19 jun. 2006

eco

LIBERTAD = sentir.

Al final las respuestas averiadas de la conducta humana no son tan insignificantes; trajinaba una hormiga por la calle, mientras un adolorido amante saltaba por la ventana, ¡no se preocupen! La hormiga no sufrió daño alguno; pero sí repitió lo del aparato reproductivo con miedo a los medios.

Meditaba en la ultramarina resignación patriótica mientras vio lo sucedido; sólo por sentirse importante avisó a un periódico extranjero creyendo que un hecho social de tercer mundo sería explícito en los principales titulares; respondieron gentilmente con un correo cadena: “¿Dónde se supone qué está su mentado país?. Le recordamos muy gentilmente, que inventar países tercermundistas es un delito penado por ley, ya que puede afectar los resultados del mundial de fútbol profano”.

Ahora el acto oportuno:
Despertar.

Pero, a quien veo solitario soplando recuerdos alejados de la colgadera de extra paranoia con incertidumbre de estar semivivo. ¿No es el Peyo, que ha venido a visitar los muertos?

El Peyo.- La verdad creí que era un club de metaleros góticos deprimidos con el industrial concepto, pero ya que lo mencionas, me pareces, cómo la sombra que dejé antes de sentirme agónico con lo no expresado. ¡Retrocede en el mundo arrebatado!

Su Sombra.- Altanero ser infame, debes ser como lo que debes creer. ¿pero al fin la nostalgia te llevo a soplar la retina enseguida, muere la pulcra idea de la sabia conciencia; reprochaste los argumentos vitales para seguir a tu antojo con una cuerda en el cuello?.

El ego del Peyo.- ¡SILENCIO, par de uno! La noche sopla una salida letal antes de que la lejanía sea leal a la libido.

Todos sorprendidos de antemano dejaron de sentir los adoloridos recuerdos del pasado.
Morían por verse a sí mismos libres de la penumbra. Pero desistieron como todo en la vida...
A seguir con medias lenguas alargadas por libros arrollados.
No antes de la segunda vuelta que aconteció la hormiga; al ver impactar el cuerpo de un amante en la débil carretera de transeúntes parapléjicos. Sopló por seguir viva, luego vio como la vecina desvestida sacó el teléfono del masturbante deseo; codificando la noticia implícita de temores organizados en prolongaciones culturales. Llevaron el cadáver a un sitio seguro. No se preocupen la hormiga ahora es candidata a algo en la no sabemos qué.

4 comentarios:

ferdinand dijo...

era lo que más preocupaba.. la hormiguita hippie!! jeje.
y eso que los habitantes delirian con la lujuria del líbido...
peyo... " morimos por vernos libres de la penumbra" en ese oscurito bosque. así nos quedamos.. y la hormiga pasa y ahora para sorpresa de todos es candidata a algo... pero candidata... ( a la muerte quiza??? o la vida real...mmm)

Anónimo dijo...

Pelotudo de mierda:
por que carajos borraste los escritos anteriores, eres u huevon, bueno hermano te cuento que estare por tu city dentro de algunos dias... un abrazo

Sergio

ferdinand dijo...

dijiste lo que no podia decir.. exactamente eso. las hormigas viven aterradas de los suicidas. que duro.. denso.. alarmante en partes... pero yo me pregunto.. será que dentro de ella también hay algo suicida?? quien sabe no? al final todos tenemos algo de locura adentro.. una metáfora de tiempo.

maya dijo...

Hey!!! Genial que regresaste... ya me estaba asustando que cada vez que intentaba visitarte no estabas en este mundo.... jejejjeje...
Saludos desde tikicia!