrugada.- Quiero olvidarla.
¿Por favor?; deja pasar la estrella fugaz.

Entonces fue como supe.
Dudando, entre tato entrando al pogueo, agitando vientitos dentro el cuerpo. Necesitaba sentir su voz para recordar el primer viaje; utilicé cuatro cantos de aire y fuego rozando temblores nucleares, esperando que fuera, como fuera, fuera del instinto masculino.

- .

- ¿-.?

- ¡-¡; ¡.! (Punto)

Aja + - .= (punto).

No.

Todos: ¡No!

Aja ¡no es no!

- Si de si; o si de “talvez”; entonces si de si.

- ¡Aja!

¡La maquina voladora funciona!

Tanta felicidad pronto derivaría en tristezas mayores, impropio aire fresco, estoy convencido del mundo interesado en la fatiga entre lazada, agito contra el viento, alto, tanto que cumpliré un sueño, podré estar dentro una nube, aclarando; la maquina voladora pide emociones infantiles: dentro del avión del primer viaje solo, trato de abrir la ventana para sentir una nube. Nube, subo. Alcanzando otro trozo anhelado durante años. ¡Puedo volar!
La maquina voladora fusiona tantas palabras. Palabras hermosas que escapan para ser lo que dejan entre la abertura de la puerta, quedándose junto en esa distancia que acerca, muy junto a los pensamientos de una delicada profesora de música profunda, por que su risa parece sentirse; acá. Pero una pirueta despoja el resto de las palabras para describir este viaje.

Atención pasajeros:
Tendremos turbulencias en este vuelo, por favor no confundir con la pálida. En todo caso asegúrense todos de estar en lugar adecuado para estallar de rato, en rato.

Sebbas: ¡No otra vez!; me aburre ver Sex and City, además es una mal orientación vocacional para escritores fracasados. Quiero ver una película decente, con 500 muertos para arriba.

Teddy: Hay no. Por que no organizamos un bloqueo para que suspendan la serie. O la nacionalicen.

Veo una hermosa venusina danzando. Ella sabe donde quiero llevarla, sabe que pretendo amarla; el universo me estrangula la creatividad en un ángel de otro tiempo rondando, tras la carta que escribí hace 4 años, una carta para decirle 4 años atrás lo que debí decirle; pero solo digo lo que vengo diciendo por 4 años. ¡Mierda, ahora son cinco!: ella es tan amable me invita a pasar.

¡Primero alucinar!

Saco la maquina voladora, pongo los trozos de poemas baratos en este aparato; pretendo llegar al sol. Moriré en el sol; disculpa hermosa venusina, si esta de acuerdo podemos volar a Marte, tengo intenciones de amarte.

- ¿Qué pretendes?

- Amarte –Amarte –Amarte.

- Trae tu maquina voladora, tengo ganas de apreciar, volar y fumar un poco de dosis seudo-romántica elemental; o tal vez no, no de no. Tan solo viajar contigo en tu maquina voladora. Para que hacerse un compromiso, tener conciencia de uno mismo al darse vuelta el reflejo del espacio, atrapado o correlativo del destino, sentado al sol refrescante… Una vez volé, fue un grato accidente, trataba de atrapara la Tierra; ¡tienes que verla desde mi planeta!: lo verde es hermoso, me gusta tanto lo verde, besé tantos príncipes para que se convirtieran en sapos, los viejos verdes me parecen tiernos – vulnerables al recuerdo. ¿Te enamoraste enteramente ilusionado, una vez?, lo presiento por las lagrimas cristalizadas que tienes en lugar de ojos. ¿De que raza era ella?

- Elfa, supongo la más hermosa de todas.

- Siempre que un chico con una maquina voladora ama, desdichadamente se enamora de la más hermosa. No te preocupes de que el amor bien vale una misa, segura era un sueño de “queriendo” ser héroe, ese camino es muy oscuro; podrías aburrirte de tu maquina voladora, mirando a tu dama, irse en el auto de algún abogado. Por eso es mejor que nunca vayas por la ruta del héroe romántico; si sueñas en voz alta ella te odiaría, siempre estará a la defensiva sintiéndose insultada.

- He perdido los poemas agresivos. De héroe nada tengo; el amor desaparece, nadie me amara tenlo por seguro.

- ¡Volemos!

Origami de tormentas.

Cuando todo se detenga y al tormenta me devuelva mi maquina voladora; tendré que marcharme, ¡rápidamente! Venus me fatiga, a partir de la venusina que me trajo, me evita argumentando estar sorprendida; pese a mis intentos de reconocerla a simple vista, es una mas entre, tantas hermosas venusinas, ajustando su belleza al columpio; cierra los ojos prohibiendo un dulce delirio, contrastes empobrecidos, viento delicadamente violento; agito, al verlas, mi cabeza contra a tormenta. Los seres horribles no debemos estar entre lo sutilmente bello – sopla, rosa brisa, cierran los orgasmos provocados. Prefiero ver como tratan de volar; pese a ser tan popular, las venusinas mas jóvenes adoran mi timidez. Una venusina escarlata me contó tiempo después sobre las conversaciones en mi honor:

- Viene de la Tierra, es tan lindo.

- No seas tonta; es repulsivamente feo; en al Tierra los hay lindos y muy lindos. Sin necesidad de compararlo con este adefesio.

- Claro, por que es la tierra.

- ¿Saben como se llama?

- Pedro Peyo Peyote Pj Javier Ramos Terrazas RTPj-444.

Conseguí un espació neutral para fantasear, la tierra es una mística parodia femenina, doblando los candelabros de pensamientos compuestos; saboteando al sencillamente el festivo interludio, postrando recuerdos sentidos, al parecer y desaparecer la melodía “sol”. Muerte vacilante, coquetea para darme pastillas para la tos; ¡por supuesto!; tenia que ser el inadaptado resfriado en Venus un paraíso negado, donde nuca pude distinguir a una venusina de otra venusina. Solo conversaba ampliadamente con la venusina Escarlata; sonreía abiertamente, y en todo misterio encontraba un refugio; hablando de mundos distantes.

- Más allá del Sol, los sueños representan tormentas similares a esta, perciben las jergas del silencio. Ahora, estando despejado podrías sentir el camino para ser un héroe.

- Papel que no sabría representar. Viaja conmigo, tan pronto mi maquina voladora sea devuelta.

- No puedo, el Sol es mi reflexión, lejos de mi eternidad; seria tan odiosa.

Los columpios giran velozmente, la Tierra esta llena; mientras las venusinas atrapan los suspiros. La tierra parece tan agradable. Brevemente vuelan en sus columpios. Me alegro de poder presenciar este momento.

Larga vista.

¡Peyo escóndete rápido!; es la anestesia sentimental, los emisarios de Plutón vienen a aprender el beso atómico, son celosos, me preocupas; cuando las maquinas voladoras traen muchachos enamorados… suelo alegrarme cuando los emisarios terminan de martirizarlos. Eres distinto, pareces un tanto al aire y al aire dentro una bolsa, me destrozaría el corazón verte sufrir: el tiempo podría marchitarme, la pena es mala para la piel, sabes soy egoísta. ¿El egoísmo es una señal de amor?

Peyo.- El amor fortalece lo ficticio; perece en las anomalías de la realidad.

Bellos pensamientos abordan este momento, adornan los delirios representados, debo confesar una atracción simple capaz de perderme en pulsaciones a las entrañas fervorosas, atrapada en el punto demente; suavemente arcaico las coloridas forma de los vocablos, cuya irrupción llena de conflictos, de pensar, de angustias. Soy repetitiva Peyo, tengo miedo de perderme en ti; ya te dije soy egoísta, pero no puedo mentirte, a ti no podría decirte nada sin sabor a cariño, o a reflexión altiva, o a drama domestico. Mi amado visitante, te he sido distante, mis sentimientos son como cualquier conjugación de saliva acida/música ligera:

Soy una egoísta venusina; escondí tu maquina para volar.

No te pido perdón, los motivos son pálidos instantes de plástico, acorazando nuestro corazón latente; tú me amas, pero no olvidas las gracias elficas, los sentimientos embalsamados con fuego. Peyo te esconderé en un verso de letal adormecimiento, amarrare los criterios a una fruta prohibida de papel escarlata, trenzando lagrimas nunca antes vistas. Solo así los emisarios Platónicos de Plutón pasaran por desapercibido sui instinto celoso.

Peyo.- Escucho como una tercera voz; la eterna pelirroja estilo Mary Jane simulando el encanto mortal de una secuencia de plegarias disueltas en agonía eterna. No logro descifrar todo este vertedero de palabras resueltas para formar cuentos intoxicados. No me dejes la vanidosa perdición de la decisión. Impones. Impones una acción. ¿Reacción?.- -. Dudo como creo ser, entendiendo en los eternos silencios. Mi gratitud es maravillada, si el destino así lo desea, como se que no desea desear. Deseo que tu piel no se marchite por la pena Venusina Escarlata: ¿?: Quiero regalarte para tus sueños, el segundo momento que mi vida recordara sin tristeza venidera.

Escapando.

Ahora tengo un motivo, para viajar, el beso nuclear de las venusinas, me ludieron para festejar mi regreso al camino que al parecer tenia destinado emprender, sin quererlo ni saber por que emprenderlo, agito mi cabeza con el tiempo de la maquina voladora oculta en los estancados sueños de un planeta de musas prohibidas; no debería escribir esto, de esta manera tendría su belleza intacta entre la piel y la espada.

Llegan las corrientes de un credo enterrado sobre los andares desventurados, empezando a creer sobre manera acogedora; en esas tejedoras que vierten sus tijeras en los hilos conductivos de nuestra presencia narrativa sobre los por menores de esta vida atrapando los callejones de misterios y endulzando cada instante, para surgir de la melancolía con millones de enredos aproximados.

Traducen mil comportamientos siguiendo los estados mentales.

Ahora empiezan las crucifixiones de espantos, jugados a malos kilómetros de atormentada fugitiva figura amante, de noches interminables y posiciones salientes escandalizando al propio estado inconciente. Otra noche, morderá las lunas de un segundo muerto entre la conversación del “te amo” directo. Ojo negro, pozo sabio e impureza desvencijada. Llevan contra marea la manera de volar entre estrellas.

Colgado con los recuerdos entregados por la venusina que me llevo a ver la Tierra desde su planeta; menciona las tertulias y el adormecimiento magistral con los discos de Zappa que mi maquina lleva consigo, juntamente un doble sentido con los algoritmos del seguir vivo. Veo el epígrafe escrito en el revés de los números cabalísticos.

9/9/99.
Quedara una rosa negra para cumplir con tu promesa.

Una alegría de romance intencionado doblega las tenciones de la piel estallando prometiendo sugerir los anillos de poder, sin necesidad de ir al monte del destino. Por eso este viaje cobra sentido, ahora las conjeturas sobran. Cuando veo estrellas fugaces alrededor mió, cierro abruptamente los ojos, escapando tentativo pidiendo deseos sospechosos. Sin evitarlo, miro: y aparece dentro su estrella fugaz una Musa inmortal.

- Pero, ¿que veo? Hace años un sujeto enamorado viajo por amor y ego. Y ahora veo un muchacho enamorado, en busca de su ego para aceptar la tristeza sublime de su soledad, hecha impostura y caricia. Te propongo hacer una carrera.

- No tengo antojos de seguir compitiendo para arrebatarte un verso, un beso y un comodín. Aliviando latidos sobrantes, se quien eres, pero me dejas sin aliento, viéndote despojada de teología.

- Soy el reflejo de una época perdida en sus vicios llegando al ocaso del ser humano; pero amada, por tantos que sin verme elevaron mi nombre por los añejos valores de ese gallardo sentimiento, soy un placebo de tantos que no retuercen los vientos en la mirada del torbellino que agita mi cabeza en el universo paralelo. Ahora para satisfacer tu deseo, solo te revelare este misterio: si tu pluma despoja de belleza a una de tus eternas damas, serás castigado cientos de días sin versos e inspiración. Por tanto honra este arte doblegándote, y ofreciendo culto como señor; las letras son nobles. Ahora debes despojarte de tu maquina voladora, por que necesitas ser un héroe, aun no lo quieras.

Caer.

Aparecí en un pequeño planeta, del cual mucho y poco se a dicho; al parecer nadie lo ha visitado desde entonces, pero una espera consume toda ternura que refleje sus ojos dentro este sublime espacio imaginado.

Ahora su señora, me regala una tristeza.
Su amor no la marchito pero la oscureció.
Por un lapso malsano quise apropiarme de esta rosa oscura, para dársela a Patricia.
Cuanto lamento confesar esto; ni bien mi mano si acerco un garra me destrozo la mano.
No lamento por mi muñeca fingiendo ser tigre.
Lamento haber sido confundido.

- Ho, entre todos sus pesares, tratas de arrancarme del sitio que amo, pero he sido abandonada. A merced de árboles que crecen de la noche a la mañana. Gracias a ellos he aprendido. Ahora joven enamorado, suelta las lagrimas que me detuvieron para expulsarte con mi ternura.

- Siento que he seguido el camino del héroe, por que así mi corazón emociona al verte. Las disculpas no bastarían para confesarte mis penas, y rogarte por el intento que no pensó en tus sentimientos, siguiendo el concejo de los suyos. ¿Realmente seria posible que mi innoble ser, pueda ser un héroe?

- La vida es una divisa de actos heroicos que se dan entre los detalles y un uso apropiado de la palabra. Ahora podrás ver en este cofre los principales argumentos para ser un héroe:

La oz de oro del venerable druida.
La capa blanca del mago astuto.
El sobrero gris del mago piadoso
La baticueva.
Y la telaraña de Spiderman.

- Si de escoger se trata, cuanto daría mi ser para ser tan mago y druida como me fuera posible; pero soy un mortal joven que con tales dones oscurecería pronto su alma, buscando poder para someter según sea mi voluntad. La responsabilidad del otro héroe sin embargo, hace que todos su artefactos funciones para un propósito, pero no lejos de ser un solitario. Prefiero seguir la ruta de Spiderman; su lucha es tan humana y su amor tan puro. Pero no puedo ser héroe sin templarme. Déjame regresar a la Tierra.

Odio tanto ese planeta por lo que me ha despojada. Elegiste bien. Regresa con todo lo que aprendiste.

Columpio.

- “Lo siento, no puedo, no me odies”. Apaga tu grabadora.

- Peyo creo que ya se quien eres: el personaje de la “ciencia de los sueños”