10 sep. 2006

fragmentos heridos.



De la noche pasada, quedaba un poco de amnesia popular; amarraba la jaqueca depositándola junto a la caja de recuerdos frescos. Doble o nada. Camine sin encontrar un momento adecuado para hacerlo, es decir; detenerse a tiempo.

Suele suceder de rato en causa, lo ajeno es propio con morbo seguro; si entonces yo, como tú probamos lo aferrado al colectivo delirio, presume inocencia... mas yo que soy testigo presencial, sé con talento excluido la verdad: las ultimas neuronas que funcionaron correctamente derivaron en surrealismo.

Punto.

Conforme oscurecía veía la molécula oculta de luz parroquial, enfrascada a media parte del seguro adverso, correspondiente, dejando opinar al ego; descubrimos las entrada fértil a pensamiento estéril, quedando a merced de un señor popurrí carmesí; dejo de parlamenta, entro a un burdel, nos pidió que los acompañáramos, era una fiesta a sus propias costillas, inquirí un “si” tímidamente pero ego tramito su virtud: “no”.

Recuerdo.

Latente en la mente:
Vaciaba un cóctel de mariscos presumidos, al fondo del vaso descubría la intima porción de femenina causalidad, asome lentamente la concordia aprendida, acerque mi silla centímetros seguros, al estarlo, inseguro repetí esa palabrería supuesta y fatigada: “hola, como estas, cual es tu nombre, vienes sola, estas acompañada, matas gente por diversión, sufres alucinaciones comunes, bebes para olvidar, olvidan para beber, que haces en tu tiempo libre, no se si te agradan las liebres, tenias un linterna; alumbraba al espejo para verme santificado y de tanto hacerlo el diablo salió de ahí precipitado”.

Kilómetro Cero a la izquierda.

- Te ves bien, como has estado.

- Sufriendo un paro cardiaco, debo añadir mas allá de toda reta familiar insegura, las deudas de siempre, uno que otro libro menos. ¡puta crisis!. Dime pero, tú te ves razonablemente bien, en la medida, tus medidas conservan su aire lascivo intacto.

- No se, Peyo, en el recuerdo eras un poco mas educado...

- Pecaba de ingenuo, mientras la amabilidad mía era presente; otra hacia suya a la dama que yo pretendía. Perdona la mala educación, pero los años me jugaron muchos ratos. De a ratos en rato me seduce una tragedia, comprenderás. Nada personal, naturaleza masculina desesperada.

- En fin para la cama el tacto es necesario, diría si se tratase de un concejo de amigos; pero para quienes fueron un breve momento uno en el otro jugando de amantes, como si fueron esos que antes eran un par de dos, mas, sin nada singular; abreviando: perseguí un sueño ¿lo viste, por mera casualidad?.
- ¿Ayudaría en algo que mintiera?

Respuestas.

Dejo la llave en la puerta, cuando mire adentró por la cerradura ya era tarde, pude haber suplantado al sueño, pero quizás no debí hacerlo cuando disimule el enredo al hacerlo perfecto, amargura recíproca, demore la herida dentro el firmamento. Ocultado serios pasajes andinos a la vista de amable cordillera. Alce los ojos y ninguna estrella me sonrió, momento por favor: “alce los ojos y ninguna estrella me sonrió”. Empezaba a confundir los versos, como pensamientos propios, algo impropio en tiempos moderados por vigilias recatadas. Entonces nos vimos de nuevo. Un hijo, un marido, la quijada partida y las medidas en su justa medida. Espantado huí de tal espectro.

Vacíos.

- ¿Aun escribes?.

- Desgraciadamente.

- Nunca entendí por que lo haces.

- Necedad vs. Necesidad.

- Imprimiste alguno que pueda servirme para olvidarte.

- ¿Fue tan mala la jugada en esta cama?.

- Tal vez. Ponme un nombre, uno que ames,. Yo te pondré otro, el de un hombre que no eres tú, mientras me besas me enseñaras como besas ella, así sea, incluso tus sueños o en tu espalada. Marcaremos sitios traviesos, perderemos el tiempo sanamente. Despertaremos contentos por que no fuimos nosotros.

- Entonces será un teatro desalmado.

7 comentarios:

espartako dijo...

estuvo bueno, me pareció bastante agradable el fragmento, saludos, yo también te tengo de link.

marie.y.su.mambo dijo...

Muy bueno...ahora la fotito de ese postre me tentó mal...
besos...tengo hambre...

Tato dijo...

Siempre que paso por aquí, es dificil aburrirme con estas historias, en verdad son buenas y eso del teatro me agrada, saludos y un fuerte abrazo.

Desahuciado dijo...

Como verás es la primera vez que caigo por aquí.

Y me encuentro esta dolorosa ironía esquizofrénica. Interesante, muy buena en realidad.

Debo venir más seguido por aquí, para obviar la realidad tan la plana de los días en el trópico (aunque la publicidad mienta lo contrario).

Ea! dijo...

Estoy positiva hoy.
Pensaré que se niega al juego.

Lady Blue dijo...

Que buena foto. Está a la altura del relato como siempre. Saludos cordiales don Peyo y siga entregándonos sus letras.

Trini dijo...

Un teatro desalmado, como lo es a veces el teatro de la vida...

Saludos