25 abr. 2012

Eludiendo distancias







Media noche.
Las cosas más dulces suceden engalanando un sueño.
Media noche; estrellas contentas.
Es mejor dejar las palabras de tristeza a un lado.

Fe. Seducción natural, alegría torrencial, amor, locura, inanición afectiva, jodiendo instantes memorables, entrelazando nervios endulzados. Al principio todo era parte del mismo pensamiento; los amantes fundieron sus manos prometiendo buscarse alrededor de todas las eternidades acrecentando su amor/ ¡asegurando encontrarse en el momento perfecto!, sellando círculos psicodélicos/ danza sobrenatural, escribiendo conjuros innegables a piel ardiente. Origen;¡el mayor instante describiendo todos los latidos venideros!
91 ventanas; sincronizando  un ritmo.

Plantado en la vena carcomida por la revancha onírica de la fragancia femenina, cuya voz, sensualidad y mentalidad impregna corazones con dardos de sabiduría.
Algo nuevo hay en mí.
Y está telaraña es genial.

1er.Acto. –Telón cerrado

En tu planeta o en el mío.
Llevaré algunos rasguños, adelantando el amanecer.
Dentro poco saldrá otro transbordador,¿entonces?; ¿quieres compartir el resto de nuestras vidas?, ¿o evadirme gentilmente?; puedes ser ruda e insensible, cómo te sientas más cómoda. No importa mucho, al final tratar de adelantarse a los hechos, puede ser maravillosamente enceguecedor.

12:09, tengo sueños terribles. Claridad, parece una palabrota. Dádiva incrustada, fragmento inútil remontando gestos incomprensibles. Avanza el minutero junto con el Ok Computer, las gatas dormidas;¿cómo es tú lado de la vida? Estaremos despiertos, desapareciendo del cuento, mientras nuestro sueño se rompe en mil frases insípidas,¡finalmente nuestras mentes, estallarán!, pedacitos de cerebro adheridos al techo, pensarnos es neurosis  acaramelada.






Cenicero,  cenicero
mi  corazón     es cenicero.
Placebo

Nuestra Señora de LaPaz, día soberbio, mes indirecto, año apocalíptico.
Helena
Presente.-


Incurable ausencia la tuya. Indefinible abstracción derramando sobre las certezas capas de temor, queribles margaritas desojando colores intermedios; procurando cuidar únicamente una fragancia invasora, disolviendo risas posibles en un lugar dónde no mueren estos días deshabitados del sustancial afecto sobre poseído olvidando deshacernos al mérito inseparable, abrigando besos calmantes. Giramos, arrancando palabras que poco se dan en el momento deteniendo lentamente una vida agridulce. Muere la ternura, renace el sol destinando otro principio en las correcciones desechas. Burbujeando, como si la herida no retuviera glóbulos rojos; empieza otra vez ése ardor en los ojos esperando aparezcas, con unas cuantas palabras, cada vez más enredadas. Soy yo muerto. Acabaron los movimientos reales, los circulatorios, el lento avanzar mestizo del tiempo hipnotizado ruborizando flores en el sacramento interestelar acentuando trozos de sinceridad/ aflicción. Deja de importar. Suavizando tonalidad en la sangre, respondiendo una y otra vez las mismas conjugaciones, atinando por una vez. Morí el día que decidiste alejarte. Te marchaste y soltaste mi mano. Preferiste nacer que ocultarte conmigo en un sentimiento improbable. Torpe locura. La música de los Beatles me parece tan absurda. Deshuesando acertijos torrenciales, imagino que pudiese existir una posibilidad para saltar, correr, vivir, juntarnos, o conocernos.

Me embriagan tus palabras, tragos amargos adornando intolerables excesos de humanidad interminable. Espero, anticipo un par de líneas tres veces más confusas que las anteriores. Cronología intransigente comparando tiempos, tú tan grande y yo pateando el castellano. De haberme topado contigo el 2006 sintiendo lo que vengo acuñando dejaba de escribir; hoy el amo pese a la pobreza literaria empuja mis manos / hoy el amor incomparable pese a la pobreza de ser humano encandila mis manos, a seguir haciendo el ridículo pretendiendo robarte un suspiro. Sólo me gusta el texto que comentaste por primera vez; por ti, por el clímax cinematográfico, por llevarme a ti. Hubiese querido escribir en los 40s emergiendo completamente sobre el redentor sonido de las teclas inventando ritmo con dedos agresivos martillando teclas punteando atmósfera limpia; albergando una ilusión absorta, sin saber a dónde irán a parar todas las hojas malgastadas, obra sobreviviendo en amarteladas encuadernaciones que sabrán encontrar ojos sensibles, levantando por un instante su breve genialidad.¡Esperanza!, estás palabras no saldrán del marco de la computadora, mi nombre será un pálido remolino sin renombre posteando absurdas triquiñuelas que nadie lee ni leerá. Tenía tantos sueños; quería filmar y dirigir, crear y musicalizar, animar y fascinar. Debo aprender a no soñar, soñaba con una lectora encariñada a estas líneas. No sé si eres tú, no sé si quieras ser la Ilustrada Desconocida, no creo que ninguna mujer en esta vida quiera algo conmigo y pese a que duela debo aceptarlo. Escaramuza tecnicolor. Contigo hay una luz encantadora.
Me gustas.
Tal vez yo de rienda suelta la imaginación queriendo ser algo más, y tú simplemente pese a lo patético que suene: eres la mejor sugestión que eh encontrado.
No importa que éste blog nunca tenga fama o trascendencia si encuentra a la lectora indicada.
Me encantas.


Si por una vez no renunciaras a algo que amas, ¿qué es lo peor que podría pasar?
Green Lantern
2do.Acto. Telón cerrado; entra un gato, pantalón negro a rayas, chaleco, camisa blanca, corbata de moño, sombrero hongo, bastón, monóculo.

Gato negro:
Soñar, desvariar, perderse, creer. Sonreír, vivir, destruir. ¡Luego renacer!, detener un beso, despedazar caricias. Bailar de dos en dos; lentamente, mientras más cerca: más ruido amoroso. Púm, púm, pum, latidos marcando nuevos aires; ¡libertad!, ¡permanencia!, ¡genialidad!... muy importante; un amor genial, vale cada signo confundido –baja la voz mirando a ambos lados del escenario­– y provoca sismos.
Si quieres regalar una rosa y te pinchas el dedo con sus espinas; verás la rosa e inmediatamente pensarás; ¿podrá está rosa cambiar de color?, sin darte cuenta cambia, adquiere un aspecto cristalino, para no marchitarse. ¡Racionalidad humana demasiado simple para ser considerada “razonable”!, ¿las rosas no se marchitan?, sé que estas recordando tus estúpidas clases de biología: vez el esquema en tu cabeza de memoria, sin comprensión, una semilla nace, luego crece, ¡puf!, otra planta absurda igual a millones de plantas absurdas, poca agua, mucho sol, debe morir por el honor de la brevedad.
Fastidio.




Play [love    (-) enredado].

Años atrás terminé el mejor texto de mí vida; con una variante pelirroja.
Love a menor precio; un verso contra un beso.
Una moneda cariño,
por favor.

Love de Nintendo.
Love de Nintendo.

Cariño, hay muchas respuestas esperando desprendernos;
necesitamos movimientos reales.
Cara oh cruz cariño,
lanza la moneada,
escoge entre los huesos húmedos un talismán seguro.

Love de Nintendo.
Love de Nintendo.

Nena vamos al siguiente nivel.
Cariño pálido/ cariño rosa. Cariño polar.
Cariño de frambuesa, cariño equilibrando el clima.

Love de Nintendo.
Love de Nintendo.

Refúgiate en mis ojos; mientras tiembla la tierra,
agita la cabeza,
agita la cabeza contra el viento
siente fragancias frenando
altibajos,
palpitando entre ambos.
No tengo tarjeta de crédito, no tengo modales de chico fresa, no tengo futuro por ser ciudadano tercermundista; el talento no vale, la creatividad bien viene en balde ahora con tanta tarugada modernista y ultra estúpida de venta en rebaja. No tengo seguro social, no tengo la salud completa, no tengo dónde caerme muerto. Me gusta el luto. Ambos ausentes de las palabras.
Sin voz/ sin yo emparejando ambos/ distorsionados.

Love distorsionando; cambios a flor de piel.
Love distorsionando; dimensiones.

Tengo las manos vacías.
Sin heridas/ ¿los estigmas?, [creo] serían en la frente; tengo la frente en alto hace mucho tiempo.
Love nena; me dicen genio.
Soy un buen sujeto ofreciéndote ir cuatro pasos adelante; tengo el anillo, el ramillete de las rosas muertas en nuestros entuertos.
Me dicen genio; ¡pero soy otro sujeto X en la vida!
Soy un misterio para el universo, menos para ti/ cósmico love de Invierno / Comic love.

Quiero conocerte, lo insólito en verdad es la única realidad.
Love de invierno; entiendo algo de la naturaleza.
Love eterno
Ilustrada Desconocidalove;
la comedia de buscarla un día dejará de ser divertida.


Amor cósmico, en invierno. Moon Love. Invierno en Abril, y en lengua Vasca.Love étnico sin Nintendo. Sintonizando cortos circuitos.
Love coordinado.

Lo insólito en verdad es la única realidad.

Love insólito.
Tus amigas dirán:éste tipo no es buen partido.

Love de Nintendo.
Love de Nintendo.

No tiene sentido, mi corazón conversa con tu mente y las palabras aparecen tatuadas en nuestros ojos cerrados. Sobrevivimos al primer encuentro.
Nuestros pensamientos dejaron de ser ocultos.

Love de Nintendo.
Love de Nintendo.

Tengo las manos atadas; con una libertad irremediable.
Carezco de maldad y de bondad y no soy imparcial;
simplemente Love de Nintendo.
Love de Nintendo.

Entonces, no me preocupan tus padres, tus amigos,
comparto todos mis conocimientos con quién armó
mis conocimientos; el vació con el que puedo amar
una presencia dispuesta a entender lo poco bueno que hay en mí.
Debería tener las muñecas mutiladas e incluso las piernas quebradas.
Hay alguien en el mundo, soñando con encontrarme.

Permanecí mucho tiempo cultivando está pregunta;
¿Qué quieres qué sea para ti?


Estuve en el infierno pidiendo señas tuyas,
amor variante,
Ilustrada Desconocida.
¡Ho Encantadora Bandolera!,
desconozco la cacería; me dicen genio, no lo olvides,
¡no tengo otro credo!; Love genial vistiendo
algo desconocido.
La chica del otro lado de las musarañas entrelazadas.

Love consintiendo destellos.
Tengo los ojos limpios, sonrío recuperando aliento.
Así de simple. Amor al reflejo y mejor conteo de fichas para la próxima.

Love de Nintendo
- entre el espejo / y las agujas-
Love de Nintendo.

Estoy de acuerdo.
Soy un sindicato latiendo en pleno por ti.
Tú eres una asamblea debatiendo; mí existencia.
Love,
Love,love de Nintendo; soy el tío pagando la orquesta al otro Tío de las minas abajo. Arriba no tengo entrada.
Love,love de nintendo.Love/nintendodoll.
En abajo.
Púes siempre;
love,only/ amor y no guerra de Nintendo.
Love, siempre.Love no es death.
Muerte minifaldera; corsaria constancia.
Sólo tengo un ojo. No tengo precio, sólolove, velas violetas y rosas púrpuras.

Magia negra nena.
Girando; vamos denivelennivel. Cyberromance/ primer encuentro
bailandoal compás
de nuestrademencia.




En esta instancia yo no conoceré mi calavera.
 Sólo tú sabrás de mí cuando el olor de mí tierra sea el olor de mi cuerpo,
cuando mis esperanza principien en la última piedra
arrojada por ti hacia tu alma,
cuando el olvido te pueble durmiendo cualquier niño
y cierta música te recuerde mi amor
Guillermo Bedregal García


3er.Acto. El gato negro regresa al escenario.

Gato negro:
Ok, ¿espero estemos un poco más receptivos?, lo diré por una vez sin caer en sutilidades poco figurativas; lo que es debe ser, y sí es sobrevive en la agradable perpetuidad de los ojos; destello monumental, ¿comprendido?; ¡así una rosa no se marchita! Buena providencia; ahora prosigamos: imaginemos a dos enamorados encontrando sus ojos en el mismo lado de la luna, noches ensartando señas, deseando coincidir promesas vitales, persiguiendo aromas lejanos, acompañándose sin saber si quiera dónde empiezan sus sueños y terminan sus cuerpos, presentes abrazándose por sensaciones inexplicables, consolando vacíos adiestrando penumbras zurciendo sonrisas improvistas, recalcando rutas en la piel/ secretas e intocables/ imperecederas y surrealistas, ¡ambos esperando sin saber qué es la espera!, acondicionando espacios en el cabello deseando que los dedos intuitivos acompañen palabras idóneas, anhelando transparencia. Ignorando el tacto, esperando descubrirlo encontrándose.
Ella maravillosa, él un odioso escribano.
Ambos al acecho de la sorpresa.
¿Qué sentido tendría para un adivino saber su propio destino?
¡Las hechiceras aprecian los brotes esporádicos de pasión!
Los gatos trajinamos todas nuestras vidas. Las antipáticas musarañas se alimentan de romances inusuales, merodean sueños y contrapuntos, aplauden suspiros, entretejiendo sensaciones viajando por la mirada mutua, conforme las manos que se quieren se acercan adquieren diversos colores.
El gato negro da pequeños brincos persiguiendo una luz.









Presentan.-

¿Te eh dicho que eres aterradora?

Musarañas.- Love de te entiendo/querer irremediable, adorablemente irremediable.

Me aterras, eres un sueño tan bueno que podría terminar sin nuestras lenguas silenciadas.

Musarañas.- Love de te entiendo/ ambos vienen presagiando cada parte,/trazando tonos de querer incurable.Love de te entiendo/ devastando tristezas que no tienen otras iniciales, /encerradas en un corazón, dibujado / en la cimiente y en el horizonte.

¿Te eh dicho que me pareces perfecta?,arrancaste mis ojos, que ahora sólo esperan renacer viéndose reflejados en los tuyos.

Musarañas.- Love de te entiendo/derrumbando la fachada estoica / coloreando indicios obstinados/ a no recurrir al olvido,/Love de te entiendo susurrando latidos distantes en un giro impetuoso del universo./Simplemente amor extraordinario.

¿Te eh dicho que ésta camotera tiene un buen sabor?

Musarañas.- Paso por paso, indicio por suplicio/ verso a contra peso/ silencio por misterio/ tregua a racimos/ batallando con los sentidos por deshacer dudas./Love de te entiendo intoxicando organismos/ formando islas encantadoras para amanecer muy juntos,/ Love de te entiendo desvariando mapas geográficos en sus piernas.

¿Te eh dicho que quiero comerte a besos?; ser ceniza en tus labios, humedecer nuestros días y no soltarte, no perderte, no alejarte, no abrumarte, no aburrirte, no rendirme, merecerte.

Musarañas.- Love de te entiendo/  fijando fianza en signos místicos/ para encarcelar rumbo yendo por el mismo camino./Love de te entiendo caminando de la mano/¡sin soltarse!, descubriendo toda clase de trayectos/ entendiendo el viento cómplice en los mimos alrededor de sus cabellos/ viniendo con señas para espantar el olvido./Love de entiendo renaciendo en cada beso no dado.

¿Te eh dicho que te hace guapa el misterio?, que son tus letras sensuales, tus palabras sabias y precisas,despilfarras electricidad, ¿te eh dicho que verte cada vez es  más necesario?, faltan los años, las claves, sobrando vacíos, ataviando ropajes inservibles, oxigeno; ¡falta oxigeno sin ti!, sobran días perniciosos queriendo irrumpir en tus sueños.

Musarañas.- Círculos perfectos. Correr no siempre es la mejor dirección. Creer. Saltar, soñar, bailar, crecer. Mirando dentro, reconociendo aquélla mitad faltante en todos los efectos concebibles; el roce de una rosa, la lluvia en el rostro,¡el viento refrescando insomnios!,sorbos lunares empujando sueños irresistibles, paisajes solitarios esperando por mostrárselos a alguien especial,sabores misteriosos, recetas inventadas, colores armónicos en cualquier combinación,silencios extenuantes, palabras coleccionables. Sensaciones infartadas, pronosticando encuentros esplendidos recorriendo los trayectos; ¡basta dile porqué crees amarla!,¡no más ausencias, distancia ni reserva!

¿Te eh dicho que me gusta verte cómo el final de éste viaje?, ¿te eh dicho que eres el principio de una aventura coloquial?, ¿te eh dicho que mis neuronas te desean  a tal punto de ser la única idea posible en mi cabeza?; ¿te eh dicho que no quiero ser abandonado?, ¿te dije que no sabría cómo dejarte?






ELUDIENDO DISTANCIAS
(Conventillode indirectas)

Suenan tan dulces las palabras en mi mente, las doy vueltas, juego con ellas, dentro de mi cabeza, como un niño con una cometa. Vienen y van, golpeándose de vez en cuando, causándome un dolor punzante en el cerebro.
Solo quiero que lo sepas, te has colado dentro y ya no puedo sacarte, me has clavado las uñas y ya llevo tu marca en la piel
.
Big Attic


Desperté graneando neuronas a fuego lento; entró el amanecer, lentamente, cogí un libro y en las primeras hojas encuentro una nota escrita con su letra sensual;La noche; como escenario, demarca el dominio sobre el tiempo.-¿amor/ paciencia?-. Bullicio urbano trajinando por los habitantes vivos que se unen día por minuto al conmovedor baile de redención cotidiana;¡es la cotidianidad!, única aspiración calmante.

Cáncer de cinema (*Novela en preparación)– Peyote Ramos. 


IVto.Acto. Curioseando detrás el telón, da vuelta y el gato negro se dirige en tono travieso al público.


Gato negro:
Saltar es importante. Soñar es indispensable. Sudar es humanamente absorbente. El amor es una combinación secreta de todo lo que podría asesinarnos. No hay mayor dicha que ver por un instante los ojos  bien amados; ¡enteros, plenos, ilusionados! Vale todas las pruebas y sufrimientos. La hechicera y el escribano se arrojaban palabras; enderezaban líneas ocultas, presagiando lunas frías rodeando canciones insufribles. Estelarizando presagios masivos; deletreaban con ferocidad en las teclas ataques indescriptibles pero sentidos; ¡oh sí!, sentían los dedos bien amados calcinando su piel, viendo aparecer cada palabra, pero era tal el dolor -perfumado- que no podían aprenderse de memoria las cicatrices. Risa endemoniada y suspiros angelicales por los poros.
¿Entonces qué hacer para tanto querer desperdiciado sin la entrañable cercanía?; escribir, cuándo el cuerpo está mal. Noches robando destellos de sus pupilas, edificando castillos en nubes nodrizas satirizando cada embestida; fosas repletas de cadáveres exquisitos permutados en las entre líneas, derrotando abiertamente la simpleza y olvidando contar las flechas que parten corazones una y otra vez, en el espejo, en el reverso de los sueños y las cacerías de indicios. Hoguera múltiple, arrasando miel, cebada, ajenjo, prontitud. Inquieto epicentro pactando banderas, aflorando suavidad a través del misterio. Rendición/ equilibrando; hilaridad, variedad, densidad. Manecillas alborotadas; una y otra vez las mismas palabras enredadas, dando vueltas alrededor del principio, ficción agradable; no pudieron más, salieron en distintas direcciones sabiendo que un punto se encontrarían.

Se abre el telón; al fondo una calle, dos esquinas retratadas a fuerza de irse del mundo real, en una la hermosa hechicera y en la otra el estúpido escribano; reconcilian sus almas con el impulso de haberse querido desde el principio de los tiempos. Inmóviles se miran, mientras el gato negro sigue hablando.

Desvivirse e ir a la deriva, claudicando terrenos irascibles, devorando surcos transitados mientras se formaba la vida atesorando todos los minutos, cumpliéndose y completándose. Karma ilustrado, malgastando reverencias en vidas pasadas; uno lleva una máscara en el rostro y ella lo altera con su sonrisa. Quedando enfatizada la decepción en ella, contemplaba de lejos cómo él era aplastado por las señales. Intrascendente ludoteca mortuoriaserrana de lágrimas emparedadas contra pestañas descoloridas. Asesinado por la claridad marchitó su ser en lugar de devolverlo intacto al clamor de la añorada pertenencia, desterrado del mayor amor invocado, para siempre; lentamente inyectando fotofobia despabilando tarabilla perdió la sangre convirtiéndose en barro, se dejó al olvido. Pasión disecada. Distancia demasiado prolongada. Oscuridad.
Oscuridad hiriente.
Olvido insatisfecho, devorándolo todo; las palabras mal escritas, los rincones mágicos.
El estúpido escribano; cae al suelo y la bella hechicera le da la espalda.
Compasión.
Ella, siempre propia; ella antes y después. Súbitamente humedeció con una gota de vinagre la historia.   

5to.Acto. Luz resplandeciente absorbiendo el escenario de un blanco infinito; tan pronto el impacto devuelve la vista, el estúpido escribano abre lentamente los ojos, sentada junto a él está una margarita vestida de jeans azules y blusa blanca con volados amarillos. Ambos se encuentran en el purgatorio.


Margarita:
Bienvenido.Respirar nuevamente será para ti un suceso místico, exteriorizando todo lo mejor que podría estar comprometiendo la alborada de significados. Todas las soluciones posibles, no merecen cobertura mientras tengas presente el beso sempiterno en un sueño evaporando de los labios penumbra disonante. Acércate; es tiempo, sujeta elementos y corre, ya no puedes seguir mentalizando tu propio abandono, al que tú mismo insistes establecer entre amboscondenándote, renunciado a recuerdos ansiosos esperándote.¡Mírate!; desalineado, rehusando absorber felicidad, necesitado de la CLARIDAD;¿entender es tan complicado?,¿es imperante escuchar una confirmación del sentimiento?, ¡basta de catedrales enumeradas!, de no ser, das otro paso más cerca sin renunciar a la Ilustrada Desconocida y te ríes. Pero sobre todo vives.


Estúpido escribano:
Hemisferio vacío, urdiendo telarañas sincronizadas; enredando conciliaciones apropiadas con la sombra teñida de sortilegios huraños. 29 rosas resoplan aproximaciones fallidas. Tropiezo sin moverme, me veo caer, romperme cada fibra y descomprimir tersas caricias en un amargo canto. Aún mientras hablo contigo; las cuerdas vocales agrietadas asfixian la melodía, dolorosa; proveniente de las entrañas, del núcleo de las células, deletreando un nombre, ¡temible visualidad!, logro formar frases aventuradas con su nombre, pero no puedo verlo en la mente para seguirla completamente: ella me parte en fracciones dependientes, sigo sintiendo, signatura impulsando amarla a ciegas, armando atrofias musicales.


Margarita:
Hubo un tiempo; erizado en pétalos de flores violetas, corrías por las calles esperando sentir, atormentado con la detestable realidad querías entregarte, quedándote eternamente a sabiendas que tu entendimiento señalaba otras latitudes. No podías expresar el sentimiento relativo sin profesarlo, porque no lo sentías plenamente. En aquél entonces las radios sonaban melosamente con una canción que adaptaste para aproximarte al sentimiento anhelado;En un mundo de ilusión, yo estaba desahuciado, estaba abandonado,/vivía sin sentido, pero llegaste tú./Ay amor, tú eres mi religión,/tu eres luz, tu eres mi sol, /abre el corazón, abre el corazón. Cubierto de amargura estropeabas todo querer que se te presentara, empezaste a desconfiar de la música, elaborando pensamientos desestimando tristeza; esperabas oír una canción que te lleve por la ruta electrizante del amor sobrenatural.


Estúpido escribano:
Invención agraciada tomando severas invocaciones; siento reconocer algunos acontecimientos pero las jodidas notas de un piano partieron en dos mi espina dorsal. ¡Te veo, y siento afecto por toda margarita sembrada en toda galaxia dónde tenga repercusión tan sublime palabra!, ¿cuéntame cuándo aprendiste tantas situaciones prendidas a los calendarios estelares? 


Margarita:
No puedo revelarte tanto, hay motivos  empeñados en éste punto de vista que no están relacionados contigo. En tu otra vida, escucha bien: abriste de par en par tu corazón, conjuraste señas precisas rogando encontrar a la chica de tus sueños. Poco antes de un viaje la mano invasora te reveló su presencia, en ésa misma habitación al regreso fuiste agredido por una canción sorpresiva; te colgaste, confundiste cuatro voces sin saber quién era la pitonisa. Escribiste regalando gatitos arropados en cajas con lunas y el último comentario te llevó a la ventana más cercana. Eres un cretino cavernícola, niegas tres veces, pero curioseabas queriendo envolverte definitivamente en su trance. Llegué a tu rompecabezas y lo que no me revelaron tus ojos lo aprendí de la Chica de Papel; ¡venga entonces!;¿no tienes una linda chica que enamorar?

6to.Acto. ¡Correr!

Manifestación de claveles enlutados. Sordera social. Contemplación adoctrinada, en espera intranquila. Calles bordadas; aliviando luxaciones amorosas. Ciudad preconcebida, desenterrando parentesco con otras capitales, sumando esquinas a sus avenidas y en viceversa retomando callejones con las arterías principales, ¡respirando dinamita nupcial!, apronte franco manoseando símbolos. Venas sedadas a extirpar poesía elocuente, maceran tentaciones pronunciando “amar-te” untuoso,  acuchillando al ritmo pregonero convenciéndote de morir por surgir en tus labios; dejándonos en la cima del consabido romance.

Doblar, estrellarse contra otra proximidad; ¡ya sé otra vez inicié puñeteras confusiones!, lo siento amada mía, lo siento, estoy a un paso tuyo, pero no logro adormecer razones venciéndote en las intermitentes sensaciones.  Veracidad justificando faltas en la broma del destino. Será precioso adornarte la frente con flores de invierno. Siento tu cabello húmedo cortando suplicas, purificando universos. Paladar invadido. Aprendí escrituras removidas, estropeando cuadriculas íntimas. Piel enfatizada, calando dolor, viendo cómo tus palabras se apoderan de cada centímetro involucrado en quererte de repente, desde el inicio, antes de comenzar.  







7mo.Acto. Las esquinas repartidas por una calle al medio, el estúpido escribano llega medio muerto; la hermosa hechicera le da la espalda. –


Estúpido escribano:
A buena hora partieron nuestro corazón en mitades indivisibles, aquí no hay cabida para adorarte con la medida necesaria de versos audaces, ni quiero abrumarte con frases de memoria, tal vez seas gitana, quizás no seas: no católica, atea toda hora, estratega, incrédula, distraída, progresiva. Curiosa, altanera, soberbia, sofisticada, artista. Elegante y gamberra, inmadura, sabia, despierta. Pelirroja, peligrosa, apasionada, constante. Compresiva. Con risa envolvente. Independiente /detenida por detalles, exigente, compañera, confidente, concejera, cocinera-cariñosa. Atrevida, creativa, audaz. Solidaria. Soñadora, surrealista. Inteligente; siempre tú, siempre propia; rockera, irresistible. Melodramática, seductora. Acida. Jazzista. Hechicera. Arrogante, oportuna, metalera; gótica cautelosa, Zurcido minimalista, mimada, ingeniosa, engreída, alocada: Barroca, conservadora. Calculadora. Aliada, sensible, desnudista psicotrópica; colgada. Fría. Maliciosa, vengativa, acalorada, prudente; nunca ausente. Realista. Atareada, floja los domingos. Razonablemente testaruda, egoísta, templada, besable, abrazable, natural, alegre, tozuda, absorbente, leal, increíble, alucinante. ¡Jodida!, insuperable, mañosa, estupenda, notable, efusiva, zen. Habladora, lunática, solitaria, comprometida, filosófica. Maravillosa.¡Única! Sarcástica, infantil, positiva, sincera, concentrada. Poetiza. Narradora; alarmista, reflexiva. Hermana, respetuosa, intransigente. Consiente. Directa. Escéptica, cuerda, amigable, lucida, amiga incondicional. Coqueta, austera, delicada. Noble. Activa. Pendenciera. Añeja, considerada, simpática. Sorprendente, sorpresiva, cómica, tediosa, perfeccionista, segura, encantadora. Completa, abierta, paciente, incomprensible, misteriosa, concreta, vueltera, sugestiva, escandalosa, dormilona. Tierna, gentil. Labios dulces. Personalista, individualista, caritativa. Segura, carismática. Amorosa, fiestera, impredecible. Actriz valiente, rencorosa, avanzada, justa. Clarividente. Romántica. Tú antes y después. Puede ser, y eso es lo que me mata; ¡quisiera escribir éste mismo texto a cabalidad contigo!, tú no eres mía, pero tenemos un jodido problema ya que estoy empezando a creer que yo soy tuyo.


Hablen, oh, cosas inanimadas. Hablen. Devuélvanle la voz que ella hundió en ustedes.
Una nave espacial de ternura hacia la luna.    Layla  Balbaki


La hermosa Hechicera:
Decide. Reduce espejismos, no vayas dejando rosas por ahí, ordena todas las señas que descubriste en las buenas risas y ten claro dentro de ti toda ésa melodía vital. Escúchame en tus latidos, acepta que nada podrá ser en adelante, sigue tu camino y alégrate por el mío.


Estúpido escribano:
Simplemente quería un final feliz.


La hermosa Hechicera:
Acabaste con lo nuestro, sin darle inicio; tal vez no será fácil para ti vivir  con los rastros de nuestro querer persiguiéndote en las combinaciones aleatorias del reproductor, asignando a las canciones un valor  proverbial;¡¿quién te nada a hurtar  sortilegios siguiendo voces tentadoras?!, yo sé lo que eres; pero ya no puedo saber quién podrías ser, ten la felicidad de haber estado a un paso del mayor amor de toda tu vida; consuélate viajando de verdad. Tú no eres importante para mí; como lo soy para ti,¡tal vez una vida de fidelidad a mis pestañas te traiga alguna recompensa!, definitivamente no naciste para ser amado, dedícate por completo a la filosofía ocuparás tu mente, aléjate de la política, pídele misericordia a la tristeza, prepárate cada día en la soledad irremediable que te espera, prepárate para la otra vida atesorando nuestras palabras; lo mejor sería resultar de vecinos, ten fe. Eres un simplón que no hará nada grandioso en su vida, acostúmbrate y escribe,¡no tienes talento alguno!, escribe, escribiendo sabrás cuándo saltar, es doloroso saber que nadie te extrañará o sentirá pena por tu ausencia. Tu última gota de sangre perdió todo su brillo, confiaste en ser salvado, creyendo que la chica del otro lado de las musarañas te daría un significado,¡tonto!, es tarde para intentar aprovechar la vida. Escribiendo tendrás algo de elegancia, algo por lo menos.


Gato negro:
Mientras él intenta ir a ella, se desmoronan los mástiles de las capitales; simulando contextos lujuriosos. ¡Cuidado atolondrado!, bajando un pie empieza inmediatamente a temblar. Ella se da la vuelta, esconde su rostro entre las manos. Nosotros los gatos, podemos dar la impresión de estar en un lugar, sin que sepan cuándo salimos de escena.


Estúpido escribano:
No. ¿Entonces por qué decidiste aparecer? Restan 38 palabras para doblegar despedidas, si vas a decir adiós dilo con las manos en mi rostro y de ser necesario hunde las uñas dentro todos los pensamientos, ¡así tendrás el color exacto del dulce veneno depositado en mis ojos por tu pulso! Soy un penitente delirando a clamor de tus labios imperecederos; ¡dime no!, ¡di que estoy equivocado!, déjame conocer tu rostro para saber si escondemos los destellos del otro remarcando prontitud exagerando resacas alrededor del ceño idiotizado contemplando vacíos.


La hermosa Hechicera:
, estás tan seguro de lo que dices,¡intenta nuevamente cruzar hasta aquí!

Otro temblor intensificado en la medida que el estúpido escribano avanza. –


Estúpido escribano:
Por el momento no puedo pedirte más, un instante torrencial escapando por los significados que conspiran tenazmente a repetir argumentos una y otra vez; ¡termina conmigo!, inyéctame realismo desmedido, yo estoy a tu lado, ¡por eso la búsqueda!, escapa de mí, recorriendo la tierra por verte despertar, ¡te tengo en la nuca y te tengo en la frente!, despierto cada día sujetándote la mano y me voy a dormir dedicándote palabras para un dulce sueño tuyo, te encuentro en las cosas más absurdas pero maravillosas: los chocolates/ imagino tus labios y me hago a la idea que te gustan demasiado; dejándolos derretirse impregno vorazmente un trayecto imaginando tu vientre alegre al contacto dulce esperando que mi lengua y labios recurran a las mejores astucias que curan el vacío, ¡las nubes!/ las veo esperando encontrar letras para formar tu nombre…


La hermosa Hechicera:
¡Palabras!,¡palabras!; poco efecto logran entre los sumarios de reconciliaciones espaciando la penosa huelga de cariño que surge de tu ausencia,¿me pides claridad?,¡y qué claridad me ofrecen tus palabras?, traduce las entre líneas.


Estúpido escribano:
Quiero encontrar el rumbo, acreditando serenidad entre ambos, dejarnos al emergente calor de la simplicidad, acumulando memorias, completando cuerpos en amor único; derrochando inspiración engalanando palabras en cada día bendecido por la inconfundible compañía. Tomarte por la cintura bailando al compás de una melodía que pinte ternura en los hábitos de ambos, al descubierto contándonoslo todo condecorando miradas incambiables. Padecer todo amanecer mientras certeramente el tacto anuncie benévolamente tu presencia.

Ella descubre su rostro, mientras él se pierde en tanto brillo; da un paso a mitad de calle empieza otro temblor. –


La hermosa Hechicera:
Si cada latido comprometido con este momento: saltará a tus brazos,¡ahora estarías del otro lado del mundo aplastado por mi afecto!


Estúpido escribano:
Escapar en concordia; realzando vuelos imaginarios por los días festivos atando lados del cometa que embistió torbellinos desprendidos. Tomando aliento del único reconocimiento estampillado adorando tu piel, queda decir adiós. Más no puedo tolerar otra vida figurando estribillos clamando tan entrañable ausencia, liderando tu sombra mis células. Terrorismo encantador…


La hermosa Hechicera:
¡Hey reacciona!, abre los laberintos de tu piel, déjame recuperar cada centímetro del amor que te inspira a sonreír plenamente.


Estúpido escribano:
Mirando tus dedos atajando espacios para no enmudecer del todo ante la noche profunda; saltan a mí imágenes de otra vida surgiendo en posibilidad, ¡estallando por los poros una sonrisa calmada!, ¡amada disonancia!; por fuerza de extrañarte aprendí rodeando inquietudes suficientes tentaciones apaciguadoras, derramando soberbia soñando indiscretamente alrededor de tu espalda/ rozando los dedos empeñados en conocer todo rumbo encantador.


Musarañas.- Finalmente; las ciudades están hechas de residuos volátiles, emergiendo del ingenio resguardando historias cada día, dándoles color.


La hermosa Hechicera:
No des otro paso, terminarás desmoronando la delicada intercesión hecha de esperanzas para burlar por un instante la insensata distancia. Sugestión encariñada con los pensares entrelazados, caen estrellas y resurgen flores en campos desteñidos por tornar revanchas atizando culpas.Sentimiento par, nunca lo olvides.


Musarañas.- Latidos centrando respiración, un sonido muto y multicolor; desnudando emociones aceleradas, aplastando recuerdos en el más claro misterio.


Estúpido escribano:
¿Vale de algo ser considerado, mientras huye nuestra felicidad?, debo llegar a ti, verte con claridad, recordarte, atravesarte con la mirada limpia y decidida. Nos robamos los labios mutuamente sin malgastar pasión; al menos así lo siento, evaporizando renglones tratando de verte sin meditar tantas coincidencias. El temer estar equivocado…


LahermosaHechicera:
Si dudas de la claridad de nuestro amor; la felicidad será una palabra sin alma.


Musarañas.- Ahora la certeza tiene mayor valor que claridad, se reúnen los nervios en soltar de los labios un beso hipnótico que trascienda en el tiempo sin devolver a la realidad el cuerpo unido por la trasmisión indecorosa del amor. Entonces el pareció verla hace algún tiempo, sintiendo una agradable pulsación eléctrica, apoderándose de su cuerpo. Correr, persignándose por la dirección correcta. Ella lo ve marcharse, brevemente, espera y distancia acorralan palidez en sus labios.


La hermosa Hechicera:
Augurio desagradable; nuestro tiempo se acabó.


La hermosa hechicera cae desmayada, mientras el estúpido escribano enajenado se pierde en las calles. El gato negro  mira de cerca a la hechicera y las musarañas revolotean a su alrededor deshaciendo una canción conmemorativa. –


Gato negro:
¿Qué hacer al irse un destello?, llueve, amenaza limpiar todos los actos inaugurales, coleccionado sátiras de infelicidad sujetando bolsillos, desde el dorso apresurado en hurgar otras probabilidades, entendimientos y juergas contentas, sin palabrería regada al audible significado, explotando… en las retinas. Siempre retendrán las mejores líneas en estos asuntos; las palabras terminarán asfixiándose, correrán las horas y será el intenso mirarse, quién resolverá dónde pertenecen los corazones. Ojos diestros y sabidos del reflejo, robaran cariño con la puerta abierta.


Musarañas.-
Murmullos de caramelo
días sin consuelo
llenándose acarreando un profundo firmamento,
mientras se caen los besos a la mitad del mejor momento;
recogiendo migajas inoportunas que residen en el frío suelo.

Es otra vez el presentimiento asesino;
Aniquila sueños con tanta facilidad al no ir por la vía menos racional.
Escucha tu corazón, mañana podrán resistir,
las complicadas travesías.


Gato negro:
¡Pilluelas abominables!, ustedes inspiradoras de tragedias vuelteras, podrían ser CLARAS y directas en lugar de alimentar locura para jactarse por otro amor insufrible, desapareciendo a mitad del camino complicando visualidad. ¿Qué pueden decir en su defensa?


Musarañas.- Acusaciones terribles, porfiado carnicero, retrocede tantas vidas tengas antes de empuñar palabras alevosas. Nuestras esperanzas están en la conclusión de ésta historia; ¡en la buena conclusión!


Gato negro:
Tan difícil de creer; ustedes priorizan desilusiones.


Musarañas.- ¡Vade retro bestia!


Gato negro:
¡¿Bestia?!, ¡miradlas de insolentes!, no queda otro argumento que las garras y destazarlas en pedacitos.


Musarñas.- Entonces buscabas tenernos a simple vista para desgarrarnos, miserable embustero; ¡los de tu especie se jactan del instinto asesino! ¡¡¡¡SOCORRO!!!!


Gato negro:
Insectos altaneros; ¡griten a voz en cuello!, ¡griten!, haremos algo de justicia a zarpazos, por todos los embaucados y por todas las soñadoras; alimentándose estropeando sueños, menuda ocurrencia egoísta.


Msarñas.- ¡¿Egoísmo?!, ¿un gato juzgando?, es bien sabido que ustedes se consideran dioses, nosotras solamente alumbramos destellos entre corazones amantes guiando a buen puerto el velero  de  la pasión. ¡Eres injusto!, ¡cruel!, y ¡despiadado!


Gato negro:
Acusaciones vanas, rescatando la pose dañina y punzante; venenosas alimañas quieren regocijarse pactando mentiras con los enamorados, mientras su maliciosa fachada recubierta de soberbia espera elogios y agradecimientos. ¡Nada!, venganza.


Msañs.- Verdugo injusto; ¡de suertes turbias; basta con las que traes tú!













8vo.Acto.

Vengan las escuadras, retrocediendo migrañas por determinar lugares a poca luz. Serenidad quebrada, resolución infantilmente photoshopera, murmullos avinagrados, retrospectiva incandescente. Doblar en la esquina correcta, mientras ir y decidir sentencia brotes esporádicos de transitabilidad armoniosa/ condensación injusta de gris urbano, décupla de razones inqueribles; inquerer, en querer introspectivo. Intuición descompuesta. Don, divino, trance literario, ¡látigo cavando manuscrito coléricos!, soledad craneana magullando lienzos prometedores, sobredosis incurable, indecorosa; ¡tu ausencia increíble!, creo en dos, creo en par, creo arguyendo borrones atolondrados en bajón allegadizo, partiendo sumatorias ingresando al altar de sacrificios amparando fe progresiva enredando tu mano en la minuciosa revelación contrarrestando soledades; abriéndote de par en par el corazón antes que finalicen rituales ensombrecidos agasajando sentencias lugareñas/ mientras olvido.

Olvido la tierra debajo de mis pies.
Desconozco el mar, respiro ansiedad, olvidando las calles perfectas para un manoseo discreto contándote por dónde vienen bien los puntos de bloqueo. Olvido la plaza, el Kmo 0, la respuesta impositiva, olvido las sureñas callejuelas para fumar en do, me olvido de regresar a casa; oponiendo tranzar intersecciones ceremoniales, cualquier lugar que haya conocido desaparece de la memoria. Entonces te recuerdo, completa, perpetua, hermosa; te recuerdo antes del tiempo, preparando los cuerpos para el largo viaje a nuestro encuentro. Las calles suaves de tu piel, me son indispensables, trajinar los dedos pro tu espalda componiendo una sinfonía intranquila, esperando pausa estadiza/ suspensión, sofocón reluciente arqueándote, para emerger un lengüetazo señorial arropando costillas al tumulto emprendido a reprender tardanzas. Eres mi hogar. Bandera, el suelo que pisan tus pies es mi nación.

¡Por favor no me abandones!, permíteme ser, crecer, a tu lado. Lo recompondré; ¡todo!, absolutamente, sigo mi corazón, no pido más rumbo, puedo darte más, que palabras areniscas, desechas en tu ventana y en tu pensar infranqueable. Aquí, en medio de la frente, estás desnuda en toda cabalidad respondiendo de antemano un conjuro maravilloso, ¡no más distancia!, ¡no más emputantes ausencias!, vislumbrando lo que podría ser sin retener dolor en la probable terminación bajo sabanas cristalinas. Despertarnos a media noche, con las teclas resonando por toda la casa; ¡la casa de jengibre, los paredones enmelados!, bonito descender proverbial: nuestra casa. Sueño en alto. Delicioso perderse imaginado encuentros pronosticados consiguiendo perfección, insolando sensaciones inmortales, atrayéndonos a la trampa residual del pormenor inconsciente palpitando fuera de estos blogs incontrolables. Atrapando porciones redituables acariciando solamente tu blusa sin mediar decencia o disimular lujuria, consiguiendo que los dedos fríos conduzcan la gaya ciencia vespertina, sin dormir arrebatos peregrinos.
Quiero que seas mi lista de tiempo completo.

Luego de tanto correr, el estúpido escribano encuentra un trayecto porfiado; al llegar ve a la hermosa hechicera atendida por paramédicos y una doctora simpatiquísima examina tozudamente a la desmayada; bata blanca, zapatillas verdes con guatos rosas, cabello largo tiene el rostro enmarcado con sorprendente madurez, tienes entre 10 y 12 años. –


Estúpido escribano:
¡Terrible visión!; ¿qué daño podría cegar su magnética presencia?


SimpaTiquísima Doctora:
Parece tener el corazón abrumado por la espera. No hay mal que dure cien años, ni melodía considerada, capaz de permutar esencias exactas personificando amores vitales. Necesitamos internarla inmediatamente.

Suben a la hermosa hechicera a una ambulancia, el estúpido escribano va con ellas.


SimpaTiquísima   Doctora:
El destello en sus ojos se apagó, provocando una falla general;¿sabe cómo pudo suceder semejante desastre?


Estúpido escribano:
La falta de confianza, entregando al reflejo las respuestas más que correctas amorosas.


SimpaTiquísima   Doctora:
Intolerable, desde todo punto de vista; vendrán las emociones a su debido tiempo evaporando tristeza.Reconciliando cada paso vivido con el futuro atado en los tobillos entregando al danzar caminos que bien valen transitarlos cerrando los ojos. Tener cariño de siempre es sumamente alentador para confrontar dificultades y toda clase de dolores.¡Claro sí la otra parte entiende; ojo: E.N.T.I.E.N.D.E.claramente el atenuante significado desgarrándose entre ambos!


Llegan al hospital. Bajan a la hermosa hechicera con mucho cuidado


Gato negro:
Simple trazo de latitudes, saltar; en el lado correcto con flores y un abracadabra reluciente. Sentir, perseguir, ignorar la sugestión interiorizando separaciones destinadas a terminar repoblando besos el perdón. Cuidar detalles, inventando adverbios, pronombres y verbos saturando pertenencia gestando momentos interminables.


SimpaTiquísima Doctora:
Necesitamos 44 miligramos de dulzura; estabilizar la fe perdida, radiografía del calor cercano.¡Usted abra sus venas y vaya sacando recuerdos en limpio!, ni se le ocurra alejarse.





8vo.Acto. Nada mejor que rosas por enfermeras; la simpatiquísima doctora intenta reanimar a la hermosa hechicera; el estúpido escribano espera desconsolado.

Corren las manecillas sin querer detenerse, robándose lentamente cada resto de calma amasando tiernos sonidos acabando con sentencias efímeras, sin querer esperar enfriar otra columna azuzando melificación deseando toda picadura descubriendo promontorios dulces. Sigo aquí; perdido. Brazaletes yugulares, restitución moraleja, altar fragmentando contornos que adiestraron feromonas a persuadir contacto convocando invisibilidad. Quiero entregar el corazón, pero no se trata de darlo en notoria desventaja expectante; ¡solución cascabel!, ruidosa suposición determinante, creer que existe una Ilustrada Desconocida, es ella o ella compartiendo un sueño fenomenal: encontrarnos.

Conmociones astilladas pendiendo equilibrio, migraña a gusto. ¿Ahora?, seguir al pie de su ventana esperando

hilos agudos,
palabras rivales.
Yo la sueño meditándola en exceso. Yo la pienso cálidamente, añorándola con tantos  pretextos envoltorios agudizo retinas complicándome reiteradamente, colapsando crujiendo planas tensas escarmentando el brillo emitido por la pantalla. Palabras rivales, luchando incansablemente, ¿objetivo?, al final de cada post quedo incrustado reafirmando el único credo: seguirla a cualquier parte, ilusión vorágine, incrementándose sin dejarse aminorar; melodías abstractas confundiéndose aparatosamente, no logrando descartar sueños emisarios, quedando resguardos quebrados confirmando su presencia en mi sangre.


Rosa Carmelita:
Ahora es mejor mantenerse calmado.¡Gracias!, no tiene idea de cuan fastidiosa es la desesperación; un amor complicado residual, resiste tentaciones ajenas a toda disección impropia de todo dilema dual. Nones o pares.


Transfiguración incendiaria desplegando cicatrices amuralladas; sus heridas son tan mías que haber tardado tanto en aparecer duele trasparentando adherencias cósmicas, ¡nunca quiero su perdón!, sólo quiero el resto de la vida a su lado pagando en besos semejante falta. Temo tanto al adiós. Sobrevivir otro invierno sin ella. Columpiar sensaciones similares sin aminorar fogosidad escabullendo manos ilustradas aventando pulsaciones gozosas. Intromisión escandalizada sedando intervalos laudables desatinado respuestas apropiadas, esa conversación emergente que suelta abruptamente noches reconciliadoras.


Estúpido escribano:
Disculpe…


Rosa Cruzada:
Me resulta difícil hacerlo:¡usted señor es un…!,¡rayos dejé mi lista de insultos en casa!, si voy puedo perder brillo, o alunizar severamente, re vertebrado colorinche dilema.¿Tiene una cucharilla?


Estúpido escribano:
Alguna vez usé alguna para un postre, o gelatina madrileña extremadamente dulce; siendo más chico las utilizaba de catapultas para aventar arvejas… ¡¿Pero qué carajos importa una cucharilla?, mientras allí adentro se encuentra abrumada debatiendo sensaciones la posible mujer de mi vida! 


Rosa Cruzada:
La certeza es la cereza del pastel. De ser así; mejor prevenir, arrancándole el corazón si necesita un trasplante. Pero tiene razón; resulta más práctica una cuchara para helado. No se mueva ni cambie de rostro, no podría reconocerlo.


Clave morse palpitando frescamente.
Suburbios encantados, destrozando pormenores acaparando
disoluciones;
mientras se van
todas las pulsaciones seguras, desvelándose por sus manos.
¡Sonrío!
¿Te he dicho que me alteras?, describiendo sombras y trenzando modales esquivos, no hay mella descubriendo reflejos inseparables, confiando que un día vengan en sobredosis las respuestas, sin disimular ningún filamento concreto alrededor  preponiendo finalización bendita conjugando venas trapisondistas avanzando/ fuera del cuerpo en el beso sempiterno, adentro del alma en la mirada sinérgica, cerca; cada vez más cerca. Aquí le doy mis ojos, mi corazón la piel y cualquier órgano que necesite. Sí en verdad nuestro tiempo ha terminado; aquí te doy mi pluma, vagaré solitario, aprendiendo a escribir y esperar asombrarte. Con la sonrisa en alto por ti.  


Rosa Tornasol:
A no desanimar, toda historia sin final feliz es un vertedero al cuál acudir cuándo la insensible soledad quiera agrietar recuerdos.


Espera. Maliciosa artimaña. La espero desde hace tanto tiempo, espero en su ventana, y desespero por tener un ritmo cándido/ vueltas, se acaban los adjetivos, pero sigo esperando que un día tengamos todo a favor para desearnos en plenitud. Deseo. Nuestro, nuestra franquicia. Amor sobre natural. Comedia macabra.


Rosa Carmelita:
Muéstreme su alma. Nada sorprendente, camine un poco en círculos, sean perfectos o den vuelta el mundo antes de la respuesta, lo armoniosamente adorable no maltrata ni lastima; desvela y hace trizas con cosquillas esos desiertos descampados en su almohada. Finalmente está por despertar, abrigue aseveraciones sin claudicar a la búsqueda. Terminará encontrándose. A sí mismo. Por ar-te de magiatal vez sea encontrado!


Tu amor es muerte.
Tu amor es muerte.
Quiero perecer atado a tus labios.
Tu amor es muerte; macabra travesía, te alimentas de mis manos quebradas.
Me duelen los huesos; tu amor es muerte, adoro abril, rezongando imaginación al cubo, sentenciando frases termitas, enterando madera dócil antes de hacernos astillas meditando otro segundo el penoso sabor de la separación. Quiero morir en tus brazos. Déjame atesorar tus ojos irritados, congraciando momentos en uno solo/ en inmortal instante, naturalizando gemidos al esplendor intacto de lo que podría perdurar descolgando videoarte en un destello prometedor; ¡renacentista!, capaz de resurgir cuándo necesites jugarte lenguas encerradas agraviando tensión insuperable; estaré contigo, metido dentro tuyo aliviando rajaduras con gracias de porcelana desprendiéndome por mantener tu sonrisa inconfundible. Si elegir pudiera cariño; me convertiría en un listón y enredarme a tu cabello. ¿Cómo podría pensarte el dolor más grande mí vida?; estoy deshaciéndome atenido a que sólo puedo adorarte Ilustrada Desconocida, yo quiero dártelo todo; complacerte, ser a la vista lo que quieras, convertirme en quién deseas; ¡no me abandones!, no sin antes desatarme las arterias acercándote peligrosamente dejando mi mirada tatuada absorbiendo tu rostro. Verte completa. Déjame verte a los ojos y reunirme con el reflejo inquieto que ha me despertado a media noche recordando que debo buscarte.


Estúpido escribano:
Necesito verla. Las veo pasar confabulando medicamentos aleatorios, probando inyecciones de ánimo; y no me dicen que sucede.


RosaTornasol:
Desalentador argumento la desesperación; deberías estar usted muy consiente de los daños perniciosos de la ausencia, cuando el querer tienta cercanía y el vacío deambula dónde usted debió estar apuntando con besos indiscretos una violación consensuada de arquetipos.


Rosa Carmelita:
Cada quién cae víctima de sus propias palabras; una picadura enmelando tan austera espera, pagada con su desesperación agría pormenores y no deja disfrutar los detalles.


Rosa Tornasol:
Un amor vitral, merece luz proverbial sin pedradas toscas y necias, necesitándola.


Estúpido escribano:
¿Dónde está la otra con cuchara para helado?; tregua, arránqueme los ojos, pártanme la espina dorsal de ser necesario, pero su risa proveniente de cualquier lugar debe elevarse nuevamente.


Rosa Carmelita:
Oh esconder secretos bajo su falda.


Rosa Tornasol:
Ji, Ji, Ji, Ji.


Estúpido escribano:
¡Por la mierda!; ¿uno no puede confundirse on-line?


Rosa Carmelita:
¡Vale!, dejemos de un lado el alboroto.


Rosa Cruzada:
Qué bien, lo pillo vestido; deliciosa resulta la infidelidad para quién es apuesto,¡por supuesto usted no lo es!,¿tiene buena letra?


Rosa Carmelita:
¡Joder, esa sí que está buena!,jajaja,buena letra,jajajajaja.


Rosa Tornasol:
Jijijijiji; pequeñas garrapatas indescifrables;¡buena letra!,jijijijijijiji.


Estúpido escribano:
¡Menuda pendejada!, córtenla de una buena vez.


Rosa Cruzada:
¡¿Cortarla?!,¿no qué quería casarse con ella?, estúpidos escribanos, resulta difícil entenderlos, venga; perder el tiempo sale costoso si queremos aliviarla.


Puertas derretidas, fugando corrientes de aire renovador, asimetría singular perdiendo calma infectiva condonando frescura a trasponer oleadas remitentes, preguntándome si mi nombre es un horario rancio; si soy yo quién podría estar resoplando ventura sabor vinagre. Recostada, tan particular, pálida y sustancial; ahuyento deseo para no mancillar la urgencia concebida. Pierdo la batalla; electricidad, pulsación, la sensación correcta, ¡es ella!, nada más queda restar las distancias y aproximar las manos en calentura sucesiva. Me entregan una libreta acompañada de una pluma de pavo real. Antes de poder preguntar la comprensión se hace notar simulando ser bofetada primordial.


SimpaTiquísima Doctora:
Tenemos que realizar una transfusión de sangre, la urgencia es la única primicia enderezada sobre sus manos, no escatime elogios, ni palabras bonitas, suponga tener estilo y no recurra la simplicidad romántica.


Entierro la pluma en mi venas, voy despedazando el cuerpo que anhela verla luminosa; Media noche. Las cosas más dulces suceden engalanando un sueño.Seducción natural, alegría torrencial, amor, locura, inanición afectiva, jodiendo instantes memorables, entrelazando nervios endulzados. Viral expresión abrazando concordia resumiendo centellas, agreden formas estirando perdición atolondrando respiración primitiva al verdor sugestivo que tu nombre recalcitrante en cada letra forja mi alama; ¡escucharte!, saber de dónde eres, adónde quieres ir. Palidez mortal cavilando mortificación okupa aferrándome a tus entrañas. Querer voluptuoso creciendo sin razonar la temperatura innominable aventurándose por recorrerte entera; mientras queman hojas garrapateadas en el suero/ desecho afirmo que te pertenezco, viajo por tus células, atentando contra tu piel enmelando gestos indolentes que se mecen al detonante dispensario mofando vacío aprisionando mi nombre a tu espalda, en cada línea fundiendo concordato tapizando besos serenando referencias lejanas deslizando las manos por tus costillas con ternura invitándote a bailar, con lujuria desenredando fonemas al oído empujándote al supremo ardor  eurítmico. Sentencia juglar prevaleciendo en labios unidos, revelando correctamente palabras mudas ahogándose en tus piernas. Volcánica metamorfosis desechando cuerpos jubilosamente meciéndome por tu sistema circulatorio; corazonada eternidad, cortafuego plural encerrado dentro tuyo.
Dónde quieras tener los pies;
estará mi hogar.

Si me precipité adjuntando emociones desenfrenadas; no te pido disculpas, al contrario te doy gracias, la ficción siempre tendrá mejores sabores, desempleando soberbia y contagiando venas esporádicas. Mañana en tu lado de la vida, el sol adquirirá brillos innumerables, dándole color animado a los objetos cotidianos. Lo que vaya a suceder; sucederá, pero importa solamente tener  ilusiones despejadas. Presiento que acabarás conmigo enfundándote en misterios. Retorno minucioso en premeditación letrista; atravesando un sonómetro yuxtapuesto, incordiando horizonte maniatando eclipses; pestañeo conservacionista deslizando inferencia notoria en la relatividad de un sentimiento miótico.  Luz brotando, alrededor de otro pestañeo, abre los ojos pero no puedo verla; caigo ciego en un rotundo despertar.


La hermosa Hechicera:
Ahora la espera, atizará cualquier vestigio de claridad rodando sentencias jubilosas fuera tuyo; mientras no tengas otra verdad que la incertidumbre resonará mi nombre en tu pecho;¡sin que puedas pronunciarlo!, tendrás sueños vacíos sin encontrarme durmiendo a tu lado, lo que vendrá en sí no será un final, simplemente acrecentaras un querer del cual no podrás escapar;¡procura estar listo!, y trata de soportar el desenlace.


Recuerdo el sabor de las fresas.
La frescura de su textura alborotando otra suave delicia.
La recuerdo sin conocerla o entenderla.
Otra vez angustia sin par; merodeando el escudo, mientras arrojó toda cautela.
Quiero moverme.
Sentir.
Pero sigo estático, moviendo los labios esperando un beso sereno. Despierto tantas veces sin estar dormido, pero al parecer tengo ojos cristalizados en el frío. Me gusta, antes caminaba en mangas de camisa y a altas horas de la noche invernal. Siento los huesos rotos; respirar es una masacre solitaria, esperándola.


Gato negro:
Espera diluyendo respuestas, sólo se ama una vez en la vida. Mortales, tienen una solamente serenando inquietudes importantes. Soñarse es una picardía superior, ¡bien aventurado sea quién pueda encontrase con el amor de su vida a plena luz del día!; desatinada agonía confundiendo cada paso.
Derrochen sonrisas.   

¿Cuántas vidas se han perdido por las chicas lindas?
Dr. House


1 comentario:

peyote dijo...

SUSTO, al no ver mi blog esta mañana.